14.8 C
Paraná
domingo, julio 3, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    No bajar los brazos, fue la clave

    El crespense Brian Calderara, actual jugador de fútbol de Barracas Central, contó parte de su trayectoria deportiva. Habló de su duro camino hacia Primera División y dejó en claro sus sueños.

     

    KEVIN RIVERO / [email protected]

     

    Hasta el año pasado, Brian Calderara, con 23 años, todavía no había cumplido uno de sus principales objetivos, jugar en Primera División. Atravesó momentos difíciles, esos que se generan cuando tu propia cabeza te juega una mala pasada y se crea una tormenta que, en muchas ocasiones, es muy compleja dejar atrás. Sin embargo, no se detuvo de ningún modo y siguió trabajando intensamente como lo hizo desde el primer día que se unió a las divisiones inferiores de la Asociación Deportiva y Cultural de Crespo, pero esta vez vistiendo los colores del Club Atlético Rafaela, en la Primera Nacional.

     

    “Cuando estás mal, te replanteas un montón de cosas y a veces pensaba si realmente era el camino que tenía que seguir porque ya estaba quedando grande. Sentía que a mí siempre me tocaba el camino más largo, que todo me costaba mucho más, pero nunca agaché la cabeza y no bajé los brazos”, dijo en el comienzo de un diálogo ameno que mantuvo con MUY.

     

    En enero de este año, recibió un llamado que cambió su historia. Dejó la localidad santafesina y se mudó a Buenos Aires para poner su firma en el vínculo que mantiene actualmente, con el Club Atlético Barracas Central, una institución recientemente ascendida que está escribiendo sus primeros capítulos en la máxima categoría del fútbol argentino.

     

    Con 24 años, el joven que concluyó su formación en Newell’s Old Boys de Rosario debutó en el “Guapo” el 15 de febrero, en un encuentro que finalizó con derrota de su equipo frente a Lanús, en el marco de la segunda jornada de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol. Luego, con el transcurso de los partidos, el lateral izquierdo se afianzó en el once titular y se convirtió en una pieza clave en el sector defensivo. “Estoy viviendo algo que soñé toda mi vida. Realmente, logré cumplir un sueño porque estoy en un club de Primera División, tengo continuidad y en el último tiempo jugué muchos partidos. Es algo que siempre busqué”, contó.

     

    -¿Pensaste en dejar de jugar al fútbol cuando viviste esas situaciones complicadas?

    -No, nunca pensé en dejar de jugar al fútbol porque sabía que en algún momento me iba a llegar una oportunidad para mostrarme. Primero, no se me dio en Newell’s y es una cuenta pendiente que me quedó porque soy hincha de ese club. Después llegó una chance en una institución grande que está en el ascenso como lo es Atlético Rafaela y pude hacerlo.

     

    -¿A qué te aferraste para seguir adelante?

    -Al trabajo. Siempre fui conciente que la única manera de salir adelante era redoblando los esfuerzos y trabajando más para mejorar. En esos momentos duros siempre es fundamental tener a personas que te ayuden a seguir, y siempre estuvieron mi familia y mis amigos.

    En el camino me han pasado un montón de cosas que me hicieron pensar sobre mi situación, pero, por suerte, el tiempo dio sus frutos y estoy disfrutando muchísimo este momento.

     

    -¿Cómo viviste los primeros partidos en Primera División? ¿Costó la adaptación?

    -Creo que a todos nos ha costado al principio. La adaptación al ritmo de juego de Primera División no es sencilla, y sobre todo para nosotros que la mayoría veníamos del ascenso. En otras categorías el juego se siente mucho más físicamente, y se lo puede notar en los partidos de Copa Argentina, cuando se enfrentan a equipos de Primera. Después de las fechas iniciales del torneo pasado, nos pudimos acomodar, fuimos creciendo en líneas generales y realizamos una muy buena copa, quedando a muy pocos puntos de obtener la clasificación para disputar los cruces de cuartos de final.

     

    -En este período se han hablado muchas cosas de Barracas Central, pero, ¿con qué institución te encontraste?

    -Me encontré con un club muy ordenado, con una buena estructura desde lo dirigencial y los objetivos muy claros hacia dónde tenemos que ir. Estoy agradecido por el lugar que me dieron y solamente tengo cosas positivas sobre esta institución”.

     

    -Por último, ¿cuáles son tus próximos objetivos?

    -Estamos muy ilusionados con esta campaña. Nos consolidamos como equipo, tratamos de jugar de igual a igual con nuestros recursos a todos los rivales, y queremos tener un buen desempeño para dejar de pensar en la permanencia y meternos en alguna copa internacional. Vamos por todo y deseamos hacer historia en la institución.

    TRAYECTORIA

    El lateral izquierdo oriundo de Crespo surgió deportivamente en la Asociación Deportiva y Cultural, y se trasladó a Rosario cuando tenía 17 años para continuar su proceso formativo en Newell’s Old Boys.

    Sin lugar en la institución rosarina, encontró rodaje y desplegó un gran nivel en Atlético Rafaela, jugando cerca de 20 partidos en Primera Nacional, lo que le permitió dar el salto hacia la élite del fútbol argentino.

    En Barracas Central realiza su primera experiencia en Primera División y ya lleva más de una decena de partidos disputados entre la Copa de la Liga Profesional, la Copa Argentina y la actual Liga Profesional de Fútbol.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave