Galería, Home, Paraná, Policiales

Prisión preventiva para el acusado de asesinar a su hija de dos años

Quedará detenido mientras se investiga su responsabilidad en la muerte de su hija Nahiara Luján, que tenía dos años y falleció en el Hospital San Roque. Fiscalía analiza el temperamento a adoptar con la pareja del imputado.

 

 

»Néstor Belini

 

El juez de Garantías N°3, Elvio Garzón, resolvió este viernes a las 13.45 hacer lugar al acuerdo al que arribaron los fiscales Juan  Malvasio y Santiago Brugo, y la defensora pública, Romina Cian, que defiende a Miguel Ángel Cristo, y dispuso que el joven de 28 años, que es investigado por el delito de Homicidio agravado por el vínculo, sea alojado en la Unidad Penal N°1 de Paraná, por 60 días que comenzaron a computarse desde este viernes.

Garzón dispuso, acogiendo el pedido de la defensa, que Cristo sea alojado en un pabellón en el que no deba compartir celda con ciudadanos con condena firme.

El caso conmocionó a Paraná por el aberrante estado que presentaba la pequeña víctima, que hacía poco había comenzado a vivir con el padre y la nueva pareja de aquel.

Fuentes judiciales deslizaron que la mujer tiene tres hijos, el último nació hace pocos días producto de su unión con Cristo.

Según se indicó, Fiscalía analiza qué temperamento adoptará con la mujer, puesto que la víctima presenta lesiones de vieja data y las últimas las padeció mientras estaba al cuidado de la pareja. También se indicó que la madre biológica de la beba murió a poco del nacimiento de ésta.

Este viernes los fiscales convocaron a Cristo para tomarle declaración de imputado, pero por consejo de su defensora se abstuvo de declarar.

A Cristo se le atribuye que “le causó la muerte a su hija Nahira Luján , hecho que se concretó el día 7 de febrero de 2019 a las 22.30 aproximadamente, por una falla generalizada de órganos. Ello como consecuencia de que desde el mes de agosto de 2018 Cristo agredió continuamente a su hija Nahiara Luján dispensándole golpes con elementos contundentes y romos, quemaduras con líquidos de altas temperaturas y cigarrillos, todo ello en la totalidad de su cuerpo; además de no alimentarla directamente, motivo por el cual se encontraba en un estado de desnutrición generalizado”.

El caso se conoció durante la tarde de este jueves cuando la beba ingresó al hospital materno infantil San Roque presentando un gravísimo estado como consecuencia de maltratos crónicos y desnutrición.

Al nosocomio llegó trasladada por efectivos de la Policía de Entre Ríos que llegaron a la casa de Cristo puesto que éste había solicitado asistencia médica para la niña.

Fuentes judiciales precisaron que Fiscalía cuenta con testimonios de vecinos que dieron cuenta de los malos tratos a los que era sometida la niña, a quien según el relato que brindaron ante los funcionarios se le dispensaba “un trato totalmente desigual que a los otros hijos de la pareja de Cristo, quienes no obstante también están desnutridos y mal cuidados”.

Fuentes judiciales consultadas aseguraron que “nunca vimos un hecho de esta naturaleza. Uno ha visto situaciones de violencia contra niños y fotos de autopsias, pero lo que sucedió en este caso no lo vi nunca”.

La fuente deslizó que los mismos galenos del Cuerpo Médico Forense de Tribunales “se vieron sorprendidos por las lesiones que presentaba la bebé. Ellos, que están acostumbrados a tratar con situaciones extremas”.

Otras fuentes consultadas precisaron que en el mismo sentido se manifestaron los médicos que recibieron a la niña en el hospital.

En la audiencia de ayer, la defensora manifestó que no contaba con elementos para instar la morigeración de la medida, por lo que sólo solicitó que su defendido sea alojado en la unidad penal en un pabellón separado de los condenados.

Fiscalía analizó que en el caso se configura el riesgo procesal de fuga. Éste se ve configurado en que Cristo no tiene trabajo fijo, no tiene arraigo y se consolida con el hecho de que la pena en expectativa que enfrenta en función de la calificación legal es la prisión perpetua.

Todo esto fue receptado por el juez. Además, según se indicó a EL DIARIO, el imputado “no tiene a nadie en este momento, su propia familia repudia el hecho y no lo quiere ni ver”.

Extraoficialmente se supo que el joven es imputable. También que aún no exhibió signos de arrepentimiento o angustia por el deceso de su hija.

 

Conmoción en el San Roque

 

El director del hospital San Roque, Dr. Marcelo Itharte, se refirió a la muerte de la pequeña. En declaraciones al programa El Despertador de Elonce TV, relató que la niña ingresó con dificultad respiratoria, “tenía escoriaciones, úlceras, le faltaba el puente de la nariz, hematomas, todos en distintos grados de evolución, también lesiones en el oído”.

En el transcurso de la tarde del jueves, la pequeña sufre un paro cardiorespiratorio, ingresa a respirador y aproximadamente a las 22 se produjo su deceso.

Consultado sobre las lesiones y para dar cuenta del gravísimo estado que presentaba la menor, Itharte afirmó: “Tengo casi 20 años en terapia y nunca ví un caso así; el tipo de lesiones son horrorosas, tenía lastimaduras en distintas partes del cuerpo”.

Por otra parte, el médico mencionó que la niña fallecida tenía una hermana de sangre que está con los abuelos; mientras que los hijos de quien sería la pareja del padre están a cuidado del Copnaf.

 

La autopsia

 

Según trascendió ayer a la tarde, la nena desnutrida que falleció tras ser torturada sufrió “una falla generalizada de sus órganos”, según explicó el fiscal de la causa, Juan Francisco Malvasio.

El dato se desprende de la autopsia realizada durante la mañana al cuerpo de la víctima, que presentaba golpes severos y signos de tortura, como quemaduras en su piel, realizadas con cigarrillos.

 

Le quemaron el auto a Cristo

 

El Renault 19, propiedad del acusado, quedó totalmente destruido luego de que personas desconocidas le prendieran fuego. El hecho se registró en calle Cordini entre Garrigó e Intendente Blanda, donde el vehículo estaba estacionado.

Elonce TV pudo dialogar con Silvia, una vecina de los Cristo, quien fue una de las primeras en ver a la nena momentos antes de ser trasladada al hospital.

“Cuando entré la nena se estaba muriendo. Me encontré con un estado terrible. Estaba super desnutrida y deshidratada y tenía quemaduras. Estaba agonizando. La tuve en los brazos, estaba muy maltratada”, contó.

La mujer indicó que ingresó a la casa luego de que el padre y la pareja de éste le fueran a pedir el teléfono para llamar a la policía.

Consultada sobre si como vecina no advirtió lo que estaba sucediendo puertas adentro de la casa de los Cristo, la mujer fue categórica: “Cuando estaba en mi casa, no escuchaba lo que hacían porque ellos subían la radio a todo lo que daba y no se sabía si gritaban, lloraban o se reían”.

 

El Renault 19 quedó totalmente destruido.