jueves , 13 junio 2024
Home Cultura Murió el dramaturgo Roberto “Tito” Cossa
Cultura

Murió el dramaturgo Roberto “Tito” Cossa

“La nona”, “Yepeto”, “El viejo criado” y “Gris de ausencia” son algunas de sus obras más reconocidas
Tenía 89 años. Fue un destacado escritor argentino.

El mundo de la cultura vivió una gran pérdida en las últimas horas y se confirmó una triste noticia para todos los que lo querían: a los 89 años falleció el dramaturgo Roberto “Tito” Cossa. Fue Autor de casi treinta obras entre las que se destacan clásicos como La nona, Gris de ausencia, Yepeto y Ya nadie recuerda a Frederic Chopin, también impulsor de un fenómeno masivo durante la dictadura como fue Teatro Abierto, era integrante de la Generación del Nuevo Realismo y fue directivo de Argentores durante décadas.

La noticia fue, justamente, confirmada este jueves por la Sociedad General de Autores de la Argentina, donde él participó durante muchos años. “Con profundo pesar despedimos al gran dramaturgo argentino Roberto “Tito” Cossa, expresidente y presidente honorario de Argentores y personalidad destacada de la cultura en nuestro país quien falleció esta madrugada”, comenzó diciendo el comunicado oficial.

Y sumaron: “Desde Argentores enviamos nuestras condolencias a su esposa María Elena Armentano, su hijo Mariano Cossa, demás familiares, amigos y colegas en este difícil momento”, agregaron dándole el pésame a su familia en este triste momento por la partida del dramaturgo.

Tito trabajó como periodista de Clarín, El Cronista Comercial, La Opinión y la agencia cubana de noticias Prensa Latina, nació en Villa del Parque y empezó a hacer teatro como actor en San Isidro. La timidez lo alejó del escenario pero no de la escena ficcional y empezó a escribir logrando grandes éxitos como los mencionados anteriormente.

Una vez que trascendió la información de su partida, varias figuras o personalidades reconocidas del ámbito cultural y artístico, se proclamaron al respecto para despedirlo con orgullo, tristeza y agradecimiento.

 “La nona”, “Yepeto”, “El viejo criado” y “Gris de ausencia” son algunas de sus obras más reconocidas

Hace menos de un mes, para los primeros días de abril específicamente, Infobae Cultura, entrevistó a Cossa por última vez y sin saberlo le preguntaron cómo se preparaba para la llegada de sus 90 años. “En realidad no me preparo, ya estoy en los tiempos de ir hacia el largo viaje. Pero estoy bien, tranquilo. Descanso mucho. No escribo teatro ahora, aunque se me ocurren cosas sueltas. Antes, a partir de una idea, avanzaba hacia una historia. Pero ahora tengo problemas en la vista, por lo que tengo que dictar. Y no es lo mismo”, le había contestado el dramaturgo a este medio. “Escribo cosas políticas. Si me preguntas qué pienso de este momento: es una verdadera pesadilla. Estoy muy mal, no puedo dejar de padecer lo que estamos viviendo. Tengo la expectativa de que esto termine de una vez por todas. Este energúmeno odia la cultura, como muchos políticos. Pone en ejecución el odio”.

Tito Cossa: “El teatro sirve para despertar la sensibilidad de un espectador, divertirlo, seducirlo, hacerlo reír o llorar”, dijo en una entrevista

Su último trabajo fue: Ya nadie recuerda a Frederic Chopin, una obra que actualmente está en cartelera en el Teatro La Máscara de San Telmo y se puede disfrutar todos los sábados, con dirección de Norberto Gonzalo. En esa misma entrevista se le preguntó también sobre cómo veía la situación cultural en el país. “La Argentina es como todos los pueblos: cuanto más pobreza, más ignorancia. Pero también tiene una actividad cultural, universitaria y teatral fantástica. También pasa algo, Milei lo dijo: es un foco de zurdos. Creemos que la cultura no va a morir. Pero estamos pasando un momento muy feo”.

También le consultaron: ”¿Qué le estás legando a las nuevas generaciones?”, a lo que Tito reflexionó: “Les dejo un hecho vivo, que tiene continuidad porque el teatro es interminable. Los jóvenes actores que están soñando con el teatro van a tener espacio cuando se esfume esta pesadilla”. Y por último, sobre si pensaba en la muerte, Roberto contestó: “La muerte es inevitable. Soy ateo y para mí la muerte es la nada infinita. Uno lo va aceptando. En mi caso, llevé una buena vida, pero se termina y no hay otro remedio”.

Fuente: Infobae

Related Articles

Presentan un trabajo sobre trayectorias escolares en educación rural

El libro de la Mg. Elizabeth Weinzettel, se presenta este jueves 13...

Presentan Arte y educación, registro de un itinerario de enseñanza

El libro de la docente Nidia Bulos, se presentará este jueves 13...

Educar formadores

Fuente: Colección El Diario, que se encuentra disponible para la consulta en...

Hacer un cine incómodo, la herencia de Laurent Cantet

El francés Laurent Cantet ha sido un director preocupado por el destino...