14.8 C
Paraná
domingo, julio 3, 2022
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    OIANT: Detrás de la música precolombina y nuevas tecnologías

    El director Ignacio `Nacho´ Garassino acompañó durante 14 años a la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías y como síntesis de su experiencia salió la película «Oiant, música para un futuro ancestral», en la que muestra la intimidad tanto ideológica como artística del grupo.

     

     

    El director Ignacio Nacho Garassino acompañó durante 14 años a la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías (Oiant) de la Untref y como síntesis de su experiencia salió la película «Oiant, música para un futuro ancestral», que se estrenó ayer en salas y en la que muestra la intimidad tanto ideológica como artística del grupo.

    «La motivación que encontré para hacer el documental es que con la orquesta tenemos una visión bastante parecida de Latinoamérica, la historia y el destino humano. La visión tiene que ver con que sin despreciar la Cultura universal, recupera las memorias precolombinas con miras al futuro. Y no con una banalización idealista», postuló el cineasta.

    En total Garassino contó con 1000 horas de grabaciones, entre lo propio, el archivo y lo que filmó para la película. En sí, la cinta toma como principal línea narrativa los shows y sus preparativos en Cusco y Machu Pichu.

    A medida que la orquesta se prepara para los conciertos, se indaga en la historia del grupo fundado por el compositor Alejandro Iglesias Rossi, a quien a los 20 años, John Cage le dedicara un poema por su visión de la música.

    Iglesias Rossi recorrió el mundo y en un momento decidió regresar a Argentina para iniciar esta experiencia que hoy cuenta con músicos de varios países.

     

    MIRADA POLÍTICO-ESPIRITUAL

    «Partimos de una mirada político y espiritual común. No es que queremos volver a la sociedad incaica, sino que tenemos que saber qué era eso para saber hacia donde vamos y aprovecharlo para el futuro. No se trata de algo folclórico, sino de linkearlo con la vanguardia tecnológica. Hay un bagaje que puede ser llevado al futuro», dijo el director.

    Además de músicos, los integrantes de Oiant son investigadores y constructores de sus propios instrumentos. Hoy, museos del mundo los llaman para que reconozcan algunos objetos que se pensaban como vasijas, pero que en realidad eran instrumentos musicales.

    En Perú, por ejemplo, una de las cunas de la organología precolombina, Oiant dictó talleres para la fabricación de los instrumentos.

    «Para ser miembro de la orquesta -explicó- te tenés que construir tus propios materiales. Es algo de la Europa premedieval y de los músicos precolombinos. No iban a Yamaha a comprarse una guitarra. Es algo político y creemos que va a enriquecer nuestro futuro latinoamericano».

    Así, en su película, Garassino da cuenta de la relevancia internacional de la Oiant, con giras que los llevaron, por ejemplo, a tocar en el Desierto del Sahara. Sin embargo, no fue sencillo que el grupo aceptara la propuesta del documental.

    “Me preocupa que en Argentina se los conozco tan poco, teniendo tanto reconocimiento internacional. Con las armas del cine, quise ayudarlos y ayudarme”, explicó Garassino a Télam sobre este trabajo que “además de lo estético, fue muy fatigoso en lo técnico”.

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave