18.4 C
Paraná
miércoles, agosto 17, 2022
  • Nacionales
  • Muy
Más

    El Gobierno cree que pueden revertirse los malos resultados

    Según anticipó la viceministra de Educación de la Nación, la recuperación de aprendizajes tendrá dos ejes principales, una intensificación de las horas de lectura, tanto en la escuela como en los hogares y la extensión de la jornada escolar en el ciclo primario.

     

    Redacción EL DIARIO / coordinació[email protected]

    La viceministra de Educación, Silvina Gvirtz habló de los resultados de las pruebas Aprender y admitió que son cifras “que duelen”. No obstante, señaló que para revertir tales resultados ya se pusieron en marcha una serie de medidas ancladas en dos ejes principales. Por un lado, la intensificación de las horas de lectura, tanto en la escuela como en los hogares, y por otro, la extensión de la jornada escolar en el ciclo primario, para lo cual “el gobierno nacional se hará cargo de la mayor parte de la inversión en los primeros meses”, dijo la funcionaria.

    En Entre Ríos, la implementación se hará luego del receso de invierno, de forma gradual. El nuevo plan incluirá a 184 escuelas y casi 30 mil estudiantes que se incorporarán al proyecto en 2022 y 2023. Así, se sumarán a las 281 instituciones educativas y más de 58 mil estudiantes que hoy ya tienen algún tipo de ampliación horaria en escuelas primarias de gestión estatal.

    Cada distrito tiene su particularidad, pero a la vez están integrados a una estrategia nacional. “Iniciamos una política, que es la primera vez que se hace en el Ministerio de Educación, de entregar a cada estudiante de la escuela primaria pública, de gestión estatal y cuota cero de gestión privada u oferta única, libros de lengua y matemáticas para que los chicos puedan estudiar mejor. Los alumnos se llevarán los libros a su casa para que trabajen lo que el docente les indique. Creemos que esta es una política indispensable porque nadie puede comprender lectura si no tiene libros. Cuando decimos que los alumnos no entienden un texto complejo, no se lo va a comprender si no se lo tiene. Esto es una manera además de ampliar el tiempo escolar”, señaló Gvirtz.

    –¿Cómo será la programación y los plazos para la entrega de esos libros?

    –Ya estamos haciendo las compras para el año que viene, este año ya entregamos 8 millones de libros y para setiembre próximo entregaremos libros de literatura infantil para los niños de nivel inicial, para que ellos puedan armar su biblioteca personal y los padres tengan libros de cuentos para leerles en sus casas. De esta manera los niños empezarán el proceso de alfabetización, que se empieza mucho antes que en la escuela primaria, se inicia en el nivel inicial. El año que viene vamos a hacer lo mismo con los alumnos de secundaria.

    –Además de intensificar las horas de lectura, ¿qué otro eje se abordará?

    –El segundo programa paralelo a éste es la ampliación del horario escolar en el nivel primario. Hoy el 86 por ciento de los chicos tiene sólo cuatro horas de clase, por lo que se va a pasar de cuatro a cinco horas por día, la que estará dedicada a la enseñanza de Matemática y Lengua. Esto es clave porque sólo los chicos de sectores más favorecidos tienen más de cuatro horas de clase. La idea es que todos vayan a las ocho horas por día, lo que estamos dando es el primer paso en esa dirección.

    Los problemas para comprender un texto aparecen entre aquello que más preocupa.

    En las aulas

    –¿Estas dos medidas alcanzan para mejorar los aprendizajes?

    –Estas iniciativas generan las condiciones necesarias para la mejora. Después obviamente está el trabajo del docente en el aula. Hay otros factores que son los factores asociados que hacen que un chico aprenda más y otro aprenda menos, como el nivel socioeconómico, la posesión de libros o la cantidad de horas de clase. Estas políticas responden a la investigación científica, son el resultado de lo que nos marcan los diagnósticos. Esto ocupará sin dudas el lugar central en la agenda de Educación y el foco se pondrá en Lengua y Matemática.

    –En las pruebas Aprender se observó un retroceso marcado en Lengua y una leve caída en Matemática, cuando por lo general esto se da al revés. ¿Qué interpretación realiza de estos resultados?

    –Nos vamos a poner a hacer una investigación más seria sobre por qué se perdió tanto el aprendizaje en Lengua y no tanto en Matemática. De lo que estuvimos mirando no encontramos aún una explicación. Lo que se dice como hipótesis es que la Lengua requiere una mayor socialización y la presencia de libros. Como muchos chicos no los tenían y tampoco podían ir a la escuela esto los afectó, pero nos gustaría confirmarlo científicamente.

    –La pandemia agrandó las desigualdades especialmente desde el punto de vista socioeconómico. ¿Esto es la causa de la brecha con los sectores más vulnerables que se vio en las pruebas?

    –El estrato social trae aparejado el primero de los factores asociados que es la desigualdad. Lo que demuestran las investigaciones es que hay una correlación entre problemas edilicios, cantidad de horas de clase con el nivel socioeconómico. Todos podemos aprender, pero claramente la oferta es mejor cuanto mejor sea el nivel socioeconómico y eso redunda en una tremenda injusticia. Lo que tenemos que garantizar es igualdad de oportunidades y el derecho a la educación para todos y todas.

    –¿Cuánto influyó el acceso a la tecnología en esta baja de rendimientos?

    –Si en el 2015 se hubiera continuado el plan de entrega de computadoras del Conectar Igualdad, posiblemente la pandemia no hubiera afectado tan fuertemente a los chicos de sectores carenciados. A fines del 2015 habíamos entregado 5.320.000 computadoras. Ahora retomamos el plan y entregaremos un millón y medio en el nivel medio y en educación especial. En secundaria estamos abocados a la alfabetización digital.

    Nueva evaluación

    –¿De qué manera las provincias están colaborando en este programa de recuperación de contenidos? ¿Se piensa realizar otra evaluación antes de terminar el año?

    –Casi todas las provincias tienen programas propios de recuperación de contenidos y eso es algo que ayuda mucho. Antes de fin de año habrá una evaluación específica para el nivel secundario. Habrá un Aprender Secundaria para saber cómo impactaron estos programas de recuperación en los alumnos. Los datos de la prueba Aprender no nos sorprendieron, pero sí nos dolieron. Nadie aprende a leer sin libros ni nadie podía estudiar sin computadoras, todo esto duele. Por eso trabajamos en una política que requiere una inversión muy importante del gobierno nacional. Las diferencias de aprendizajes a nivel país son por el nivel socioeconómico y hacia ello apuntamos.

    El lento regreso

    –A más de un año que las escuelas volvieron a abrir, ¿qué cantidad de chicos aún están sin escolarizar?

    –Del millón de chicos que estaban afuera del sistema tras la pandemia, a marzo pasado habían retornado 800.000 y los datos que vamos a recibir el mes que viene son muy alentadores. De todas maneras, no estará bien hasta que ninguno de los chicos que quedó a afuera de la escuela esté adentro otra vez. Pensamos una serie de modificaciones a futuro entre ellas en el nivel medio, para lograr mejorar la calidad de la enseñanza en lo cual está trabajando el Consejo de Calidad Educativa.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave