11.1 C
Paraná
sábado, agosto 13, 2022
  • Cultura
  • Muy
Más

    La ciudad y su historia enfocadas desde la mirada de quienes la habitan

    En `Paraná, crisol de memorias´, Griselda de Paoli reúne 90 artículos publicados en la contratapa de EL DIARIO entre 2013 y 2015. El trabajo, que se da a conocer a través de sello Fundación Editorial La Hendija, presenta artículos de tónica diversa. Como lector pueden hallarse en sus páginas sucesos, acontecimientos, y personas de los siglos XIX y XX.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO

    [email protected]

    “La memoria se plasma en el relato, que es una evocación premeditada podríamos decir, ya que seleccionamos y jerarquizamos los recuerdos desde el hoy, entonces, el testimonio personal, encuadrado en tiempo y espacio, se aproxima a la vivencia”. Con estas palabras Griselda De Paoli plantea una de las claves sobre las cuales estructuró `Paraná, crisol de memorias´. En este libro editado por Editorial Fundación La Hendija, la docente e investigadora paranaense reúne 90 artículos publicados en la contratapa de EL DIARIO entre 2013 y 2015.

    Las historias a las cuales alude el título “están referidas a situaciones puntuales, a personajes de nuestra realidad local. A momentos de convulsión en la provincia, a instituciones”, cuenta la autora del volumen que fue realizado con la colaboración de Víctor Fleitas –periodista de EL DIARIO- en edición y compilación.

    “sostiene Judit Filic, y lo compartimos, que no hay porvenir para los pueblos sin un permanente ejercicio de la memoria, y que la recuperación de las huellas del pasado y su elaboración desde el presente es lo que nos permite construir el futuro”, destaca.

    De allí que el libro “está orientado a una idea de rescate y resguardo de la memoria ciudadana”, plantea la autora en una entrevista con EL DIARIO.  Con una perspectiva fundada en la historia oral, se trabaja “a partir de la memoria viva, la de la gente, que no siempre responde a los parámetros de las descripciones oficiales, de la que está en los documentos”. En este sentido, aclara la autora, “se trata del rescate de lo vivido desde lo particular, las circunstancias en que alguien vivió una experiencia o cómo recibió la información que se plantea en cada uno de los textos”.

    Uno de los criterios para concretar dar forma a los textos del libro fue que haya “una voz que agregue algo a lo que se trata en cada uno. Esa voz puede ser parte de una entrevista”, añadió De Paoli.

    La mayor parte de las entrevistas son resultado de un taller de Historia Oral sobre Paraná que durante tres años llevó adelante en el Departamento de la Mediana y Tercera Edad de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER.

    “En esos cursos también trabajamos sobre inmigración y hay una serie de testimonios que empleé. Por eso aparecen ciudadanos y vecinos que por distintas circunstancias han sido consultados”, agregó.

    A la entrevista se suma en otros casos los relatos autobiográficos. En este aspecto, “otro tipo de fuentes que empleamos es el relato de los viajeros que han pasado por la ciudad y la provincia en distintos momentos y que han dejado su mirada y sus descripciones sobre la ciudad con una percepción externa”.

    La tarea sobre las fuentes, suma en otros artículos “noticias publicadas en diarios de otras épocas y a documentos trabajados para algunos casos en particular”.

    Cabe señalar que el texto está complementado con imágenes, tal como se publicaron en su momento en EL DIARIO. La mayor parte de ellas pertenecen al patrimonio del Museo Histórico y otras que son aportadas por los entrevistados y también de la colección particular de la autora.

    `Paraná, crisol de memorias´, fue pensado como trabajo de divulgación que resultará de interés para un público lector diferentes edades.

    ESTRUCTURA ABIERTA

    La estructura del libro, que tiene 371 páginas, no se sostiene en secciones o capítulos, sino que la propuesta es leerlo como la serie de textos fue publicada. “El orden es arbitrario. No hay un ordenamiento establecido que jerarquice unos sobre otros o los clasifique de acuerdo a determinados criterios”, dice la docente. En esa perspectiva, de todo el conjunto, la investigadora rescata la idea de que es posible comenzar la lectura por cualquiera, “aunque a veces se hable de cuestiones que pueden resultar coincidentes” y por ello en distintos tramos, aparezcan nexos circunstanciales que enlazan un texto con otros.

    De todos modos, De Paoli resalta que puede resultar interesante “iniciar la lectura por un primer artículo que refiere al espacio público, porque creo que es importante considerar el vínculo de la historia con la ciudad misma”. En esa línea, en varios textos se enfatiza la cuestión del patrimonio cultural común construido a través del tiempo.

    Por otro lado, `Paraná, crisol de memorias´, fue pensado como trabajo de divulgación que resultará de interés para un público lector de cualquier edad, “a sabiendas que es posible que como se trata de cuestiones memoriosas, esta producción interese especialmente a personas que están en una etapa en que esta dimensión cobra importancia”.

    El libro “está orientado a una idea de rescate y resguardo de la memoria ciudadana”, expresó la autora a EL DIARIO. 

    De allí que se configure un registro, a modo de bitácora, “de cosas que han ido pasando en la ciudad y que permiten conocer historias, personas, situaciones”.

    A la vez, confía la autora, el libro se concretó “pensando en que pueda tener una utilidad didáctica. Si por ejemplo, uno desea hablar sobre abordaje del patrimonio histórico de la ciudad, hay artículos sobre ello. Si se quiere explicar cómo eran los medios de comunicación en otras épocas, hay varios sobre el tren, otros sobre el tranvía”.  Se trata de temas que han dejado marca en la ciudad por lo cual “con seguridad lectores jóvenes pueden hallar en estas páginas, cuestiones de las cuales difícilmente puedan tener memoria”.

    En ese sentido, refuerza “es traer al presente sobre cosas que han dejado su huella desde la historia”.

    El volumen editado por Editorial Fundación La Hendija se propone “traer al presente cosas que han dejado su huella desde la historia” de la ciudad.

    DIMENSIÓN DOCENTE

    Con una trayectoria destacada en la docencia superior y universitaria, Griselda De Paoli plasma en las páginas de este trabajo su experiencia en diversas instancias de formación. Es así que el libro puede también emplearse como un apoyo didáctico en la enseñanza de la Historia y las Ciencias Sociales en los distintos niveles de enseñanza.

    El volumen concluye con una propuesta de actividad didáctica. Se trata de una guía que toma, a modo de ejemplo, la referencia de diez artículos y propone acciones de tipo pedagógicas. Este aporte para la tarea docente, ha sido realizada por las profesoras Gisela Correa y Roxana Pérez, integrantes de la red de Museos Pedagógicos.

    Vale destacar que en la solapa del libro, aparecen –además de la docente y de Víctor Fleitas como compilador- aparecen los autores colaboradores.

    “Durante el período en que se publicaron estos artículos reunidos en este trabajo, se invitó a quienes quisieran escribir un relato a que lo hicieran y lo remitieran para su publicación. Algunos de ellos fueron seleccionados y están en estas páginas”, subraya De Paoli.

    A la vez se invitó a docentes, investigadores, egresados recientes, alumnos, escritores a sumar su aporte. “En total son 22 colaboradores que aparecen en otras tantas notas” del trabajo, precisa la autora.

    Y añade: “Entendimos que era una forma de animar a que otras personas piensen en otras formas de comunicar un relato y pedirles que se adecuen al contexto periodístico con un espacio limitado que es un ejercicio interesante”.

    Cabe destacar que el libro, publicado por Ediciones La Hendija, ha sido declarado de interés por la Facultad de Humanidades de la UADER.

    DESTINO

    -¿Cuál es el destino que anhela para Paraná, crisol de memorias?

    -Me gustaría que sirviera, que interesara, y que generara cosas. Sería interesante que a la vez impulsara a otras personas a dar a conocer sus relatos. Hay autores, y docentes trabajando en la promoción de este tipo de producciones. De hecho, en EL DIARIO se han publicado textos de personas que han asistido a los cursos del Departamento de la Mediana y Tercera Edad de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER. Me gustaría que sirviera para eso. Y por supuesto, que sea un libro que la gente guarde, relea, comente,

    EQUILIBRIO

    -Desde su lugar de compiladora y como docente e investigadora ¿Cómo se resuelve la tensión entre el dato histórico duro, y lo que puede llegar a añadir el recuerdo, lo literario?

    -Trato de incluir los datos históricos siempre entre paréntesis. Cuando lo hay, como fechas por ejemplo, no quiero que sean lo protagónico o lo definitorio de una expresión, sino que simplemente ofrezca al lector una contextualización de tiempo.

    Entiendo que lo interesante de lo que la gente recuerda es que a veces su testimonio está despojado de ese registro apegado a las fechas y allí aparece la evocación.

    Hay cuestiones alrededor de las cuales el registro histórico aparece como algo oficial, referido a aspectos institucionales. Por ejemplo, si leo decretos u ordenanzas para el trazado del recorrido de una línea de tranvía, estoy frente a un corpus formal de disposiciones que establecen las condiciones para efectuar o brindar un servicio.

    Ahora, si yo pregunto por el trazado de un tranvía a una persona que utilizó a ese medio de transporte cotidianamente, seguramente me dirá otras cosas. Es probable que describirá ese circuito “a partir de su propio imaginario” como lo expresa el antropólogo Néstor García Canclini.

    Seguramente hablará desde un registro sentimental, como si se le inquiere sobre la razón de por qué sacaron los tranvías de circulación no lo hará sobre las razones oficiales para tal decisión.

    Hablamos de una mirada de los hechos atravesada por cada persona, de un punto de vista singular y subjetivo que muy posiblemente no coincida con otras miradas.

    Creo, para responder la pregunta, que un historiador tiene que contemplar todas las formas. Hemos construido una historia a partir de lo escrito, del documento. Y se ha puesto en duda otras fuentes. La historia oral ha tenido muchos problemas para poder ser reconocida. Hoy está validada como fuente. Y no puede dejarse de lado cuando hablamos, en particular, de la historia cercana.

    Permítame plantear un ejemplo que puede aclarar. En la historia nos pasa algo similar a lo que ocurre cuando hay un accidente vial. Si existen cinco testigos ubicados en distintos lugares que observan ese acontecimiento seguramente cada uno dará versiones con matices distintos sobre ese mismo hecho. ¿Cómo resolvemos ese dilema para construir la versión de lo que sucedió? Para esto aplicamos un criterio de contrastación entre los testimonios. Por otra parte, no olvidemos que los documentos pueden no reflejar completamente la verdad con total objetividad.

    TRAYECTORIA

    Griselda De Paoli es docente e investigadora de Historia. Se ha enfocado en el estudio de temáticas relativas a la región y más específicamente a Paraná. Es especialista en construcción de la memoria oral y coordinadora del Gabinete de Arqueología Y Etnografía que pertenece a la Red de Museos Pedagógicos de la FHAyCS de UADER. Es directora de la revista Hablemos de historia.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave