20.6 C
Paraná
miércoles, julio 6, 2022
  • Política
  • Nosotros
Más

    Intolerancia

    Al final de la audiencia grupos no identificados agredieron a los defensores.

     

    Néstor Belini 

     

    La audiencia de ayer fue muy rica en cuanto a los argumentos jurídicos y dogmáticos que ambas partes cruzaron con respeto y solvencia. Todo se vio empañado por el accionar de un grupo de mujeres y un joven que tras la finalización de la audiencia exhibieron carteles pidiendo que Urribarri sea puesto en prisión, gritando consignas a favor de la destituida fiscal, Cecilia Goyeneche, y apreciaciones agraviantes contra los defensores.

    Vale plantear y reflexionar que estas personas ingresaron a la sala de audiencias como “público”. Sin embargo, sacaron fotos y filmaron a los defensores ante la mirada impávida de los funcionarios policiales y el mismo juez. Vale reconocer que éste reaccionó cuando el murmullo incesante se transformó en airado reclamo.

    Este cronista cubre audiencias en Tribunales hace más de una década. En esos años he aceptado, planteando mi discrepancia, decisiones que limitan el ejercicio de la profesión, nada más y nada menos que informar a la sociedad de temas de interés público. Ayer vi como un grupo de ciudadanos utilizaban celulares, que está expresamente prohibido en los salones de audiencias, y exhibieron carteles con lemas que daban cuenta de un interés particular. Vi que a familiares de víctimas de un crimen o un delito culposo se les negó ingresar a la sala por vestir una remera con el rostro del familiar o una leyenda procurando justicia. Vi cómo se les limita el ejercicio del periodismo a colegas impidiendo reingreso a la sala una vez que se egresó. Tal vez hay una jurisprudencia que desconozco, que determina que hay “públicos” que merecen un trato indulgente y otros que requieren mano dura.

    La intolerancia del referido grupo no cesó cuando se agotaron de gritar en el salón de audiencias, sino que continuó con agravios e intimidaciones a los defensores, varios de ellos adultos mayores con prestigiosas carreras en el foro local, todo ante la pasividad de los funcionarios policiales y los fiscales, que nada hicieron para apaciguar la ferocidad del “público”.

    No es descabellado pensar que el fanatismo que motiva a este “público” abreva en información sesgada que solo atina a alimentar el odio y el desprecio por el debido proceso y el respeto de las garantías que tenemos todos los ciudadanos. Ayer se pudo escuchar expresiones como “ahora viene lo peor” previo a los alegatos de las defensas o “dan asco” por los argumentos de aquellas. Ambas, son la prueba palmaria de la intolerancia que anima a algunos sectores de la sociedad, tal vez nostálgicos de los “juicios sumarios” que remiten a ominosas épocas de la historia nacional.

    Fiscalía apeló el sobreseimiento de tres funcionarios acusados de corrupción

     

     

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave