domingo , 19 mayo 2024
Home Bien! Gerardo Farías: “El canto me ha dado cosas grandiosas” 
Bien!

Gerardo Farías: “El canto me ha dado cosas grandiosas” 

Gerardo Farías dialogando con revista Bien! de Entre Ríos. Foto: Juliana Faggi
El músico paranaense Gerardo Farías cuenta con 47 años de trayectoria. Comenzó su carrera en la adolescencia, desembarcó en Buenos Aires y se destacó entre artistas reconocidos. Ha recorrido los escenarios del país, cosechando el cariño y la aprobación del público. Su don con el canto le permite deslumbrar con el cuarteto, la balada y el tango.

El músico y compositor Gerardo Farías es de Paraná. Su hermano mayor fue quien lo motivó para que comenzara a cantar. El tesoro de su voz y sus acertadas interpretaciones le abrieron puertas en la adolescencia. Participó en Los Príncipes del Compás y viajó a Buenos Aires para un concurso de canto en canal 7, donde sorprendió con su desempeño. La actuación del entrerriano fue reconocida y continuó su carrera en Capital Federal. Con La Sonora ha subido a los escenarios nacionales e internacionales, arrancando aplausos y cosechando el cariño de la gente. Con 47 años de trayectoria, viene de llenar el Teatro 3 de Febrero, donde abrió el show con tangos para pasar por la balada y el cuarteto, que tantas satisfacciones le ha dado. Allí, junto a sus hijos que integran la banda, demostró que sus condiciones siguen intactas y entusiasmó al público con nuevas presentaciones en la ciudad. En diálogo con BIEN! afirmó: “Tuve muchas posibilidades para irme a otro lado, pero yo nací acá y nunca quise dejar mis raíces”.

—¿Qué recordás de tu niñez, había música en tu casa?

—Mi familia entera tiene algo de música. Mi mamá cantaba, afinaba. Mis hermanas tocaban la guitarra, y mi hermano Carlos —ya fallecido—, fue quien me llevó de la mano para que diera el paso. Él era un músico reconocido, un guitarrista increíble, y me llevaba a cantar a los catorce años. Me enseñaba cómo era esto. Yo lo escuchaba, aprendía tonalidades, contratiempos y me animé a hacer estas cosas. 

—¿Cómo se inicia tu carrera?

—Yo empecé a cantar con el apoyo de mi hermano. Un día me llamó Nenin Satler para invitarme a Los Príncipes del Compás y grabamos un montón de discos. 

—Llegaste al canal 7 ATC en Buenos Aires, y tuviste una destacada participación, ¿cómo fue esa experiencia?

—Fue hermoso. En 1989 gané en el programa “El gran debut”, frente a dos mil participantes de todo el país, con el tema “Todo pasará”. Después, estuve cuatro años trabajando ahí, con la Orquesta del Teatro Colón, canté en Radio El Mundo. También estuve ternado para el festival OTI de la canción, que era muy importante a nivel mundial, competí con el trío San Javier. La música me ha dado cosas grandiosas, desde conocer a grandes artistas, hacerme amigo de Juan Carlos Mareco, “Pinocho”, quien realmente, fue un gran apoyo para mí, un provinciano, que venía de abajo y siempre estaba tratando de llegar a fin de mes. Él me recibió con un abrazo y me dijo: “Tranquilo entrerriano, vamos para adelante”. Me dio muchísimo ánimo y gané ese certamen que me permitió trabajar cuatro años con los músicos de Piazzolla, de Mercedes Sosa. Lo conocí a Cacho Castaña, quien fue invitado porque su tema musicalizaba la novela del momento, “Para vivir un gran amor”. Siempre digo que puedo escribir un libro con todo lo que ha pasado.

La música tropical

“Me metí en la música tropical porque cuando no se dan las cosas por un lado, tenés que buscar otros caminos. Y me fue muy bien con la música tropical, pasé por muchas cosas. Ingresé a esta banda que eran músicos que se habían retirado de Cartageneros, que estuvieron con Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli. Esa banda se desarmó y se armó La Sonora Bonita”, contó Farías.

En la movida tropical estoy estoy considerado como una persona muy especial, y grabado con la mayoría de los artistas y y sigo grabando, este, los primeros con La Sonora, bueno, con Cacho Deica, con Dalila, con Uriel Lozano, bueno, con Coti Hernández, con todo, con todo he grabado y ahora sigo grabando y haciendo cosas que eso a mí me llena el alma, porque eso quiere decir de que de que todavía uno está haciendo las cosas medianamente bien.

