14.8 C
Paraná
viernes, septiembre 30, 2022
  • Muy
Más

    Un abogado dijo que por un pago se puede acceder a tobilleras electrónicas

    La seria denuncia se formuló en una audiencia de remisión de una causa por graves hechos de violencia de género. El abogado defensor manifestó que en la cárcel le dijeron, sin develar la identidad de las personas, que “por unos dólares” se puede acceder al dispositivo de control electrónico sin soportar la lista de espera. Se trata de un complejo caso en el que la víctima se retractó tres veces de sus denuncias. Ayer, al final de la audiencia, en un confuso incidente que advirtió una policía, el procesado volvió a incurrir en un acto intimidatorio.

     

     

    Sólo las capacidades técnicas y humanas de la jueza de Garantías de Paraná, Paola Firpo, y del fiscal, Franco Bongiovanni, permitieron que la audiencia de remisión de la causa a juicio, que finalmente se suspendió por segunda vez, terminara sin incidentes o actos de gravedad que hubiera que lamentar por sus consecuencias. La audiencia tuvo muchas situaciones que exasperaron los ánimos de las partes. Sólo la paciencia y el afán pedagógico de la magistrada y del fiscal permitieron encarrillarla.

    Además de la suspensión de la audiencia para que la defensa pueda armar su legajo, puesto que aquella solicitó una batería de medidas de prueba que están pendientes, Firpo resolvió prorrogar la prisión preventiva en la unidad por el plazo de 60 días en la cárcel. Es el mismo plazo que le concedió a la defensa para producir la prueba que solicitó. La jueza explicó que no podía avanzar en la remisión sin que ambas partes tuvieran sus legajos completos. Fiscalía sostuvo que lo tenía y por eso la solicitaba.

     

    Por un puñado de dólares

    El primer momento que sacudió el burocrático y formal discurrir de la audiencia sucedió cuando el defensor del imputado MGT, el letrado Juan Defilippe, manifestó, ante el pedido de morigeración de la prisión preventiva que el imputado cumple en la unidad penal por la modalidad de arresto domiciliario, que “otros presos” le señalaron que “por unos dólares las cosas cambiaban”. A paso seguido añadió que a él no le constaba que eso fuera así. Tanto el fiscal como la jueza, advertidos de la gravedad de la manifestación, le solicitaron que realizara la correspondiente denuncia en Fiscalía ante la posibilidad de la ejecución de un “ilícito penal”.

    ¿Nueva amenaza?

    En la audiencia surgieron elementos que exhibieron que la causa tiene las complejidades propias de las de violencia de género y otras inherentes al consumo de sustancias prohibidas por las autoridades sanitarias. También se adicionó que a la audiencia asistieron, activamente, la denunciante y quien sería la nueva pareja del imputado. El dato perturbador consistió en que la denunciante, que está embarazada a poco de dar a luz un hijo de aquél estaba a su lado y lo defendía. En tanto que la otra mujer también lo hacía e incluso sería la garante de la prisión domiciliaria que se le concedería a MGT.

    La audiencia, que tuvo momentos exasperantes por las interrupciones del imputado y las mujeres, culminó con un serio incidente entre el hombre y la denunciante. Una funcionaria de Alcaidía que estaba en la sala, en el momento en que se disponía a retirar al acusado de la sala advirtió que aquel le manifestó en voz baja una expresión que entendió como amenazante. Incluso el fiscal exclamó “la sigue amenazando”. La situación no fue advertida por la jueza, que en ese momento hablaba con la secretaria de audiencias.

    Diferencias

    Otra situación inédita se produjo cuando el imputado y su defensor explicitaron diferencias profundas en torno a la teoría del caso de la defensa. Esto llegó al límite cuando el acusado manifestó que el letrado no le atiende el teléfono. El defensor rechazó las expresiones de su defendido y añadió “estamos ante un acusado que quiere saber más que el abogado”. En este serio conflicto de intereses, nuevamente la paciente y pedagógica explicación de la jueza que le informó a MGT que podía revocar la designación y nombrar a la defensa pública, de la que precisó que es gratuita y destacó el nivel profesional de sus integrantes.

    El procesado y su defensor explicitaron sus diferencias respecto a la manera de resolver la situación procesal. El letrado informó que, a pedido de su defendido, avanzó en diálogos con el fiscal para dirimir las causas con aquel instituto, añadiendo que no obstante estaba en condiciones de ir “hasta el final” en un juicio plenario. El imputado, que fue ampliamente escuchado, incluso más de lo necesario, reconoció que “es imposible ganar” con la gravedad de los hechos que se le imputaron. Entre otras manifestaciones defensivas, MGT sostuvo que nunca obligó a la denunciante a tomar cocaína.

    MGT pidió que se investigue más porque sostiene que los hechos no ocurrieron como se los imputa. Sostuvo que se trató de diferencias con la denunciante, dentro de la pareja y en contexto de consumo de estupefacientes. Así, aludió a un posible estado de “alucinación”. La jueza le advirtió que hablara con su abogado porque podía realizar manifestaciones que lo comprometerían.

    La denunciante, en una de las numerosas interrupciones, manifestó que se retractó de la denuncia. El fiscal, primero, y la jueza, más tarde, le recordaron que se retractaba, pero lo volvía de denunciar. Bongiovanni resaltó que es la tercera vez que lo hace, incluso, precisó que el lunes 4 de julio recibió una llamada telefónica de la denunciante en la que le informaba que había denunciado a GMT en el área de Tratamiento de la unidad penal por nuevas amenazas. El fiscal pidió a las autoridades penitenciarias la información para corroborar la veracidad, habida cuenta que la denunciante vuelve sobre sus pasos permanentemente.

     

    El estado de la Alcaidía

     

    Firpo destacó el profesionalismo de los funcionarios policiales que se desempeñan en Alcaidía de Tribunales. Fue ante manifestaciones del defensor cuando aludió a que los jueces no estarían al tanto de lo que sucede en las unidades penales. Le recordó que acuden periódicamente para interiorizarse del estado de las instalaciones y de las condiciones de encierro. En ese contexto destacó que Alcaidía, a la que concurre con frecuencia, siempre está en “orden, limpia e impecable”.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave