Chuzo y Chuzito, el título en familia

90

El campeonato alcanzado por Instituto de Córdoba suma otro hito importante. Luciano “Chuzito” González emuló a su papá, quien en 1990 había dado la vuelta olímpica. Los antecedentes son pocos. “Es un regalo del día del Padre que lo disfruto a lo grande”, dijo Luis “Chuzo” González.

PABLO ROCHI | coordinació[email protected]

La Liga Nacional sigue alimentando grandes historias. El título alcanzado por Instituto de Córdoba sirvió para engrosar un registro que en si cuenta con pocos protagonistas. Se trata de padres e hijos campeones de esta competencia, un logro que hasta aquí ha sido para pocos.

Quienes se sumaron a esta corta lista son Luis “Chuzo” González y Luciano “Chuzito” González, los entrerrianos que, coincidentemente, levantaron la copa con equipos cordobeses, Atenas e Instituto, respectivamente.

Luciano González se sumó a la cosecha que también había alcanzado su papá Luis. Aquel tremendo goleador conquistó la Liga Nacional temporada 1990.

Hay que retroceder en el tiempo para encontrarse con dos antecedentes similares de “padres e hijos campeones”. Así como los González también quedaron grabados para siempre Jorge Mario “Pantera” Ferrini y su hijo Federico “Panterita” Ferrini y Fernando Esteban Prato y su hijo Patricio Prato (Ver recuadro).

El llanto del “Chuzito” González tras el triunfo de Instituto en el quinto y último encuentro ante Quimsa en Santiago del Estero lo decía todo. El escolta paranaense tenía un nudo en la garganta y una espina clavada tras la final perdida con “La Gloria” en la Liga 2018/2019, campeonato que quedó para San Lorenzo tras siete partidos de máximas tensiones.

Nacido el 1 de enero de 1990 en Paraná, “Chuzito” venía de ganar en el ámbito internacional en su reciente paso por Flamengo: se adjudicó la Liga de Brasil y la Champions League de las Américas. En este sentido, a nivel internacional también emuló a papá Luis, quien con Atenas fue campeón sudamericano, en 1993.

ENTRERRIANOS CAMPEONES

El título alcanzado por Instituto de Córdoba significó que la lista de entrerrianos campeones se amplíe a diez jugadores. Luciano González se sumó a Sebastián Uranga, Luis González, Horacio Borghese, Daniel Farabello, su hermano Claudio Farabello, Paolo Quinteros, Leandro Palladino, Raymundo Legaria y Sebastián Vega.

Cuatro de ellos encabezan la lista de los más ganadores: Sebastián Uranga, Leandro Palladino, Raymundo Legaria y Paolo Quinteros, todos con tres títulos en la Liga Nacional.

El paranaense Uranga logró su primera vez en 1.985, en la primera edición de la Liga Nacional. Fue con Ferro, con quien repitió en 1.989, especial porque fue bajo la dirección técnica de León Najnudel, el creador de la Liga Nacional y su “padre” basquetbolístico.

La tercera conquista fue en la edición 95/96, con Olimpia de Venado Tuerto. Allí compartió equipo con Lucas Victoriano, hoy DT de Instituto. Victoriano es el primero en conseguir título como jugador y como entrenador.

Leandro “Torito” Palladino, nacido en Concepción del Uruguay, ganó con Atenas de Córdoba, en la 97/98 y 98/99. También festejó con Boca, en la 2.006/07,  equipo que tuvo otro entrerriano, Raimundo Legaria. El base de Gualeguaychú fue campeón con tres elencos diferentes: Boca, Ben Hur de Rafaela y Peñarol de Mar del Plata.

En Ben Hur lo hizo en la 2004/05, en Boca en la 2006/07 y en Peñarol en la 2009/10. Un dato llamativo: en todas las consagraciones compartió plantilla con Leonardo Gutiérrez. Hoy, Gutiérrez y Legaria son DT y asistente de Ciclista Olímpico de La Banda.

Paolo Quinteros también lo hizo con diferentes clubes. En la 2000/01 celebró con Estudiantes. Después repitió con Boca Juniors en la 2.003/04 y su último gran logro fue en la edición 20013/14 con Regatas Corrientes.

