11.4 C
Paraná
viernes, octubre 7, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    La ONU pide mayor protección social para la niñez

    La Organización de las Naciones Unidas (ONU) brinda algunos detalles que ilustran el cuadro de situación en una fecha idéntica al nacimiento de Ana Frank, niña judía víctima del Holocausto.

     

    El Día Mundial Contra el Trabajo Infantil se conmemora cada 12 de junio a nivel mundial, bajo una problemática que está lejos de erradicarse.

    En su página web, la ONU pide una mayor inversión «en los sistemas y planes de protección social, a fin de establecer pisos de protección social sólidos y proteger a los niños contra el trabajo infantil», en momentos que esta problemática posee 160 millones de niños en situación de trabajo infantil, lo que representa 1 de cada 10 en todo el mundo. Además, el organismo manifestó que, casi el 75% de los niños -1.500 millones-, no tiene una protección social.

    En sintonía, África en el continente que domina el ranking con 72 millones de niños que están en situación de trabajo infantil y, junto a Asia y Pacifico, reúnen a 9 de 10 niños en esta situación dentro de todo el mundo. Este número baja a 5 de cada 10 en América, 4 en Europa y Asia Central y 3 en los Estados Árabes.

    El Día Mundial Contra el Trabajo Infantil busca concientizar ante una problemática que considera a «niños trabajadores cuando son demasiado jóvenes para trabajar o participan en actividades peligrosas, que pueden comprometer su desarrollo físico, mental, social o educativo», según lo dicho por la ONU en su sitio oficial y UNICEF agrega que se trata de actividades «que les roban tiempo de juego y que les apartan de la educación».

    En el país

    En Argentina, la Ley N.º 26.390 sancionada el 4 de junio de 2008, llamada «Prohibición del Trabajo Infantil y Protección del Trabajo Adolescente» se pliega a esa medida. Se prohíbe este tipo de empleo como lo fija en el artículo 2 de la norma: “Queda prohibido el trabajo de las personas menores de dieciséis (16) años en todas sus formas, exista o no relación de empleo contractual, y sea éste remunerado o no”.

    Además, penaliza a los empleadores que se aprovechan, económicamente, del trabajo de menores con penas de hasta cuatro años de cárcel. Sin embargo, la Ley fija una excepción en su artículo 189 bis: “Las personas mayores de catorce (14) y menores a la edad indicada en el artículo anterior podrán ser ocupados en empresas cuyo titular sea su padre, madre o tutor, en jornadas que no podrán superar las tres (3) horas diarias, y las quince (15) horas semanales, siempre que no se trate de tareas penosas, peligrosas y/o insalubres, y que cumplan con la asistencia escolar. La empresa de la familia del trabajador menor que pretenda acogerse a esta excepción a la edad mínima de admisión al empleo, deberá obtener autorización de la autoridad administrativa laboral de cada jurisdicción”.

     

    La relación con Ana Frank

    El Día Mundial Contra el Trabajo Infantil está fijado el 12 de junio, pero ese mismo día también se conmemora en la Argentina el Día de los Adolescentes y los Jóvenes por la Inclusión Social, la Convivencia contra toda forma de Violencia y Discriminación, en homenaje al nacimiento de Ana Frank, víctima del Holocausto, que guarda una relación con ambas citas en este acontecimiento de lucha por los derechos de niños, niñas y adolescentes.

    Annelies Marie Frank nació el 12 de junio de 1929 en Frankfurt am Main, Alemania y, durante sus primeros cinco años de vida, vivió con sus padres Otto y Edith Frank junto a su hermana mayor, Margot, a las afueras de esa ciudad europea. Sin embargo, la asunción de los nazis al poder en 1933, produjo la huida familiar a Ámsterdam.

    Nueve años después, los alemanes comenzaron a deportar a los judíos de Países Bajos hacía los campos de exterminio, y la familia permaneció escondida. Mientras Ana Frank escribió un diario de sus experiencias durante esos meses, hasta que atraparon a su familia con otros cuatro judíos más que vivían con ellos. El 4 de agosto de 1944 los detuvieron y, el 3 de septiembre, partieron en el último tren que salió desde Westerbork al campo de exterminio de Auschwitz. La madre de Ana falleció en enero de 1945, mientras que ella murió entre febrero y marzo de 1945, a pocos días de que se concrete la liberación por parte de las tropas británicas del campo de exterminio de Bergen-Belsen, donde estaba ubicada junto a su hermana, también fallecida a los 19 años.

    El único sobreviviente de la familia fue su padre, Otto, luego de ser liberado de Auschwitz por las fuerzas soviéticas el 27 de enero de 1945. A su vuelta a Ámsterdam, una de las ciudadanas neerlandesas que colaboraron durante su momento de ocultamiento, Miep Gies, le acercó los escritos que había realizado su hija en su época de huida familiar. Este texto cumplirá 75 años de su lanzamiento como «El diario de Ana Frank», el 25 de junio próximo.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave