12 C
Paraná
lunes, agosto 8, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    La Ocampo

    Amelia Galetti

    [email protected]

     Con el placer de leer primero y escuchar luego, me detengo un momento para expresar y compartir la belleza y profundidad de una novela. El título La Ocampo, su autora Elina Cabrera Anderson.

    Un trabajo que expresa una estética literaria en su narrativa amena y cordial; podemos decir vecina y plena de calidez que nos devela el alma de una protagonista de la vida cultural argentina, Victoria Ocampo.

    Elina nos revela la faceta más humana y sensible de una mujer devoradora y difusora de cultura, pero además, luchadora por el rol y los derechos de la mujer.

    La obra transcurre en tiempo cronológico, señalando momentos clivajes de Argentina y el mundo que vive, abrumado el tiempo de las guerras mundiales, la guerra civil española, los exilios y los autoritarismos políticos. Si bien, por debajo de ese tiempo tempestuoso, transcurre otro tiempo, en el que la autora se detiene. Y es la instancia de una vida cultural densa de inquietudes y producciones. Es en este tiempo que Elina dimensiona la grandeza de una Victoria como propulsora de escritores, pensadores y músicos.

    Una novela histórica que revela una profusa tarea heurística de lecturas; esa gama de obras literarias e historiográficas y la riqueza de un acervo documental exhaustivo. Todo el bagaje de testimonios que le es útil a la autora para narrar una vida, desde su comunión hasta su muerte (1898-1979). Victoria Ocampo, una mujer irreverente para su tiempo, avasallante de acciones, desenfadada y apabullante en búsqueda permanente de la libertad; una vanguardista que corre delante del tiempo, que marcha a contratiempo de la historia.

    Elina nos muestra a través de una ágil y placentera narrativa una “Ocampo” que está más allá de su estilo burgués, distante y perteneciente a una encumbrada familia de clase alta; por el contrario, nos devela una mujer sensible, plena de aspiraciones culturales, batalladora de su propia guerra interior, avasallante, combativa y humana.

    A “La Ocampo” , esa designación desatenta pronunciada por los adversarios culturales y sociales, Elina la desembala en su esencia eminentemente humana, la “carnaliza”, devolviéndonos una Victoria Ocampo, señora de la cultura, tan apasionada por lo universal como por lo propio, lo argentino, pero sin el ropaje de chauvinismo bizarro.

    “La Ocampo” una obra que desmitifica para bien, la figura de una mujer emblemática, escritora, mecenas y feminista. Una novela a leer y a través de su lectura poder compartir las vibraciones del alma de Victoria, pensar sus ideas y vivir sus pasiones. Gracias Elina por esta gota de belleza y sensibilidad.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave