miércoles , 24 abril 2024
Home Bien! Iluminar nuevos caminos
Bien!

Iluminar nuevos caminos

Luciana Etchemendigaray es una profesional y hacedora entrerriana. Fotos: Melina Londero.
Luciana Etchemendigaray se autodefine como madre, docente, abogada y estudiante de Comunicación Social. En diciembre de 2022 un problema de salud derivó a la creación de Fiama, un emprendimiento de velas aromáticas que simboliza un nuevo despertar en la vida de la entrevistada.

Hay hechos imprevisibles que nos marcan, que llegan para dejar una rotura, que dan lugar a la aparición de nuevas oportunidades. Hace algo más de un año, Luciana Etchemendigaray sufrió un ACV Isquémico leve, que tuvo como consecuencia una parálisis facial en la mitad de su rostro. Ello hizo que tuviera que comenzar un tratamiento de rehabilitación, donde “pasaba muchas horas ejercitando los músculos de la cara devolviéndoles tonicidad, que también ayudaban a disipar el dolor”, explicó y agregó: “Sin duda me movilizó y entendí que en esta vida no hay certezas, recetas o precisiones”.

Desde ese momento, Luciana, quien ya tenía otros trabajos, conoció a personas que la acompañaban durante las calurosas tardes de rehabilitación. “A pesar de todo lo que me sucedía, yo sentía que aquello era una oportunidad, un resplandor de luz”. Según compartió, a esto se debe el nombre de su posterior emprendimiento: Fiama, que significa llama/resplandecer.

Fotos: Melina Londero

Renacer con emprendedurismo

Luciana, Florencia, Roxana y Camila conformaron un equipo de trabajo que elabora velas de soja. La entrevistada contó que, inicialmente, utilizaban la cocina de la casa de la mamá de una de ellas y sólo contaban con cera de soja, pabilos y frascos de vidrio recolectados.Florencia ya poseía conocimientos previos en elaboración de velas de parafina. Cada una aportaba su mano de obra y, con el tiempo, agregaron las esencias, se mudaron a la cocina de Luciana e incorporaron “el tejido con las manos, como decoración y complemento”.

La emprendedora relató: “Cami armaba borradores con diferentes colores, formas y tipografías. Yo propuse el nombre Fiama. Hoy es un emprendimiento que consiste en la elaboración de velas de 100% cera de soja, aromatizadas con distintas esencias. Algunos de los beneficios de estos productos son: mayor luminosidad, duran 50% más que las velas de parafina, su combustión no supone ningún riesgo para la salud, no se aumentan los niveles de toxicidad del ambiente”.

Luciana agregó que se trata de un producto demandado debido a que “conecta con la energía de la calma, de la libertad y la creatividad. Las velas son portadoras de luz para aquellos momentos de penumbra. Nunca van a perder valor, sino que completan, coronan y unen”.

Fotos: Melina Londero

El proceso de elaboración

Las tres integrantes que continúan en Fiama se reúnen en la casa de la entrevistada para distribuir las tareas durante la creación de los productos. “Una de nosotras se encarga de las temperaturas de la cera y las esencias, la otra de acomodar los pabilos en sus vasos o recipientes. Debemos estar muy pendientes de la temperatura”.

Asimismo, añadió que “una vez que la cera llega a su punto de temperatura, se le coloca la esencia elegida y después se vuelca en el recipiente. Se la deja enfriar y luego se la decora”. Para difundir sus producciones se encargan de tomar fotografías, producir videos y publicarlos a través de sus redes sociales. “En Fiama no hay dos velas iguales, cada una tiene una dedicación especial”, afirmó.

 En Fiama no hay dos velas iguales, cada una tiene una dedicación especial

La emprendedora insistió en que no sólo se trata de un equipo de trabajo que produce velas, sino que busca transmitir el mensaje de que “la vida es hoy y que comienza todos los días”. Y agregó: “Creemos que las crisis son oportunidades. Es justamente cuando hay que hacer y no quedarse quieto”.

Por otra parte, se refirió a las dificultades que implica emprender actualmente. Desde su espacio, explicó que para quienes recién se inician en el emprendedurismo les resulta muy costoso acceder a las ferias, por lo que, en alguna oportunidad, ellas decidieron crear una propia en el garaje de su casa.

Creemos que las crisis son oportunidades. Es justamente cuando hay que hacer y no quedarse quieto

En esta época del año otra complicación son las elevadas temperaturas: “El calor no nos ayuda, tenemos que ambientar el lugar para que se puedan secar de modo parejo. Después las guardamos en lugares frescos y hay que cuidarlas de la humedad”.

En cuanto a los  próximos objetivos de Fiama, Luciana afirmó que buscan continuar creciendo, incorporando productos como las velas temáticas y los jabones, estar presentes en ferias o eventos, y que “las elijan como compañía en cada suceso de la vida”.

Related Articles

Gerardo Farías: “El canto me ha dado cosas grandiosas” 

El músico paranaense Gerardo Farías cuenta con 47 años de trayectoria. Comenzó...

La vida y la danza en la misma sintonía 

Conectar con el propio cuerpo, con el entorno, con los otros. Deconstruirse...

La conmovedora historia de Arthur, el perro callejero de Ecuador 

Su viaje, que comenzó con una simple albóndiga compartida y culminó en...