18 C
Paraná
sábado, julio 11, 2020
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Sigue detenida la obra del que iba a ser el edificio más alto de la provincia

    Se preveía que iba a tener 25 pisos, pero el reclamo de los vecinos del Parque Urquiza logró que no se siguiera con los trabajos. A pesar de lo incipiente de las obras, viviendas linderas ya sufrieron daños.

     

    La maleza avanza en el terreno, de 800 metros cuadrados. Foto Ricardo Holle.

     

    Se había anunciado como “el edificio más alto de Entre Ríos”. El proyecto prevé la construcción de 71 departamentos y 60 cocheras en un edificio de 25 pisos y 72 metros de altura, en un lote de unos 10 metros de frente por 80 metros de fondo, ubicado en calle Catamarca al 600, de Paraná.

     

    Pero dado a conocer el emprendimiento y apenas se iniciaron las obras, los vecinos pusieron el grito en el cielo. Es que desde hace años están pidiendo que la Municipalidad prohíba la construcción de nuevas torres de gran altura porque, aseguran, peligra que haya un colapso de los servicios públicos. Además de los daños que provocan en las construcciones aledañas por la remoción de tierra.

     

    Fernando Barzán, vecino lindero del edificio de calle Catamarca, acudió a la Justicia y luego de idas y vueltas consiguió que, por ahora, los trabajos se paralicen. Donde iba a erguirse el complejo habitacional, un gigante de cemento y vidrio, hay pastizales y el armazón de apenas dos pisos de altura.

    La obra está ubicada en Catamarca al 600, a media cuadra del Parque Urquiza. Fotos Ricardo Holle.

     

    Cautelar

    “Hay una medida cautelar que detuvo la obra”, explicó a EL DIARIO Barzán, el demandante.

    Primero hubo un fallo en la Cámara Contencioso Administrativa que rechazó la pretensión del vecino de que se impida continuar con la construcción del edificio.

    “Nos rechazaron el reclamo pero por una cuestión formal, no trataron la cuestión de fondo.

    Entendemos que fue para negarnos justicia porque en ningún momento terminan tratando la cuestión de fondo. Se apeló, y ahora está la causa en el Superior Tribunal de Justicia”, afirmó. Para continuar con el trámite judicial, Barzán tuvo que hacer un depósito de dinero a fin de mantener la cautelar.

    “Ahora tenemos que esperar la resolución del Superior”, entendió.

     

    Irregularidades

    El vecino recordó que en su momento, durante la gestión de Blanca Osuna, la Municipalidad aprobó el proyecto en cuestión pero hizo notar que el procedimiento padeció de algunas irregularidades.

    “Para aprobar esa obra tenía que pasar por la Comisión Asesora Revisora del Código Urbano. No se hizo ese paso, ni siquiera se convocó. A posteriori, cuando nosotros planteamos la nulidad por eso, hacen una reunión entre funcionarios municipales y miembros de la corporación inmobiliaria, entre los que estaba el constructor de la obra como representante del Colegio de Ingenieros y no llamaron ni a los concejales, ni las ONG acreditadas. De 13 miembros, se reunieron siete de los cuales votaron seis que eran los funcionarios y los interesados en la obra. Ratificaron lo actuado, entre ellos”, aseguró.

    Los trabajos que se realizaron no fueron muchos pero tuvieron sus consecuencias en la zona: se hizo una excavación del subsuelo y se construyó hasta la losa del segundo piso.

    “Habían hecho la excavación pero no la submuración. Pero avanzaron con la obra. El vecino del otro lado tuvo daños en la casa por la falta de submuración. Les hizo un juicio y tuvieron que hacer unas medidas de contención que tampoco son correctas y acabadas, pero está más seguro de lo que estaba antes. Soy vecino lindero, pero por el tipo de construcción de mi casa no he tenido hasta ahora mayores inconvenientes. Hay algunas rajaduras que no estaban pero no sé si son producto de eso o por el paso del tiempo, pero quedaron de ese lado.

    Menores, nada grave ni peligroso, típico de cuando hacen un movimiento de semejante magnitud”, describió.

     

    Indefensión

    Frente a toda esa situación, Barzán se quejó de lo que deben padecer los vecinos de obras en construcción: “Hay una total indefensión para el ciudadano. Hay un vacío legal ex profeso. Todas esas cosas están autorizadas y la Municipalidad no usa el poder de policía ni el control que tiene que ejercer”.

    También, destacó que no existen estudios de factibilidad que puedan avalar ese tipo de construcciones en la zona del Parque Urquiza.

    “Están trasladando al equivalente de un área de una manzana a un terreno y después se sufren las consecuencias en todos los servicios”, advirtió.

    Según el proyecto, la torre tendrá una altura de 72 metros. Hace poco retiraron una enorme grúa, tras las quejas de los vecinos. Foto Ricardo Holle.

    Un conflicto de larga data

    Se considera que el proyecto de calle Catamarca es una de las obras más importantes de Paraná, tanto por su envergadura como por su valor económico, con sus 25 pisos y más de 70 metros de altura, en la zona más cara de la ciudad.

    Fue encarado por un fideicomiso que está encabezado por conocidas empresas constructoras e inmobiliarias.

     

    A partir de los reclamos de los vecinos, a través de los medios y de presentaciones judiciales, la Cámara de la Construcción de Entre Ríos publicó en su momento una solicitada en la que reclamaban al Superior Tribunal que garantice la seguridad jurídica en la provincia.

     

    Pero, a pesar de un primer fallo favorable pronunciado por la Cámara Contencioso Administrativa, la Justicia hizo lugar a una medida cautelar fundada en que la comisión del Concejo Deliberante que debía analizar el proyecto sesionó y lo aprobó sin contar con el quórum suficiente.

     

    Ahora se aguarda una decisión definitiva de la Justicia.

    Lo más leído