Economía, Home, Política, Sociedad

Más jubilados pagarán Ganancias

Abogados previsionales sostienen que hay una doble imposición. El titular del ente, Emilio Basavilbaso, defendió la decisión: “Somos justos. Si un jubilado tiene dos beneficios y otro no, ahora habrá igualdad”.

 

La reciente resolución interna de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) que determinó que a aquellos jubilados que perciban al menos 2 beneficios previsionales (por ejemplo, jubilación y pensión del sistema nacionales) se les aplicará un nuevo esquema de cálculo del Impuesto a las Ganancias cuando su ingreso total sea superior a 6 veces el haber mensual mínimo ($55.854), generó gran revuelo en las últimas horas.

 

Hasta el año pasado, la liquidación del impuesto se hacía mirando cada beneficio. Si no superaba el límite dispuesto por ley para comenzar a tributar, no se aplicaba el descuento. A partir de ahora, se va a hacer por número de CUIL. Se van a ver los beneficios y si la suma de ambos supera el límite, se le va a cobrar el impuesto.

 

¿En qué casos una persona cobra dos beneficios? Puede ser alguien que por haber aportado le corresponda la jubilación y por fallecimiento de cónyuge tenga una pensión, por ejemplo.

 

Según datos oficiales, aproximadamente un 20% de los jubilados tiene dos beneficios. Esto no quiere decir que todos estén alcanzados porque deben superar los poco más 55.000 pesos, pero se cree que muchos más jubilados comenzarán a pagar a partir de esta nueva fórmula de cálculo.

 

Concretamente cuando se superen los 55.854 pesos netos, entra a regir la misma tabla de alícuotas progresivas que para los trabajadores activos. Es decir que cuanto más se exceda, más alta será la tasa de imposición.

 

Cabe recordar que los jubilados, al igual que los trabajadores activos, pueden declarar deducciones. Por el año 2018 tiene tiempo hasta el 31 de marzo. Gastos médicos por cuenta propia o la medicina prepaga (con límites). En todos los casos tiene que tener las facturas y que no hayan sido ya reintegrados. También se puede deducir por ejemplo alquileres o el pago al servicio doméstico (con la persona en blanco).

 

A partir del cambio, el Ombudsman de la Tercera Edad, Eugenio Semino, dijo que la decisión “es inconstitucional” y adelantó que recurrirán a la Justicia. “El haber jubilatorio es un sueldo diferido; es decir que si a esas personas ya le descontaron ganancias como trabajador activo, se está haciendo una doble imposición”.

 

“Nuestro sistema político institucional tiene un empecinamiento en el despropósito; a mi criterio, ya aplicar ganancias sobre sueldos es incorrecto, y sobre los haberes jubilatorios es un exageración”, enfatizó Semino en declaraciones a radiales.

 

El defensor de la tercera edad recordó que en el caso Blanco, resuelto a fines del año pasado, la Corte Suprema de Justicia le dijo claramente a la Anses que “con resoluciones no puede modificar criterios legales”.

 

“Nosotros vamos a hacer el requerimiento judicial, pero van a pasar meses, y desgraciadamente mientras esto se resuelva, si ocurre algún día, se le va a seguir injustamente descontando a los trabajadores jubilados”, se lamentó Semino.

 

El abogado previsional Miguel Fernández Pastor recordó que en 2015 unos 117.000 jubilados pagaban Ganancias y que esa cifra llega hoy casi a 273.000. “Con este cambio se sumarán otras 50.000 y podría incrementarse más a partir de marzo cuando se aplique la actualización prevista en los haberes previsionales”, advirtió.

 

OBJETIVO

El experto afirmó que el objetivo central de este cambio es “recaudatorio” y recordó que una de las promesas en campaña del presidente Mauricio Macri fue precisamente que ningún trabajador pagaría el impuesto. “Lamentablemente es otra promesa imcumplida, otra de las tantas. Forma parte de una política constante de este gobierno: ajustar sobre los sectores más débiles. Sacan plata al sistema de seguridad social para enviarlo al sistema financiero”, concluyó.

En medio de las críticas, el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, salió a justificar la decisión. “Lo que hicimos es ser más justos. Si un jubilado tiene dos beneficios y otro no, pusimos a todos en igualdad de condiciones”, sostuvo.

El funcionario explicó que el organismo no hace más que aplica lo que dice la ley. “Nosotros no definimos quién debe pagar”, dijo y recordó que antes que asuma el gobierno de Cambiemos había muchos trabajadores pasivos que tributaban. “Nosotros achicamos la cantidad de jubilados que pagan ganancias”, concluyó.

Quienes cobren dos beneficios previsionales pueden quedar afectados por Ganancias

Una resolución interna de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) determinó que a aquellos jubilados que perciban al menos dos beneficios previsionales (por ejemplo, jubilación y pensión) se les aplicará un nuevo esquema de cálculo de retención del Impuesto a las Ganancias cuando su ingreso total –por la sumatoria de haberes– supere en enero los 55.854 pesos.

Este nuevo cálculo de la retención del tributo afectará a más beneficiarios del sistema de previsión en 2019.

Hasta ahora, para determinar quién lo pagaba en el caso de aquellos que perciben jubilación y pensión, el organismo previsional tenía en cuenta el monto de cada beneficio en forma individual. Si ninguno de los dos superaba el límite dispuesto por ley para comenzar a tributar, no se aplicaba el descuento.

Sin embargo, este año, la entidad determinó que la retención se haga por cada CUIL. Es decir que si una persona cobra más de un beneficio previsional, como jubilación y pensión, y la suma supera el límite de la base para tributar, entonces queda alcanzada por el impuesto.

A diferencia de los trabajadores activos, cuyo piso antes de pagar Ganancias es de alrededor de $38.300, en el caso de jubilados y pensionados es seis veces superior al haber mensual mínimo, por lo que hoy sería alrededor de $55.854 y en marzo será de 62.462 pesos.

Este aumento del piso se debe a que los haberes previsionales tendrán un alza nominal de 11,83%, establecida el año pasado.

“Obtenida la retención, el monto total se proporcionalizará en cada uno de los beneficios tratados, teniendo en cuenta el monto del haber, menos el descuento de Ley de Solidaridad Previsional. Por lo expuesto, puede darse el caso que, un beneficio que esté percibiendo el haber mínimo contenga el concepto 309000 (retención de Impuesto a las Ganancias), dado que el titular, seguramente, con la sumatoria del resto de sus prestaciones es pasible de la retención”, se explica en la circular DP N° 01/19 de la ANSeS.

 

LA RETENCIÓN SE HARÁ POR CUIL

Esos montos imponibles son mayores en el caso de que el jubilado informe deducciones, ya sea por cónyuge, siempre que no tenga ingresos propios, por familiares a cargo, como hijos menores de 18 años o incapacitados para el trabajo, o por determinados gastos, siempre que lo permita la ley.

Hay que tener en cuenta que este ingreso libre de imposición de los seis haberes mínimos es, según establece la ley, para quienes cumplan con dos requisitos: no recibir ingresos de otras fuentes (como podría ser un sueldo o un alquiler) y no estar alcanzado por el impuesto a los Bienes Personales, salvo que esto último ocurra solamente por el inmueble que es usado como vivienda.

De este modo y a partir de esta nueva circular, los jubilados que hasta ahora no habían tenido retenciones por esa carga fiscal, comienzan a tenerlas. Esta medida es válida a partir de los haberes de enero pasado.

 

Con información de Infobae