12 C
Paraná
lunes, agosto 8, 2022
  • Entre Ríos
  • Muy
Más

    Un bulevar portentoso para una ciudad en expansión

    A 235 kilómetros de Paraná, un bulevar recuerda a tantos otros puntos de encuentro que las comunidades inventan para arraigarse, a lo largo y a lo ancho del territorio provincial. Detrás de un presente bucólico, las trece cuadras del Boulevard 3 de febrero, en Urdinarrain, concentran experiencias solidarias y momentos festivos, que regresan en la evocación de los memoriosos.

     

    Cristal Gamarra

    [email protected]

    El Boulevard 3 de Febrero además de ser el más extenso de la ciudad de Urdinarrain es también el más significativo para todo el pueblo. Comienza en la puerta del Seminario de la Iglesia Congregacional y luego de trece cuadras pavimentadas, de generoso ancho, culmina en el ingreso principal al corralón municipal. En el centro del Boulevard, el espacio verde duplica el panorama en el que el cemento y la naturaleza están amablemente integrados. Palmeras, fresnos, ceibos, palos borrachos, jacarandáes y espinillos son algunos de los árboles que acompañan a las pérgolas que se encuentran en el cantero central que, en los hechos, es un parque lineal fabuloso que nos recuerda que de la naturaleza venimos y hacia ella vamos y, además, que lo agreste puede ser mejorado si la intervención humana es juiciosa.

    Integrada al departamento Gualeguaychú, Urdinarrain tiene una historia de 130 años. Dedicada a la producción agropecuaria, en los apellidos de los descendientes se advierte la presencia de inmigrantes europeos que se integraron a los habitantes criollos: suizos, franceses, alemanes, italianos, españoles, neerlandeses, belgas, británicos, rusos, checos, eslovacos, búlgaros, rumanos, irlandeses y polacos, además de otras nacionalidades, fueron moldeando una identidad particular, en el que el afán por el trabajo se enlaza a cierta sencillez en el trato. Hoy, es una comunidad con unos 13.000 habitantes.

    Como en tantas localidades entrerrianas, el pasado se resiste al olvido en Urdinarrain.

    Historia escrita

    En rigor, no hay registros que constaten desde cuándo el Boulevard 3 de Febrero lleva ese nombre. Cuando la ciudad aún no había sido bautizada con el nombre que hoy la identifica, el asentamiento poblacional se dividía en dos partes: hacia el sureste, Villa Mitre; y, hacia el noroeste, Villa Florida. Hay quienes dicen que ya se llamaba 3 de Febrero aquella frontera invisible. Sin embargo, no hay ningún documento oficial que lo confirme. La única certeza histórica es que el 3 de febrero de 1813 se llevó a cabo uno de los enfrentamientos más importantes de la historia argentina, al punto tal que muchos historiadores afirman fue con ella nació la Patria: la Batalla de San Lorenzo.

    Aquella vez, José de San Martín, junto a su Regimiento de Granaderos a Caballo, enfrentó por primera vez a las tropas españolas que trepaban el Paraná hacia el interior del territorio nacional. El combate duró 15 minutos. El triunfo en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, sirvió para armar los Ejércitos del “Norte” y de los “Andes”, que luego dieron comienzo al nacimiento de los pueblos libres de América Latina.

    La Batalla de San Lorenzo no es el único hecho importante que sucedió un 3 de febrero. En 1852 el Ejército Grande al mando de Justo José de Urquiza derrotó a las tropas de Juan Manuel de Rosas en la batalla de Caseros. Su victoria abrió paso a la Organización Nacional, que se inició con la sanción de la Constitución Nacional en 1853.

    El Boulevard 3 de febrero, probablemente, lleve ese nombre por este último hecho histórico mencionado, ya que perpendicular a la calle Urquiza en el espacio verde del Boulevard se encuentra una plazoleta en honor a este prócer inaugurada el 11 de noviembre de 1920.

    La plazoleta de Urquiza no es la única ubicada en la extensión del Boulevard. De igual manera, se encuentra la del Presbítero Juan Francisco Kaúl, ubicada sobre la calle perpendicular que lleva su nombre. Kaúl estuvo por más de cinco décadas al frente de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús y durante los ’50 y ’60 le dio al Boulevard una impronta solidaria realizando mensualmente kermeses a beneficio de los vecinos más pobres del barrio.

    Hacer memoria

    Marta Cardinaux, vecina de la ciudad que vive sobre el Bv. 3 de Febrero hace más de 60 años recuerda con nostalgia las kermeses. “A la tardecita, el padre Kaúl cortaba la calle con guirnaldas de colores y con los jóvenes de la parroquia armaba los puestos con los juegos. Venía gente de todos los barrios a jugar y bailar. ¡Qué lindas noches!”.

    Las kermeses del padre Kaúl no son lo único que recuerda con nostalgia Marta. En las frías noches de junio, en el medio del boulevard ardía el Judas. “Los preparativos comenzaban unas dos semanas antes, buscábamos pastos y pajas secas para formar la silueta del Judas. Cuando el cuerpo estaba listo le poníamos en el interior algo de pólvora, luego lo vestíamos con ropas viejas. Colgábamos el Judas de un palo y lo quemábamos en las noches de San Juan y San Pedro. Entre vecinos bailábamos hasta que el muñeco era cenizas”.

    En enero, el 3 de Febrero se vestía de Carnaval. “Cercaban el medio del boulevard y dentro transcurría el corso. Los gurises de los colegios armaban carrozas con los carros rusos y los adornaban con flores naturales. La gente se disfrazaba y jugaba con espuma, serpentina y bombitas de agua. La última noche de corso era infaltable el entierro de carnaval”, recuerda con claridad Marta, y en su memoria aquel ajetreo chispeante vuelve a convertir a la calle en una fiesta. “En las noches de carnaval se oía llorar una mujer, se lamentaba y gemía tanto que el llanto se perdía a lo largo de toda la calle. Los días de entierro de carnaval aparecía la mujer con un niño en brazos, vestida de blanco, bajando la vía como si fuera una nube transparente”, narra Marta, a su modo, la popular leyenda de la llorona de Urdinarrain.

    Es tan importante el Boulevard 3 de Febrero para la ciudad que el 23 de septiembre de 1990 se inauguró frente a la plazoleta Presbítero J. Francisco Kaúl el Monumento de Los Murales del Centenario de Urdinarrain. A partir de ese momento la relevancia del Boulevard fue mayor por ser coronado con los 100 años del nacimiento de la ciudad.

    El cantero central del Boulevard 3 de Febrero es un parque lineal, de trece cuadras de extensión.

    Razón de ser

    Originalmente, este material fue un trabajo práctico del Taller de Especialización I: Redacción, que se dicta en el segundo año de la Licenciatura en Comunicación Social de la UNER. La carrera se cursa en la Facultad de Ciencias de la Educación.

    EL DIARIO ha accedido a difundir una selección de estos materiales porque entiende que están en sintonía con la idea de construir ciudadanía y sentido de pertenencia.

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave