sábado , 18 mayo 2024
Home Cultura El sueño de un auditorio para la región
Cultura

El sueño de un auditorio para la región

Auditorio Juan de Victoria, de la ciudad de San Juan, en el cual se presenta la Orquesta Sinfónica de esa provincia. En nuestra región se carece de un espacio similar.

Desde hace décadas contar con un espacio sinfónico de la calidad, que la ciudad y la región merecen, es un anhelo que aún no se concreta. En un mensaje que hizo público, el Director Artístico de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos (OSER), realiza un recorrido por la historia del organismo y presenta una propuesta que representa un desafío para la región.

Luis Gorelik
Especial para EL DIARIO

En reiteradas oportunidades hemos recibido por parte del público que acompaña las actividades de la OSER, diferentes reclamos y comentarios relacionados con la ausencia de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos -organismo dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia- del Teatro 3 de Febrero y también sobre las ventajas o desventajas de tocar en salas alternativas, como lo hemos venido haciendo desde hace algún tiempo.
A través de las consideraciones siguientes, esperamos responder a esos comentarios, y, además, invitar a quienes las lean a sumarse al sueño de contar con un auditorio sinfónico de la calidad que la ciudad y la región merecen.

ALGO DE HISTORIA

La Sinfónica tocó en el Teatro 3 de Febrero desde su creación, en 1948, hasta el año 2018. El 3 de Febrero es una bellísima sala, dotada de excelente acústica natural, pero con un escenario cuya superficie ha quedado chica para el tamaño actual de la orquesta.
No debe olvidarse que tras la sanción de la Ley 10088, en 2012, la OSER completó su planta de integrantes, formando en la actualidad una orquesta sinfónica con filas completas, de 88 músicos en comparación con la orquesta anterior a dicho proceso, que contaba con 60 integrantes.


En tal sentido cabe señalar que en las condiciones actuales, el teatro podría utilizarse para algunos conciertos siempre y cuando se cubriese el foso para ampliar la superficie escénica y se adaptara su parrilla de luces, además de instalar la cámara acústica que la provincia adquirió en 2011, diseñada especialmente para las medidas de dicho escenario.   En ese sentido, hay conversaciones bien encaminadas con la actual directora de la sala, para poder, en 2025, realizar allí parte de nuestras actividades.

ACTUALIDAD

Desde el año 2018 la Sinfónica utiliza dos salas alternativas: el Centro Cultural la Vieja Usina, que posee una sala de escasa capacidad, pero con un ambiente muy agradable, además de proyectar un contenido simbólico potente, en tanto es un espacio asociado a la poética de la producción y el trabajo.
Más allá de la incomodidad generada por su escaso aforo, La Vieja Usina ha resultado, a nuestro entender, un ámbito muy provechoso para la OSER, ya que ha generado la presencia de nuevos públicos que se acercaron a la orquesta, atraídos, quizás, por un ambiente más distendido y amigable, sobre todo para quienes no estaban acostumbrados a presenciar un concierto sinfónico.


Celebramos eso, y creo que, en gran medida, el futuro de la actividad musical pasa también por la capacidad de generar distintos tipos de diálogo con las diferentes comunidades que nos acompañan, dejando atrás el rígido y anticuado protocolo asociado a la música sinfónica.
El otro espacio utilizado, gracias a la generosa colaboración del Instituto Autárquico Provincial del Seguro (IAPSER), es el Centro Provincial de Convenciones (CPC).


Este espacio, si bien no fue concebido como sala de conciertos, provee un importante espacio multifuncional que aún no ha sido explotado en todo su potencial para la actividad cultural.
El desembarco de la Sinfónica en el CPC, a través del convenio firmado en su momento con IAPSER Seguros, ha sido muy beneficioso: no hay más que recordar la masiva convocatoria que tuvieron algunos conciertos realizados en dicho espacio, como la presencia de Martha Argerich, la Sinfonía No. 9 de Beethoven, la Sinfonía No. 2 de Mahler, el Festival de Jazz, la proyección musicalizada del film Tiempos Modernos, etc.  
Algunos dirán que no es una sala de conciertos, y tienen razón. Pero es innegable que un edificio de la calidad del CPC, ubicado, además, en un marco privilegiado, no puede quedar por fuera del circuito cultural regional, y la Sinfónica debe ser parte de esa construcción.    

URQUIZA LO HIZO ¿QUIÉN LO HARÁ AHORA?

Entendemos que lo que la ciudad y la provincia necesitan es una sala moderna y de excelente acústica natural para el desarrollo de la música sinfónica y de cámara, además de otras actividades artísticas. ¿Es esto imposible? Creemos que no, y la principal barrera no es económica, sino de cierta falta de visión y de compromiso con la cultura que se torna cada vez más preocupante en nuestro país.


¿Vivimos tiempos de crisis? Seguramente que sí, pero no mayores a otras crisis profundas que vivió la provincia. El mejor ejemplo de ello surge al recordar las circunstancias en las que se edificó el Teatro 3 de Febrero, el cual comenzó a levantarse en diciembre de 1851 por orden del Gral. Justo José de Urquiza, y se inauguraría en 1852, seis años antes que el primer Teatro Colón de Buenos Aires (No el actual, sino el que se ubicaba frente a Plaza de Mayo).      
Pongámonos en situación: diciembre de 1851, seis meses después del Pronunciamiento, y en vísperas de un enfrentamiento bélico que decidiría el destino no solo de la provincia, sino del país entero, y frente el cual se agotaban los escasos recursos disponibles, ante la necesidad de reclutar y equipar en tiempo récord un ejército que hiciera frente a las poderosas tropas de Buenos Aires. ¿Alguien puede acaso pensar en un momento menos adecuado para construir un teatro? Seguramente que no, y sin embargo, Urquiza lo hizo.


También lo hicieron, en tiempos más recientes y en circunstancias diversas, aquellos que impulsaron la construcción de salas más modernas, y que son modelos de calidad y orgullo ante el mundo, como el Auditorio Juan de Victoria  -San Juan,1970-;  la Usina del Arte -CABA, 2011-;  el Centro del Conocimiento -Posadas, 2007-  el Teatro del Bicentenario -San Juan, 2016-; la Nave Cultural -Mendoza, 2014- y el Centro Cultural Kirchner  -CABA, 2015- .  
Paraná merece un auditorio. Sólo queda trabajar para que el sueño se convierta en realidad.

Related Articles

Pasó una nueva edición de Música en los Barrios

Con un amplio repertorio, la Banda de Música de la Policía de...

Sinfónica: nueva modalidad para el ingreso de público 

La disposición se basa en el cumplimiento de las normas de seguridad...

Qué hay para hacer en Paraná

EL DIARIO propone una selección de eventos y actividades recreativas para disfrutar...

Ganadores de Concurso Literario Biblioteca Popular

El pasado martes 23 de abril se dieron a conocer los trabajos...