Home, Paraná, Política, Sociedad

“Paraná está estancada en su crecimiento”

Fue concejal y funcionario del actual intendente Sergio Varisco en una gestión anterior. Gustavo Curvale milita ininterrumpidamente en la UCR desde la década del 80 y quiere regir los destinos de la ciudad.

 

En la interna de Cambiemos para la intendencia de Paraná, por el radicalismo se anotan en la línea de largada dos precandidatos. El actual jefe de gobierno Sergio Varisco buscará repetir otro período de gestión, según se afirma desde la Comuna. Pero también es de la partida Gustavo Curvale, un dirigente de su misma generación y que desde la década del 80 es un fiel militante del centenario partido.

Curvale ha ejercido cargos electivos, partidarios y de función pública. Fue subsecretario de Ambiente en la primera gestión de Varisco (1999-2003) y concejal de Paraná durante el período 2003-2007. Además, ha transitado por varios cargos partidarios en la Unión Cívica Radical y en el bloque de Diputados Provinciales.

VIEJA ESCUELA

En principio, Curvale se autodefine como un militante de “la vieja escuela” y confiesa que prefiere “el contacto cara a cara y casa por casa”. Por eso, en cuanto puede realiza las tradicionales caminatas, de tocar el timbre y entregar la propuesta, estrechar la mano y conversar con la gente.

“Las nuevas tecnologías pueden ser eficientes para que a uno lo conozcan pero no para que a uno lo voten. Todavía sigue siendo necesario el vínculo personal, mirar a los ojos al vecino para que se dé cuenta si puede confiar o no”, sentencia.

–¿Cuáles son los principales problemas que detecta en la ciudad?

–Paraná está estancada en su crecimiento. La ciudad está asentada en un modelo de crecimiento social y económico que está absolutamente agotado. Eso de tener 10.000 empleados públicos en la Municipalidad, 100.000 en la Provincia y comercios; ese esquema se agotó, con lo cual ahora empezamos a retroceder y a ser primera ciudad en desempleo. Paraná es una ciudad que no ofrece posibilidades de desarrollo a nadie. No es culpa de la última gestión sino de todas las gestiones. Hay que modernizar el Estado para que sea protagonista. Creemos que hay tres locomotoras que nos llevarán de a poco al progreso.

–¿Cuáles son esas locomotoras?

–Primero el turismo en serio, con un Estado que garantice una buena oferta turística. También tiene que estar involucrado el sector privado. Turismo, deporte y cultura tienen que tener una mesa de participación y ser los actores activos en el desarrollo. Venir a ver el río alcanza con algunas veces. Pero si a venir a ver el río le sumamos la posibilidad de disfrutar de espectáculos musicales, obras de teatro, artesanos, pintores, escultores de nuestra ciudad los turistas van a venir muchas más veces.

Otra locomotora sería el polo tecnológico. Hay 50 personas en Paraná que tienen algún esquema para desarrollar en consolas, juegos, software, aplicaciones. Para eso tenemos que tener una infraestructura mínima para que esas personas puedan desarrollar sus programas.

–¿Y en qué lugar se ubicaría? Porque cuando se propuso el Parque Nuevo generó una gran polémica…

–Hubo problemas con la ubicación porque había picardías y a partir del polo tecnológico tratar de hacer alguna otra cosa. Vamos a ubicar el polo tecnológico donde tenga que ir. El Parque Nuevo no está mal, pero tampoco estaría mal si lo hacemos donde el peronismo prometió y nunca hizo el Estadio Único. Lo del lugar se va a encontrar porque la decisión está en desarrollarnos. Paraná tiene que vincularse al mundo, desarrollarse en otros sentidos y vincularse primero con la zona. No existe Paraná si no pensamos en una microrregión en la que estén los pueblos cercanos y Santa Fe.

–¿Y la tercera locomotora?

–La otra locomotora es la de los emprendedores y el asociativismo. Entendemos al emprendedurismo como una futura industria familiar. Tiene que estar vinculado a la capacitación, a la comercialización y el Estado tiene que estar involucrado en forma constante. ¿Por qué Paraná no tiene un puerto de frutos como lo tiene Tigre (en la provincia de Buenos Aires)? Tenemos artesanos, productores de madera, de mimbre, pescadores, emprendedores. Podemos ofrecer todo eso los fines de semana en algún lugar importante. Pero que no sea una feria solamente una vez al año.

–¿Cómo se logra la modernización del Estado?

–Hay una herramienta muy importante que la da la Constitución de 2008 que es la posibilidad de abrir cartas orgánicas municipales. Allí se puede disponer que se acceda al empleo público a través de concursos; se puede desarrollar una policía municipal que atienda los problemas de la gente que duerme en la calle, el control sanitario de los chicos, de la violencia doméstica, hasta el estacionamiento o la basura. Hay que sacar el Estado a la calle. El Estado perdió la calle y entonces perdió el relevamiento de los problemas, la dimensión de generar políticas de Estado adecuadas y sobre todo, lo más importante, la vinculación con sus gobernados.

EL TRANSPORTE

–¿Cuáles serían las propuestas para lograr una solución al problema de los colectivos?

–Hay dos puntos de vista del mismo problema. Lo urgente, como es el precio del boleto. Hay una comisión que dictaminó cuánto cuesta verdaderamente el precio del boleto. Se podrá rever o analizar desde otro punto de vista, con una audiencia pública, pero eso es así. Pero la solución del verdadero problema tiene que ver con el tránsito en general de la ciudad. Tenemos un sistema de transporte que está vinculado al problema del tránsito en general. Queremos generar un gran debate para ver qué hacemos con el tránsito en el centro. Si permitimos estacionar, si se permite ingresar a los autos particulares o solamente al transporte público, si remises y taxis alcanzan como están, si sacando los autos particulares la gente va a utilizar más el transporte público y entonces habrá que rever las tarifas. Hay un gran debate que debemos resolver. Hay que incorporar la bicicleta en la ciudad como medio de transporte.

–¿Cómo se hace eso?

–Con bicisendas. Hay que encontrarle un lugar a las bicisendas. Es un debate que vamos a ir desarrollando.

–¿Su idea es llegar a participar en las PASO o pretende llegar a un acuerdo con los otros precandidatos de Cambiemos?

–Nos encantaría llegar a las PASO. Decimos que hay tres cosas que se tienen que dar para que podamos llegar a las PASO. Que la gente me conozca más, tener un candidato a gobernador (creo que Atilio Benedetti va a ser el único candidato de Cambiemos) y conseguir recursos económicos. Con esos tres elementos creo que podemos ser candidatos. Pero yo no solo quiero ser candidato sino también intendente, porque creo que este debate que estamos trayendo es interesante y es el debate que se viene. Hay que terminar con la idea de que el Estado es botín de guerra, con la idea de llegar de cualquier manera. La política es otra cosa. Es debate, convencer en función de ideas. Al Estado uno llega como inquilino para servir a la gente.

La autarquía de Obras Sanitarias

–¿En qué consiste la autarquía de Obras Sanitarias que usted propone?

—Aclaro que es autarquía, no privatización. Los 250 millones que la Municipalidad recauda por Obras Sanitarias van a ir directamente a Obras Sanitarias para que en un programa anual que ellos mismos van a desarrollar decidan en qué gastar ese dinero. Pero no puede haber ocho meses un caño roto. La Mesa que va a manejar Obras Sanitarias de manera autárquica va a tener un representante del gremio y dos representantes de los vecinos elegidos por voto directo.