—¿Cómo fueron los comienzos con La Sonora Bonita?

—Nos fue muy bien, teníamos mucho trabajo. Grabamos un disco, que al mes y medio ya tenía más de treinta mil unidades vendidas. Era impresionante, trabajamos por todo el país y en países limítrofes. Estuve más de ocho años con ellos. 

—¿Siempre quisiste quedarte en Paraná?

—Sí, yo nací acá. Tuve la posibilidad de irme pero nunca quise dejar mis raíces. Mi viejo nos enseñó muchísimas cosas, y me gusta mucho la naturaleza, el río. Vengo de una familia trabajadora, y cuando éramos chiquitos mi padre nos paseaba en un carro tirado por un caballo grande, una nave. Se le llamaba la pompa y la utilizaban las empresas de velatorios. Mi padre no tenía auto, tenía este tipo de carruaje donde nos llevaba a todos los hijos de paseo al campo, a la costa, a acampar. La pasábamos hermoso. 

Viví en Buenos Aires porque mi esposa es de allá, pero nunca me acostumbré. Nunca me acostumbré a esa vida loca, donde todo el mundo te atropella. 

Gerardo y La Sonora

Actualmente, Gerardo Farías se presenta junto a la banda de músicos, La Sonora, en la que participan sus dos hijos, Johann y Yoanna. El primer domingo de abril brindó un show a sala llena, en el Teatro 3 de Febrero. 

—¿Cómo surge La Sonora?

—Uno por ahí tiene en mente crear su propia empresa, quería hacer lo mío, pero también es difícil salir solo porque hay que volver a empezar, a invertir… Y bueno, seguí y acá estoy todavía, luchando. 

El Teatro, colmado

“Ver el Teatro lleno de gente fue maravilloso, pero quedó mucha gente afuera. Si Dios quiere, vamos a volver a tener la posibilidad de reencontrarnos en septiembre, con un show renovado. Para nosotros, esto es una alegría inmensa”, dijo el artista. 

En esta presentación Farías comprobó que el cariño de la gente sigue intacto. “Siempre digo que nadie es profeta en su tierra, y esto para mí es grandioso”, afirmó en esa oportunidad. 

En diálogo con BIEN! expresó que “mucha gente de acá no ha tenido la posibilidad de escucharme y no tiene idea del reconocimiento que tenemos cruzando el charco. Todo eso lo fuimos haciendo con mucho sacrificio, con mucho trabajo que aún continúa”. 

Luego remarcó que “fue fabuloso que me reconozcan en mi propia casa. Nosotros anhelábamos cantar en Paraná, desde hace muchísimo tiempo. Tenemos una banda de catorce músicos, en estos momentos en los que muchos músicos se están achicando por la situación difícil que vive el país. Estoy feliz, muy contento, me gusta que la banda suene, que la gente vea el trabajo que hay acá, que es todo a pulmón. Desde chiquito, soy un enamorado de mi Entre Ríos, de mi Paraná que es una de las ciudades más lindas del país”.

—Gerardo, muchos años de trabajo en Santa Fe…

—Así es, fueron muchos años trabajando en Santa Fe. No me duele, pero me hace ruidito porque en todos lados me presentaban como santafesino, y yo soy de Paraná. Tengo que agradecer mucho a la provincia de Santa Fe por haberme cobijado con tanto cariño. No me gusta hablar de política, pero cuando se mezcla la política con la cultura es complicado para los artistas. Creo que algo de eso me pasó a mí, porque yo era empleado municipal y muchos me asociaron con la política, pero yo estuve mucho tiempo y lamentablemente, en algún momento no pude obtener nunca una fecha en el Teatro. Eso fue lo muy triste porque siempre quise cantarle a mi ciudad, a mi gente.

Estilos

—Abriste el show en el Teatro con tangos, seguiste con melódicos y cuarteto, pero ¿cuál es tu estilo favorito y en cuál te sentís más a gusto?

—Mi hermano me ayudó a eso. La versatilidad que tengo me permite cantar todos los estilos. Siempre fui un cantante baladista, de utilizar los registros medios, graves y agudos. Escucho muchas cosas, me gusta el tango, el bolero y la balada. 

Familia de artistas

—Formaste una familia de músicos, y hoy están tus hijos acompañándote en el escenario… 

—He tenido una gran bendición. Siempre han ido a mis shows y han estado viendo lo que su padre hace. Hasta el nieto, que me sorprendió en el Teatro cuando entró al escenario. Ellos se fueron criando en un ambiente de músicos. Mi hijo me sorprende cada día, es percusionista, toca la batería, el bombo, hace el team bang, toca el hi hat y hace los coros en el micrófono, una cosa de locos. Y mi hija nos sorprendió a todos porque siempre fue muy vergonzosa y en el Teatro se soltó, estuvo muy bien y fue muy aplaudida. 

—¿Qué le dirías hoy al joven Gerardo, que en el comienzo de su carrera, cenaba en el buffet de ATC y esperaba la salida del micro?

—¡Qué linda pregunta! Pasé tantas cosas, buenas y malas, esta es una carrera de mucho sacrificio. Yo lo felicitaría por haber aguantado tantos años y por estar en este lugar. Dios me dio el don de poder cantar y eso se agradece. Me felicito desde aquel entonces, cuando estaba sentado y no tenía ni para comprarme una medialuna, tenía un hambre terrible y tenía la plata justa para volverme. Le agradecería a mi familia por el aguante y por apuntalarme, principalmente, a mi mujer, que siempre me acompañó sin poner trabas. Acá estamos y seguimos adelante, apoyado también por los hijos.

Consejos a jóvenes valores

“Que hagan las cosas bien. El comercio está muy metido en la música, pero que se nutran de cosas buenas, que escuchen bandas que valgan la pena. Si hacemos cumbia, escuchemos salsa porque somos una rama de eso. Que escuchen muchos cantantes que canten bien, que sean afinados. Hay mucha porquería dando vueltas para los oídos, que se termine un poco ese reguetón, esa música de tres tonos. Que busquen crear, que compongan su propia música y que hagan algún cover”, indicó Farías. 

Proyectos

“En estos días sale una canción colombiana que la grabamos en el Teatro hace un mes y pico, que se llama Mi razón de ser.

También seguimos grabando con un grupo muy trabajador de esta música que anda por todos lados, que se llama La re pandilla. El próximo artista, que ya está charlado, es Lucas Sugo, un talentoso con quien ya hemos grabado. Estamos haciendo muchas cosas, y preparando algunas fechas importantes”, adelantó. 

Para concluir, Farías dijo: “Me encantaría que estemos en la próxima Fiesta de Disfraces, sería magnífico”.

Anécdotas

“Grabé un tango que compuso Cacho Castaña, que trata sobre su vida ‘Ojeras de Buenos Aires’ para cantarlo con él. Tuve que bajar un par de tonos para que él llegara a poder cantarlo, fue un mes y medio antes de su fallecimiento. Le llevaron el estudio a la casa pero no pudo cantar. Entonces, lo rehicimos y lo grabé solo. Después de escucharlo, me llamó Cacho Castaña y me dejó un mensaje grabado que lo metimos en el tema. Le gustó mucho, no podía creer lo que habíamos hecho. Es un tango hermoso que habla de su vida, de sus comienzos a los diecisiete años, cuando no le alcanzaba la plata para alquilar un smoking”, destacó el paranaense.

En ATC. “Yo era un provinciano en Canal 7, un canal enorme, con varios estudios. En esa época estaba Mirtha Legrand y la veía comer en el buffet, yo no podía creer que estaba ahí y no tenía ni para sacarle una foto. El día que canté ‘Todo pasará’, estaba esperando la hora que salía mi micro, y se me acerca un hombre, me felicita y se ofrece a llevarme. Yo no sabía quién era, cuando me despide saca una partitura de su maletín, me la firma y me dice: ‘Yo soy Ángel Cabral, el autor del tema Que nadie sepa mi sufrir’. Le pedí disculpas, y nos despedimos. Después, se la regalé a Nenin Satler.


Breve bio

Gerardo Farías nació en Paraná el 17 de febrero de 1963. Es hijo de Ermenegildo Farías y de María Moretto, ambos fallecidos. Es el quinto de ocho hijos. Está casado con Susana Borda. Tiene dos hijos, Johann y Yoanna; y dos nietos, Mirko y Maite.

Cursó la escuela primaria en la Alberto Gerchunof y la secundaria en el Instituto Santa Teresita. 

Su primer disco fue “León Farías”, luego siguieron muchísimos más con premios y reconocimientos. 

Related Articles

“Todavía tengo muchos sueños por cumplir”

El paranaense Matías Roskopf, con vasta experiencia en el fútbol exterior, se...

Un teatro para un mundo mejor

El paranaense Walter Arosteguy es actor, director, dramaturgo, docente y gestor cultural....

La estevia puede ser el sustituto del azúcar más saludable

Esta planta no solo brinda un sabor dulce de manera natural, sino...