HAY MÁS

Los colonenses Daniel y Claudio Farabello, y Sebastián Vega, de Gualeguaychú, registran dos títulos en la Liga Nacional.

Claudio, el mayor de los Farabello, tuvo su primera vez con Boca Juniors, en la edición 1996/97. Después compartió vuelta olímpica con su hermano Daniel en Estudiantes de Olavarría en la edición 1999-2.000.

Estudiantes repitió consagración en la Liga 2000/01, sin Claudio pero con Daniel.

Sebastián Vega ganó campeonato en la 2009/10 con Peñarol de Mar del Plata y volvió a levantar el trofeo en la versión 2014/15 con Quimsa de Santiago del Estero.

Luis González, nacido en Villaguay, y Horacio Borghese, de Paraná, festejaron juntos en Atenas de Córdoba, en 1.990.

“Chuzo” González no la tuvo fácil en aquella Liga. Tuvo que reemplazar al gran ídolo de Atenas, Héctor “Pichi” Campana. Al principio chocó con las exigencias del público, luego terminó siendo un pilar fundamental.

“Sufrí mucho pero también lo disfruté”

Nacido en Villaguay, Luis “Chuzo” González fue el primer goleador argentino que tuvo la Liga Nacional, con Echagüe en la temporada 1987/88. Promedió casi 29 puntos por partido. Una locura. También con Echagüe terminó como máximo artillero de la Liga B, en 1995.

Hasta ahora, González es el único jugador argentino en terminar como máximo goleador en las dos categorías más importantes del básquet argentino.

Su hijo Luciano acaba de consagrarse campeón de la Liga Nacional con Instituto, por anticipado un lindo regalo por el Día del Padre.

-¿Cómo viviste el 5° partido y el campeonato de Luciano?

-Viví sensaciones encontradas. Fue una temporada difícil para Luciano. Fue un alivio en lo personal. Lograr un título en una temporada complicada no es para cualquiera. Por eso es un orgullo. Sufrí mucho pero también lo disfruté mucho por todo lo que tuvo que bancarse.

-Hicieron historia con este título. Los González, padre e hijos, campeones de la Liga Nacional.

-Soy un agradecido a la vida y al deporte. Como jugador soñaba fervientemente ganar un título en la Liga Nacional y lo hice. Y mi hijo también. Luciano fue campeón en Brasil y ahora en Argentina. La alegría que tengo es inmensa. En nuestro país no muchos padres e hijos disfrutaron de haber alcanzado el título. No caigo que quedamos en la historia por estos logros, siendo que es tremendamente difícil ganar en Argentina. Si uno repasa, hay jugadores que han sido de selección Argentina y han sido tremendo basquetbolistas, y sin embargo no saben lo que es salir campeón. Eso te demuestra lo difícil que es.

-Día del padre….Luciano te hizo un lindo regalo.

-Es un regalo que lo disfruto a lo grande. Uno debe acompañar siempre a su hijo, y no importa si gana algún título. Hay que estar junto a ellos y disfrutar cada vez que juegan. El deporte educa. Tengo una familia que vive muy intensamente el deporte y eso es una satisfacción grande. El título de Luciano ha sido un regalo muy lindo, pero ese logro me pone feliz porque es todo de él. Sé el esfuerzo que hizo para llegar a esto. La humildad y sacrificio siempre te premia.

La familia González se sumaron a otros dos registros de padres e hijo campeones en la Liga Nacional

En 1984, durante la Liga de Transición, Jorge Mario “Pantera” Ferrini se consagró campeón con el recordado Deportivo San Andrés. Su hijo Federico “Panterita” Ferrini levantó el título de la Liga Nacional 2008/09 jugando para Atenas de Córdoba.

El otro antecedente se remonta a 1987. Aquella Liga, un experimentado Fernando Esteban Prato fue parte del plantel de Atenas que terminó con la hegemonía de Ferro Carril Oeste y logró su primer título.

Su hijo, Patricio Prato repitió logro en las Ligas 1997/98 y 1998/99, también con Atenas.