12 C
Paraná
lunes, agosto 8, 2022
  • Policiales
  • Muy
Más

    Cayó el abreviado por la beba hallada muerta en un lavarropas

    La jueza Firpo rechazó el acuerdo de juicio abreviado para definir la situación de Jonathan Weisheim y restituyó los legajos de a Fiscalía para que continúe con la investigación.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    La jueza de Garantías N° de Paraná, Paola Firpo, resolvió ayer rechazar el acuerdo de juicio abreviado que le presentaron para definir la situación procesal de Jonathan Javier Weisheim, quien reconoció que fue el autor de los delitos de Homicidio imprudente y Coacciones, por las circunstancias de la muerte de su hija recién nacida y por acciones de violencia de género contra una chica que era su pareja, respectivamente. Así, ordenó la destrucción del acuerdo rechazado y restituyó los legajos a Fiscalía para que continúe con la investigación.

    En la audiencia que se realizó el martes 28 de junio, cuando se presentó el acuerdo, la jueza expresó sus dudas respecto a las circunstancias en que el bebé fue colocado en el lavarropas, tras un parto espontáneo según sostuvo Fiscalía, que descartó que se haya tratado de un aborto.

    Ayer consideró que la pregunta quedó sin respuesta. También evaluó que la situación procesal de la coimputada y madre de la bebé, Florencia Elizabeth Yedro, a tres años y ocho meses del hecho, sigue sin definirse.

    En su resolución, Firpo sostuvo que el cambio de calificación legal que se acordó, de Homicidio agravado -un delito doloso-, por Homicidio imprudente -un delito culposo- debió contar con más fundamentos: “Tal es el caso del cambio de un delito doloso hacia un delito culposo, lo cual podría ser válido una vez que se explique fundada y motivadamente de manera racional y lógica por el cual se deriva a ese razonamiento y consecuente cambio”.

     

    OTRAS HIPÓTESIS

    También entendió que durante la investigación se pudo “descartar otras posibles hipótesis tal como aborto con consentimiento que surgen se investigaban al inicio de la Investigación Penal Preparatoria (IPP)”.

    Así, añadió que “dado que los informes verbalizados, de la evidencia mencionada en la audiencia, no surge de modo palmario y evidente que se trata de un hecho culposo, toda vez que la pregunta puntual que efectuó esta magistrada, a la postre no fue respondida”.

    Firpo entendió que la respuesta a la pregunta sobre si se había podido determinar las circunstancias en las que el bebé fue depositado en el lavarropas fue que “no se pudo o no logró establecer cómo llego el cuerpo de la bebé a la máquina de lavar ropa y al existir controversia en relación con los aspectos de hecho, prueba, calificación, participación y pena, como de igual modo la situación procesal de la mencionada como coautora, considero que no se verifican los parámetros habilitar al acuerdo de juicio abreviado, precisamente por ser necesario contar con un mejor conocimiento de los hechos, tal como lo establece la normativa vigente”.

    En la audiencia del 28 de junio, Fiscalía informó que la investigación pudo determinar que la pareja planificó un parto casero que derivó en un parto espontáneo, que se descartó la existencia de maniobras abortivas, tal como surgió de los informes de los médicos forenses, que no se encontraron indicios de violencia en el bebé, tanto dentro del útero como después del parto, y en la madre, más allá de las lesiones propias del trabajo de parto.

    También, que del análisis del celular del joven y de los celulares de los familiares de la joven, surgen “desesperados” pedidos de ayuda realizados cuando los hechos comenzaron a desencadenarse.

    No iría preso el padre de la beba que hallaron muerta en un lavarropas

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave