11.4 C
Paraná
lunes, julio 4, 2022
  • Economía
  • Nosotros
Más

    Peripecias de clientes y comerciantes en un complejo contexto económico

    Salir a la calle demuestra, cada día, la difícil realidad económica que atraviesan muchos ciudadanos cuando se acercan a los comercios para adquirir algún producto. Los comerciantes, por su parte, siguen atentos el comportamiento de potenciales clientes.

     

    SANTIAGO DALZOTTO
    [email protected]

    Es casi como una costumbre hoy en día, antes de entrar a cualquier lugar, observar los precios de los productos o realizar la consulta correspondiente para tomar una decisión. Es evidente cómo aumenta la atención de los ciudadanos en su economía, naturalmente ligada a los salarios que perciben.

    EL DIARIO realizó una recorrida por el microcentro de Paraná y habló con varios comerciantes, quienes expresaron de alguna manera las diferentes situaciones con las que se encuentran a diario, frente a los clientes.

    Lo primero que se señala es, luego de la pandemia un antes y un después en la economía personal que se refleja en los recaudos que se toman previo a realizar una compra. “Antes cuando veíamos una larga fila en el banco, sabíamos que esa gente salía de cobrar y pasaba por los comercios. Ahora eso no sucede”, expresó el secretario de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná, Marcelo Ruggeri.

    La respuesta lleva a indagar por las condiciones que conforman esa realidad.

    Lo primero que nos responden los propios comerciantes es, por un lado la alta inflación y el aumento de los productos que generan un gran desfasaje con los salarios de los trabajadores.

    Por otro lado, persiste un temor luego de la pandemia, que lleva a cuidar los ingresos. Esto claramente repercute en el descenso de las ventas que es la principal preocupación de la mayoría de los comerciantes.

    MENOS COMPRAS. Tal como lo remarcan los mismos comerciantes, la principal causa de este panorama es la inflación que hace que a la gente se le haga muy complicado que le sobre algún dinero para salir de compras.

    Es una realidad que sin lugar a dudas golpea a la mayoría de los vecinos por igual y esto repercute inmediatamente en el movimiento comercial.

    “Ahora hay mucha gente en los bancos, pero no se diseminan más como antes por el centro”, lo que demuestra el cuidado que tienen con su dinero.

    “La gente no saca la plata que cobra para comprar. Ahora buscan algo que puedan necesitar muy puntual y se vuelven a la casa”, señaló Ruggeri haciendo una comparación con otros momentos, por ejemplo antes de la pandemia.

     

    “Cada día le gente cuida más su plata”, señaló a EL DIARIO Marcelo Ruggeri, integrante de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná. (fotos: Juliana Faggi)

    UN CAMBIO. Luego de la pandemia, la gente volvió a salir a la calle de a poco, pero se notó un cambio muy importante en el movimiento comercial.

    “Hubo un cambio grande porque la gente dejó de limitarse para venir al centro y entrar a los negocios, o sea, después de que se liberaron todas las restricciones, hubo momentos en los que la gente salía de compras los fines de semana. Ahora, los sábados, la gente anda, viene, circula y si puede compra”, puntualizaron los consultados en el microcentro.

    “La circulación volvió a ser lo normal, pero a la gente le cuesta mucho tener la plata para comprar”, resaltó Ruggeri a EL DIARIO.

    AUMENTOS. Según el relevamiento periodístico, en líneas generales, los locales de indumentaria y calzado, en particular, aumentan los precios de sus productos de acuerdo a lo que informan las fábricas

    Explicaron que en ocasiones, los nuevos precios llegan cuando la mercadería ya ingresó al local, entonces no se reflejan inmediatamente,

    Uno de los puntos a favor que por ahí tienen los principales rubros que trabajan en el microcentro, es que los precios no aumentan todos los días como ocurre en un supermercado.

    En el rubro zapatería, hay reposiciones que vienen con un precio distinto, pero no aumenta todo permanentemente, explicaron, sin dejar de señalar que las fábricas aumentan permanentemente porque los costos van aumentando: insumos, sueldos, impuestos, etcétera.

    Destacaron que el costo que tiene un impacto muy importante en el precio de los productos es el transporte.

    HORARIOS. Atendiendo a esta época del año, la mayoría de los comercios están trabajando en doble turno, interrumpiendo la actividad al mediodía.

    Hay algunos negocios, muy pocos, que hacen horario de corrido. En estos casos, el personal se distribuye como para poder abrir a las 8.30 y cerrar a las 20.

    En general, es habitual que los vecinos en Paraná, en las primeras horas de la tarde permanezcan en sus domicilios y salgan de compras después de la media tarde. De ahí que la mayoría de los comercios atienden de 8.30 a 12.30 y por la tarde de 16 a 20 horas.

    Cuando la consulta apunta a conocer si conviene abrir las puertas del comercio en los días feriados, la mayoría de los comerciantes coinciden en una mirada negativa. En principio, aducen que hay muy poco transporte urbano por lo que la gente no llega al centro, y además, porque prefiere no salir. Algún matiz se presenta cuando el feriado recae en un sábado, que en un día que los vecinos tienden a salir.

    Las respuestas varían. “Los feriados entre semana no conviene abrir porque la gente no viene y los costos son el doble”, resaltó Diego, otro de los comerciantes entrevistados.

     

    FOTOS Juliana Faggi.

    F1

    “Cada día le gente cuida más su plata”, señaló a EL DIARIO Marcelo Ruggeri, integrante de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná.

     

    F2. Juliana Faggi.

    Una difícil realidad repercute en el movimiento comercial.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave