14.8 C
Paraná
viernes, septiembre 30, 2022
  • Muy
Más

    Un mensaje para jueces y juezas de hoy y mañana

    La inauguración de los edificios propios de tres Juzgados de Paz que venían funcionando en las localidades de Hasenkamp, Hernandarias y Estancia Grande, será la oportunidad propicia para enviar un mensaje al futuro. La presidenta del Alto Cuerpo, Susana Medina, en diálogo con EL DIARIO, precisó el objetivo de una cápsula del tiempo que conservará un claro mensaje para los jueces y juezas del futuro.

     

    Néstor Belini

    [email protected]

     

    Susana Medina, presidenta del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, recibió a EL DIARIO en su despacho en los Tribunales de Paraná. Es una oficina amplia en la que se destacan una elegancia ascética y la luz natural que ingresa por los amplios ventanales que dan a calle Laprida y permiten ver en su totalidad la Plaza Mansilla y el frente de Casa de Gobierno. El motivo de la entrevista es informar sobre la inauguración de los edificios propios de tres Juzgados de Paz que venían funcionando en inmuebles alquilados, en las localidades de Hasenkamp, Hernandarias y Estancia Grande. Uno de los actos ha sido previsto para mañana en Hasenkamp, donde se instalará una cápsula del tiempo; los otros, serán habilitados el miércoles 27 en Estancia Grande, y el viernes 29 en Hernandarias. La inversión en las tres obras fue de 37.900.000 pesos.

    La presidenta del Alto Cuerpo viene desarrollando una gestión que se ajusta a lo prometido en el discurso inaugural del Año Judicial, donde destacó que se trabajaría para lograr una Justicia de puertas abiertas. No obstante, destacó que “esta no es una decisión personal sino del STJ, la de facilitar el acceso al servicio de Justicia de toda la ciudadanía, pero en especial de los más vulnerables, de los más pobres, de los que menos tienen, de los que -como muchas veces digo- no tienen más que su propia vida, su propia existencia y la ponen, ni más ni menos que en nuestras manos para resolver sobre sus más elementales derechos humanos: el nombre, la vivienda, el trabajo, la familia, la libertad».

    Medina precisó que “en este momento en la provincia existen 58 Juzgados de Paz; tenemos una gran presencia en el territorio provincial, lo cual facilita el acceso al servicio de Justicia de la población donde está inserta. Creemos que esa es la forma de seguir prestando cada día un mejor y más eficiente servicio, con organismos de este tipo, cercano al ciudadano común, que puede ir a resolver sus conflictos personales o familiares rápidamente con una persona que les es conocida, cercana”. El compromiso de la gestión con facilitar el acceso al servicio de Justicia encuentra un interesante dato confirmatorio. Un coqueto mapa de Entre Ríos tiene señalados, además de otros organismos, a los 58 Juzgados existentes. Más aún, exhibe que hay un amplio territorio que no cuenta con dispositivos judiciales cercanos. Medina es consciente de eso y manifiesta su preocupación para dar las respuestas pertinentes.

    La presidenta afirmó: “Queremos tener mayor presencia y recobrar la confianza perdida en el sistema de Justicia que tiene la gente, mostrándonos más cercanos, con un lenguaje más claro, más accesible, más sencillo y directo, sin tantos eufemismos y citas que a veces nadie entiende. Creo que de esa manera la ciudadanía va a recuperar la confianza. Se trata de vivir una nueva y verdadera ifea etica de la Justicia, superadora de la justicia formal, probadamente insuficiente para responder a las necesidades de la gente”.

    Cápsula 

    Respecto de la cápsula del tiempo que se instalará en el nuevo edificio del Juzgado de Paz de Hasenkamp, Medina expresó que “la idea es trasmitir a las nuevas generaciones que van a sucedernos en la función dentro de 50 años, que tienen que trabajar con la misma pasión, con la misma convicción, con el mismo compromiso y también con la misma ilusión que tenemos en este momento nosotros. Que sigan trabajando por un servicio de justicia independiente, transparente, incorruptible, eficaz, eficiente, cercano a la gente, y con perspectiva de género. Es decir, con una mirada amplia, inclusiva no estereotipada ni sexista. Hay que aprender a ponerse en los zapatos y en la piel del otro antes de decidir. Ir más allá de la letra de la ley y humanizar la Justicia. De eso se trata. Somos conscientes que el derecho de los demás es nuestro deber, y debemos prestarlo de la mejor manera y que le sirva a la gente”.

    Superadora

    Medina recordó que en varias oportunidades sostuvo que para ser magistrado o magistrada “hay que tener en cuenta las virtudes de la persona, no solo las teologales descriptas por San Pablo a los cristianos de Corintia, la fe, la esperanza y la caridad, sino también las virtudes cardinales como la fortaleza, la templanza, la paciencia y la justicia. Ser juez o jueza exige un plus, no es cualquier profesión, estamos juzgando la conducta de los demás”.

    Así, en referencia al peculiar recado para las juezas y jueces del futuro, Medina añadió: “Pretendemos dejarles un mensaje, con el anhelo de que sea una judicatura superadora de lo que fuimos nosotros; obviamente esperamos que sean mejores que lo que hemos sido y cumplan la función de la mejor manera posible, y para eso tienen que estar preparados, obviamente desde el Derecho, pero también que hayan aprendido a cultivar aquellas virtudes que mencioné. Más que expertos en Derecho, anhelamos una judicatura con buenas personas y buenos sentimientos. La nueva judicatura debe tener aptitud para gerenciar, liderar un equipo de trabajo, ya que no es un trabajo individual el que se hace, sino uno grupal. Saber administrar los recursos con los que cuenta, cómo utilizarlos de la mejor manera, tener aptitud psicofísica, ser una persona en condiciones de salud aptas porque es un trabajo diario que exige estar sentado leyendo muchas horas; tiene que ser una persona que tenga mayores fortalezas que debilidades”.

