31.7 C
Paraná
domingo, noviembre 27, 2022
  • Entre Ríos
  • Muy
Más

    Salud mental: el largo camino hacia un cambio de paradigma

    Adecuar los servicios sanitarios provinciales a las exigencias de la ley nacional de salud mental obliga a una serie de modificaciones organizacionales, pero sobre todo a un profundo cambio cultural que involucra también a la sociedad en su conjunto. En ese sentido, una experiencia en Concepción del Uruguay alienta expectativas, en medio de un proceso de transformación que se presenta arduo.

     

    Mónica Borgogno

    [email protected]

     

     

    Las enfermedades mentales son afecciones que impactan en el pensamiento, en los sentimientos, en el estado de ánimo y el comportamiento de las personas.

    Una característica es que los padecimientos mentales pueden ser temporales o crónicos, y que pueden afectar la capacidad de relacionarse con los demás.

    Las estadísticas dicen que una de cada cuatro personas en el mundo padece o padecerá a lo largo de su vida, algún trastorno mental.

    Este dato puede conjugarse con otro: según lo relevado por la Organización Mundial de la Salud, dos tercios de quienes demandan atención, no la reciben. La deducción es simple: por un lado, los problemas de salud mental no son situaciones excepcionales, ni atañe a unos pocos; y por otra parte, aún resta mucho por hacer para que cualquiera pueda tener derecho a acceder a un tratamiento y asistencia.

    En Argentina existe la Ley Nacional N° 26.657 de Salud Mental, sancionada en 2010, que establece la realización de un sinnúmero de ajustes y adecuaciones del sistema sanitario para abordar la salud mental precisamente desde una perspectiva de derechos. La norma propone, entre otros puntos, una modalidad de abordaje interdisciplinario en los distintos efectores de salud y centros de atención primaria; un incremento progresivo de las partidas destinadas a salud mental -hasta alcanzar el 10 % del presupuesto total de salud-; así como la prohibición de crear manicomios, neuropsiquiátricos o instituciones de internación monovalentes, públicos o privados.

    En la última reunión del Consejo Federal de Salud Mental, Entre Ríos desarrolló aspectos vinculados a los principales avances y desafíos de la adaptación a la normativa vigente. Esta circunstancia justifica el diálogo que mantuvo EL DIARIO con el psiquiatra Carlos Berbara, responsable de la Dirección General de Salud Mental de la provincia.

    –¿Cuáles son las principales dificultades para adecuarse a la ley de salud mental?

    –Los escollos en la provincia pasan por transformar y adecuar los cuatro grandes hospitales monovalentes que tenemos: el de Diamante, Federal, Rosario del Tala y Paraná. Es ahí donde tenemos que profundizar la transformación de nuestras prácticas para que las prestaciones en salud mental se adecuen a la nueva normativa y no se ofrezcan solo en unos pocos lugares, sino en los más de 60 hospitales generales y en los 350 centros de salud de primer nivel de atención, que funcionan en el territorio entrerriano.

    Esto va de la mano de la transformación de esos hospitales en dispositivos sustitutivos de las lógicas manicomiales, una ardua tarea que se viene desarrollando. En ese sentido, desde nuestra Dirección estamos capacitando y dotando de herramientas en materia de creación de servicios de salud mental en hospitales generales.

    FORMACIÓN

    –¿Está el sistema de salud preparado para atender a personas con algún padecimiento mental?

    –En lo que respecta a capacitación, Entre Ríos viene siendo destacada a nivel nacional por el crecimiento de sus residencias interdisciplinarias de salud mental. De hecho, la mayor parte de la inversión salarial destinada a residentes, es para quienes se están formando y especializando en salud mental. Incluso, se abrieron nuevas sedes para dicha formación en hospitales generales (Gualeguaychú y Concordia), cuando históricamente estas residencias se hacían solo en el Hospital Escuela de Paraná.

    Otra línea de trabajo es la sensibilización que realizamos con el resto de trabajadores, distribuyendo protocolos de acción y capacitando equipos. También los residentes, que son más de 90, rotan y tienen intervención activa en distintos ámbitos del territorio provincial.

    Asimismo, desarrollamos instancias de capacitación intersectorial para maestras y maestros de distintos niveles de enseñanza; para las fuerzas de seguridad; y la Justicia. Lo que se promueve son diferentes modos de afrontar la salud mental.

     

    ¿Qué experiencia destacaría en materia de abordaje?

    –Por ejemplo, que un municipio como Concepción del Uruguay haya definido crear un área de salud mental es un avance importante en ese sentido.

    Respecto del ejercicio interdisciplinario e intersectorial, mencionaría la consolidación de superestructuras como el Consejo Consultivo Honorario de la ley nacional, en el que traen su voz, sus problemáticas, sus aportes, y necesidades, representantes de sectores diversos, como las universidades, los usuarios y sus familiares, los colegios profesionales, los sindicatos, y los comités de docencia e investigación de hospitales.

    Tomamos nota de ello y en el marco de la Comisión Interministerial de Salud Mental se comparten las propuestas para definir líneas transversales de acción, muchas de las cuales responden a cuestiones vinculadas al trabajo, la vivienda, la seguridad y la educación.

    A eso se suma la constitución de equipos en salud mental para garantizar la atención interdisciplinaria y las interconsultas permanentes.

    VIRTUDES

    –¿Cuáles son las potencialidades del sistema de salud mental y los desafíos en un futuro mediato?

    –La fortaleza nuestra es el apoyo del gobierno provincial, y de los ministerios de Salud y de Justicia, para consolidar las instituciones que se den en el marco del cumplimento de la ley nacional. Ahí creemos que radica la potencia de considerarnos no solo en agenda de gobierno sino sostenidos desde la institucionalización. Ello permite avanzar en una proyección a largo plazo en la concreción de lo que dice la ley nacional y, de este modo, llegar con una presencia estatal importante, hasta abarcar el territorio profundo de la provincia y a la necesidad de los usuarios.

    –¿Hay algún relevamiento en materia de padecimiento mental durante pandemia?

    –El año próximo estarán listos todos esos datos. Pero hay uno llamativo que surge del primer año de pandemia y es la radical disminución de los fenómenos vinculados a autodeterminación y suicidio: bajó en 3 puntos respecto de la tasa que se venía registrando. Estamos haciendo hipótesis de las variantes que operaron como factor de protección y creemos que algunas tienen que ver con las medidas de aislamiento social y obligatorio, que hicieron que las familias volvieran a un cohábitat más permanente y de más acompañamiento. Pensamos que eso iba a generar algunos sufrimientos, pero, al parecer, también derivó en una mayor protección.

     

    Experiencia destacable

    En 2019, se creó la Dirección de Salud Mental de Concepción del Uruguay. Desde entonces se vienen llevando adelante una serie de acciones que amplían la oferta y cobertura de servicios, la realización de actividades tendientes a prevenir, a erradicar prejuicios y a capacitar a docentes, personal de salud y agentes de la policía provincial.

    EL DIARIO dialogó con su responsable, Germán Bercovich, para conocer detalles respecto de los lineamientos de trabajo que desarrollan.

    “Hemos extendido la asistencia en los cinco centros de salud que tenemos. Es la primera vez que contamos con ese servicio en el nivel de atención primaria y es la primera vez también que se cuenta con un psiquiatra en el área”, resaltó. A estas acciones le sumó la realización de “evaluaciones a domicilio o en la vía pública”. En esa línea destacó: “Somos los únicos de Entre Ríos que tenemos este dispositivo de salud”.

    Dado que para prevenir es crucial conocer, un capítulo importante de la gestión a su cargo es la capacitación. “Visitamos escuelas, clubes, parroquias, a donde dictamos charlas en materia de prevención y promoción de salud. Hicimos muchas actividades en establecimientos educativos y en diferentes instituciones de la ciudad: el año pasado hubo más de 70 charlas de todo tipo, dirigidas a docentes, personal de salud y de la policía de Entre Ríos”, indicó.

     

    DEMANDAS

    “La Municipalidad incorporó seis psicólogos y un psiquiatra al área”, agregó Bercovich y subrayó que “es importante porque una vez que se incorpora la posibilidad de asistencia o capacitación en salud mental, el usuario se la apropia. La necesidad está, no hay duda. Nuestro intendente, Martín Oliva, es médico, dirigió el hospital de la ciudad y quizás eso lo ubica en un lugar de conocer esto mejor que otros. Esta área surgió en 2019, después vino la pandemia que ya sabemos lo que eso significó a nivel de salud, con lo cual fue mejor tener una dirección de salud mental, equipada con recursos humanos”, valoró.

     

    Sin prejuicios

    En abril de este año, lanzaron un cuadernillo cuyo título es “Educación para la salud mental. Por un bienestar emocional desde las escuelas”, pensado especialmente para trabajar de manera didáctica con adolescentes. El material, declarado de interés por el Consejo General de Educación, aborda temas como la prevención del suicidio, el bullyng y las adicciones, además de prejuicios y estigmas hacia personas con algún padecimiento mental.

    La publicación incluye diversas preguntas y actividades para reflexionar sobre estas temáticas y de este modo evitar la reproducción de instancias de discriminación, subestimación y prejuicios que, como señala Bercovich, suelen generar más patologías.

    Se hicieron unos 5.000 ejemplares que ya se empezaron a distribuir entre 20 escuelas del departamento Uruguay.

    Quienes deseen contar con este recurso, pueden descargar la versión online que está en https://www.cdeluruguay.gob.ar/enlaces/cuadernillo-salud-mental.

    “Es interesante porque de la elaboración participaron asociaciones de familiares de usuarios del servicio de salud mental, tales como Hablamos de Autismo, la Asociación de Usuarios, Familiares y Amigos de la Salud Mental de Entre Ríos, con sede en Paraná, y la Federación de Salud Mental de Extremadura (España), además de la Dirección General de Salud Mental de Entre Ríos y el CGE que también participan de la iniciativa y el municipio, que imprimió las ediciones”, manifestó.

     

    Para seguir con la vida cotidiana

    En breve, Concepción del Uruguay abrirá lo que será la segunda “Casa de medio camino” de la provincia, y la única a nivel municipal. Con ese nombre se conoce a las residencias de tipo transitorias destinadas a aquellas personas que egresan de una internación en salud mental, que todavía no se encuentran en condiciones de vivir solas o con su familia y que requieren de un espacio intermedio para seguir adelante con sus vidas, sus proyectos. Se trata de un dispositivo del que también habla el marco legal nacional.

    De acuerdo a lo informado por Bercovich, acaban de firmar convenio con la Agencia Nacional de Discapacidad para iniciar las reformas de una casa en La  histórica, a los fines de contar con este espacio que tendrá lugar para seis camas. Como las obras comenzarán este año, calculan que para 2023, estaría pronta.

    Al ser consultado sobre el proceso de adaptación que marca la norma nacional, el entrevistado comentó que, a su juicio, “los hospitales generales no están del todo adecuados para recibir pacientes de salud mental”. No obstante, marcó que desde su área trabajan para que a nivel social haya cada vez menos prejuicios para con las personas que atraviesan alguna situación de extrema angustia. Ahí fue que destacó la iniciativa de los cuadernillos para pensar junto a los jóvenes, y los esfuerzos puestos en lo asistencial, “con las evaluaciones en domicilio, para urgencias, que es un dispositivo único en la provincia”, acotó.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave