viernes , 12 abril 2024
Home Colaboradores Calle Tucumán, vecindad jaqueada 
Colaboradores

Calle Tucumán, vecindad jaqueada 

A medida que se acerca al Parque, Tucumán se vuelve arbolada. Foto: Sergio Ruiz. El Diario
Algo del sentido de vecindad se va perdiendo en calle Tucumán, donde cada vez ganan terreno la construcción de edificios en altura y los locales comerciales. La arteria es intensamente usada en días hábiles, pero en feriados y fines de semana vuelve a respirar un pasado barrial.

Brisa Olalde (*) | Especial para EL DIARIO

La calle Tucumán es uno de los salvoconductos extendidos entre la zona céntrica y el borde oeste del Parque Urquiza. Ladea el Centro Cívico y recién se hace visiblemente arbolada con las tipas de la Escuela del Centenario, una vez que supera a Alameda de la Federación. 

La calle como tal comprende una extensión de ocho cuadras con 1.230 metros de longitud; la delimita la neurálgica General Urquiza en el sur y la coqueta Bartolomé Mitre en el norte. Las calles transversales, de sur a norte, son 25 de Junio, Cervantes, Laprida, México, Tejeiro Martínez, Alameda de la Federación y Malvinas: todas significativas para el noroeste del macrocentro.

Aquella persona que quiera conocerla y recorrerla a pie, lo puede hacer tranquilamente en no más de 15 minutos. Por cierto, es una calle bastante transitada: generalmente hay autos estacionados en todas las cuadras que comprende. Por eso, llega a ser un problema encontrar lugar más que nada en las horas pico, cuando los padres buscan a sus hijos de la escuela o el jardín y no tienen otra opción que dejar el coche en doble fila. Ahí es cuando se escuchan los bocinazos y se siente en carne propia la demora y la desesperación de las personas para avanzar.

Si bien Tucumán no está desplegada en el núcleo comercial de la ciudad, está muy cerca. Para tener una idea, la proximidad al centro cívico vuelve inevitable para los vecinos el moderado sobresalto que provocan las campanas del reloj de la Casa de Gobierno, cada media hora. 

Por esa calle circulan una buena cantidad de colectivos de línea, camiones de basura, motos, camionetas, vehículos de carga y patrulleros porque está la Comisaría Seccional 1ª, la División Minoridad y el estacionamiento para efectivos, en la misma manzana de la Jefatura. También se ven muchos jóvenes que van y vienen a la escuela Rivadavia y a la del Centenario, solos o acompañados por parientes y amigos.

Si bien el panorama varía según la cuadra, en calle Tucumán predominan las viviendas residenciales. Por lo que los fines de semana y los feriados el tráfico vehicular se reduce notablemente.

Como se ve, Tucumán es una arteria de incesante actividad en los días hábiles, de veredas breves y de ajustada distancia entre cordones, que permite abrirse de la congestión céntrica y conectar con el Parque Urquiza.

UN POCO DE HISTORIA. Según los resultados de la investigación realizada, en 1856, a poco de iniciar sus funciones, la Intendencia de Policía procedió a dar nombre a las calles de la ciudad que hasta entonces no tenían una designación específica. Cualquiera puede imaginar que aquella Paraná, la de 167 años atrás, era más bien pueblerina y bucólica. El sector distinguido estaba conformado por unas pocas manzanas y, desde allí, hacia los extremos, se iba produciendo un degradé en la calidad de vida de sus habitantes.

En aquel contexto, la calle nº 37 pasó a denominarse Gualeguay. Dos décadas más tarde, el 17 de febrero de 1879, por sendas ordenanzas se dispuso que la calle Gualeguay pase a llamarse Tucumán. En efecto, el nomenclador dispuso que las calles paralelas a Ramírez, hacia el oeste, sean rebautizadas con nombres de provincias: Santa Cruz, Misiones, San Luis, La Rioja, Salta, San Juan, Corrientes, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Mendoza o Catamarca pueden ser identificadas desde entonces.

En la fundamentación del nombre actual se destacan los datos geográficos e históricos de la provincia de Tucumán, ubicada en el noroeste del país, que limita al norte con Salta, al sur y al oeste con Catamarca y al este con Santiago del Estero.

Como se sabe, el 8 de octubre de 1814, la antigua Intendencia de Salta se dividió en dos provincias, una de ellas fue la de Tucumán, que comprendía los territorios de las actuales provincias de Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca. Producida la anarquía de 1820 con la falta de un gobierno nacional, las provincias asumieron su autonomía y se consolidaron al mismo tiempo los límites territoriales de cada una. De esa manera surgieron la mayoría de las provincias actuales, entre ellas la de Tucumán. Si bien las provincias se consolidaron en su independencia respecto de las otras, el principio de unidad nacional se mantuvo firme.

Actualmente, la calle que la honra en Paraná está más llena de edificios altos y bajos que de casas. También se advierten muchos locales comerciales, como por ejemplo un drugstore, una rotisería, una carnicería, una verdulería, una heladería, una panadería, una farmacia y una peluquería, entre otros.

Tucumán es una arteria de incesante actividad en los días hábiles, de veredas breves y de ajustada distancia entre cordones, que permite abrirse de la congestión céntrica y conectar con el Parque Urquiza

Testimonios

Desde 1962, Olga Quinteros vive en calle Tucumán. Más de 60 años de residencia la convierten en una vocera calificada. Ante nuestra requisitoria, brindó información sobre la zona. “Cuando yo vine a vivir acá con mi marido, de a poco fuimos construyendo nuestra casa; no había locales como ahora, ni edificios. Había mucho más espacio en la vereda para caminar. Los edificios altos son casi todos nuevos. Mirá, fijate que en esta cuadra está mi casa, la casa del vecino que está al lado mío y la casa de uno enfrente. Lo demás son todos edificios o locales. Aparte ahora la calle está muy moderna a lo que era cuando yo vine a vivir, y claro que mucho más poblada. Me gusta, pero antes era más tranquilo todo, es decir, no había tanto ruido como ahora”. Olga contaba mientras miraba para un lado y para el otro desde su puerta. “Yo viví con mi marido y mis tres hijos acá, mi marido murió hace 11 años y mis hijos ya tienen familia, vive cada uno en su casa, así que estoy sola, pero este es mi lugar, yo acá tengo muchos recuerdos y nunca pensé en irme. Además, me siento segura, acá nunca me pasó nada y tengo todo muy cerca. Yo me voy caminando a todos lados, no me manejo en auto”, desarrolló.

Hacia el norte, ya al final de la calle, se puede observar el parque, el río y todo el verde de los árboles. También está el hotel Mayorazgo, uno de los mejores hoteles de la ciudad en el que se hospedan los famosos cuando tienen eventos y los jugadores de primera división de fútbol cuando hay partidos contra algún club de la región. Por lo expuesto, se puede decir que esta calle es una especie de bisagra entre la zona céntrica y un sector del Parque Urquiza.

(*) Estudiante del Taller de Especialización I. Redacción, de la carrera de Lic. en Com. Social de la Fac. de Cs. de la Educación, de la UNER.

Related Articles

Marco Denevi, escritor excepcional y olvidado 

A pesar de ser un autor excepcional, y de que algunas de...

El olvidado tanguito entrerriano

Rescatar y promover las creaciones artísticas que caracterizan una región y le...

Y un día llegó el tranvía

Los tranvías eléctricos de Paraná llegaron a esta ciudad por una resolución...

El cadalso en Paraná

La condena a muerte fue motivo de intensos y profundos debates en...