    Valentía

    Para Medina, “la nueva judicatura tiene que tener valentía, enfrentar los hechos y no mirar para otro lado, cuando ve un hecho injusto o contario a la ley, un abuso o cualquiera sea un hecho violento tiene que intervenir, no puede mirar para otro lado. Debe ser comprometida y valiente, que tome decisiones sin tener en cuenta la opinión pública o la opinión publicada”.

    En la misma línea argumental, añadió: “Tenemos que fallar conforme el expediente, las pruebas que están allí y no por lo que dice la gente, esa es también una tentación, la de alguna judicatura que lee lo que dicen los medios y en base a eso resuelve. Eso no puede suceder, el juez tiene que resolver conforme la interpretación que haga de la ley y no lo que dicen los medios. Ser independientes aun de sus propias convicciones.

     

    Infraestructura

    Los tres nuevos Juzgados de Paz ubicados en Hasenkamp, Hernandarias y Estancia Grande se realizaron dentro del Plan de implementación de nuevos Juzgados de Paz para Entre Ríos que lleva adelante el STJ a través de su Dirección de Arquitectura Judicial. Desde 2020 se habilitaron y pusieron en funcionamiento Juzgados de Paz del tipo prefabricados. Los primeros tres módulos que ya fueron inaugurados están en Bovril, Viale y Santa Elena.

    Nueva sede de Juzgado de Paz en Hasenkamp.

     

    Medina precisó que “en los tres edificios que se inauguran son propiedad del Poder Judicial y es un paso muy importante en términos económicos porque ya no se pagan más alquileres y optimizamos los recursos. Después de esos tres que vamos a inaugurar en esta semana, se construirán siete nuevos juzgados”.

    La presidenta del Alto Cuerpo informó que “los Juzgados de Paz tienen múltiples y variadas funciones”, desde hacer trámites de registro civil allá donde funcionan de manera conjunta como inscribir un nacimiento, un casamiento, hasta atender un caso de violencia familiar o atender un régimen de alimentos o de visita. “Son – como se dijo alguna vez-, jueces para la paz, para lograr la tan ansiada paz y en la familia, en la comunidad y en la ciudadanía toda”.

    Servicio

    El formato prefabricado no descuida generar ambientes laborales apropiados para brindar un servicio de Justicia de calidad, tanto para los funcionarios y empleados judiciales como para los ciudadanos y ciudadanas. En este sentido, Medina destacó que los nuevos edificios contemplan espacios que ofrezcan “comodidad, que sean luminosos, confortables, cálidos, accesibles, todo eso hace que el sistema de Justicia funcione mejor, para el empleado y la ciudadanía. El hecho de tener nuevos edificios, con espacios y sanitarios apropiados, a los que pueda ingresar una persona en silla de ruedas o discapacitada o con dificultades para caminar. Todo ha sido contemplado: ambientes amplios, aireados, luminosos para brindar comodidad a las personas usuarias del sistema”.

     

    Exigencia

    Medina opinó del perfil que los tiempos que corren les exige a las juezas y jueces: “Creo que hoy la realidad nos está exigiendo algo más que ser expertos en Derecho; lo decía hace muchos años Ángel Osorio, un famoso jurista español, en su libro El alma de la toga: ‘el Derecho está en los libros, uno los busca, los estudia y puede quedarse en paz, pero lo que la vida reclama no está escrito en ninguna parte’; y hoy, la vida está reclamando de los jueces y juezas un mayor compromiso con la función, una mayor vocación de servicio”.

    Respecto al rol de otros organismos en el objetivo de mejorar el servicio de Justicia, la presidenta expresó que “el Consejo de la Magistratura, más allá de contar lo puntajes, de cuántos congresos, jornadas, diplomaturas y maestrías tiene la persona que se postula y concursa para un cargo, tiene que tener en cuenta las cualidades de la misma, la vocación, disposición y predisposición que tiene para ser juez o jueza , que lejos de ser un privilegio exige un compromiso mayor para  desempeñar el cargo”.

     

    Un trabajo mancomunado

    Medina destacó que facilitar el acceso ciudadano al servicio de Justicia “fue una decisión del pleno del STJ, si bien me toca inaugurarlo es cierto que se viene trabajando desde la anterior gestión; seguramente la gestión que me sucederá le dará continuidad porque es una política judicial en la que estamos trabajando de manera coincidente, homogénea y en armonía, lo cual es muy importante. Tenemos un muy buen diálogo entre todos los colegas. Como todo grupo colegiado siempre hay opiniones divergentes, pero nos respetamos y sabemos encontrar los puntos que tenemos en común. Las reuniones de Acuerdos que he presidido hasta el momento han sido armoniosas, respetuosas y estoy muy contenta y agradecida con los colegas y con todo el personal de las áreas técnicas, del funcionariado y de los empleados. Esta es una función que demanda un trabajo mancomunado. Como lo es también la capacitación judicial que impartimos desde el Instituto Alberdi, lo cual también destacaremos en la carta que depositaremos en la cápsula del tiempo. La capacitación y el perfeccionamiento judicial es una valiosa herramienta para el crecimiento individual, pero también para el fortalecimiento institucional y garantía para la ciudadanía. El Derecho cambia todos los días, todos los días hay una nueva ley y hay que saber interpretarla y aplicarla con justicia. Estoy agradecida con mis colegas que por unanimidad me eligieron para ocupar el cargo de Presidenta. Es un desafío que he asumido con alegría, pasión y convicción y sobre todo con vocación de servicio”.

     

    (fotos Sergio Ruiz)

    Susana Medina, presidenta del STJ.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave