viernes , 1 marzo 2024
Home Bien! Gallego: “El teatro debe generar un vínculo”
Bien!Destacado

Gallego: “El teatro debe generar un vínculo”

Fotos: Juliana Faggi.

Juan Carlos Gallego es actor, director, productor, docente, dramaturgo y escritor. Ha sido reconocido por su labor en la actuación y ha obtenido premios con sus publicaciones. “Tengo la posibilidad de expresarme a través del arte y eso te lleva a vivir de otra manera, a manifestar tus emociones sin ningún tipo de problema”, dijo a BIEN!

Gabriela Gómez del Río

[email protected]

José Carlos Gallego nació en Buenos Aires y llegó a Paraná a los 17 años, donde se enamoró de la ciudad y de una mujer que es la madre de sus primeros hijos. Echó raíces y asegura que se siente “absolutamente paranaense”. En la capital provincial continuó los estudios de teatro que había comenzado en su adolescencia y la actuación lo fue llevando por otros caminos, como la docencia, la dramaturgia y la escritura. Durante el diálogo con BIEN! en la redacción de EL DIARIO habló de sus inicios, de cómo ha sido el camino de la autogestión, de los trabajos, los proyectos y de lo beneficioso que es el hacer teatro.

—¿Cómo llega al teatro?

—Yo no vengo de una familia de artistas, es más muchas veces me dijeron que deje esto y que me ponga a laburar en serio, —recordó entre risas. Pero el teatro es de toda la vida, desde chiquito me gustaba mucho. Soy de esos chicos que empiezan a hacer teatro en la escuela. De adolescente me enganché en El Vitral, en Buenos Aires con Néstor Raimondi y seguí mi carrera en Paraná. Siempre fue mi gran pasión, el gran amor de mi vida.

—En Paraná, ¿cómo continuó la formación del actor?

—Acá arranqué a hacer teatro con Charo Montiel, hicimos una obra. Antes había hecho un taller, donde fue mi primera incursión en Taller 80. Estuve casi toda mi vida trabajando con Lito Senkman, —director ya fallecido.

—La actuación derivó en otros roles, ¿en cuál se siente más a gusto?

—Me siento cómodo en todo, por sobre todas las cosas soy actor de teatro, aunque últimamente el cine me ha seducido mucho también y he hecho televisión y me ha gustado mucho. Fundamentalmente soy actor, que por diversas cuestiones fue derivando en director de teatro, dirigiendo obras; después como profesor, y todo eso se fue vinculando a la dramaturgia. Y la dramaturgia me llevó a la escritura. Y me siento muy cómodo en todas esas tareas.

—¿Cómo surge el escritor?  

—A través del dramaturgo, y el dramaturgo deriva a través del profesor. O sea, vivimos en una ciudad donde nadie puede vivir de la actuación, como sucede con la mayoría de los músicos y los artistas. Siempre fui empleado, pero hace diez años más o menos, que estoy viviendo como profesor del teatro. Yo tengo talleres que tienen catorce, quince, dieciséis alumnos. Y el problema es que no existen obras para ese número de personas, donde sean por ejemplo, nueve mujeres y cinco varones, y todos tengan un protagonismo similar. Por ahí, podés llegar a encontrar una obra para quince y lo mejor no te coinciden los sexos de los personajes y encima no te coinciden las edades. Así fue que un poco empujado por esa realidad empecé a escribir. Tuve la suerte de que eso derivó en una dramaturgia que fue muy aceptada. No solamente tuvimos mucho éxito en las obras que hacíamos acá, sino que me empezaron a pedir las obras y se empezaron a hacer en todos lados. En Sevilla, España, por ejemplo, se hicieron tres de mis obras; también en México, Colombia, Chile y Uruguay. Así que todo eso fue derivado de la dramaturgia y me servía mucho para poder trabajar.

—¿Cómo aparece el autor de humor?

—La gran mayoría de lo que escribo es humor, es mi fuerte. A través de la comedia puedo decir un montón de cosas que tengo ganas de contar, y puedo adaptarlas al grupo de alumnos que tengo. También he tenido la suerte de escribir dramaturgia, no pensando en el alumnado sino ya liberado. He recibido tres premios a nivel nacional del Instituto Nacional de Teatro y de Argentores. Pero el humor es la base de mi vida, con lo que yo trabajo, lo que sé hacer y me gusta. Creo que el humor es la herramienta más importante para poder llegar al otro, y requiere de cierta inteligencia de parte del que lo lee, tenés que lograr que el otro comparta y que sea empático con lo que uno escribe.

Algunas distinciones

Juan Carlos Gallego viene de ganar el primer premio del Certamen Nacional de Obras de Teatro de Humor, Fiesta del Cigomático Mayor, con el auspicio del Instituto Nacional de Teatro y Argentores por “El amigo invisible”, obra conjunta escrita con Emilio Ferrero.

“El Amigo Invisible es una obra que escribimos a dúo con Emilio Ferrero, yo ya había ganado otro premio de la misma magnitud con “El Clon de Dios”. Una obra que escribí sobre la locura de una mujer que quiere clonar a Maradona. Y también otra que se llama “Voy a Marte”, que es sobre dos señoras grandes que quieren ser parte de la tripulación que va a viajar a Marte y creen que pueden hacerlo porque la nave va a salir desde Entre Ríos”, contó Gallego.

Luego agregó que “he tenido la suerte que han ganado premios nacionales así, pero todo este tema de la dramaturgia en algún momento también me dejó el gustito a poco que tiene porque está limitado una serie de reglas y de factores que no tiene la literatura. Entonces, ahí me volqué a la literatura y me puse a escribir, lo que también me provoca un gran placer”, reconoció el actor.  Y afirmó: “Ahora acabo de terminar una novela para niños y preadolescentes, entre los 9 y 14 años, encarada para ese público. Se están terminando de hacer los dibujos y ya está lista para imprimir”.

—¿En qué se inspira como escritor de humor?

—Cuando escribo humor, escribo sobre lo que a mí me hace reír. Y como yo me considero un tipo común y corriente, lo que me hace reír a mí va a hacer reír a un montón de personas, y eso es lo que genera cierta empatía.

—¿Cómo se construye la relación con el público, Juan Carlos?

—Se construye a través del respeto. No tolero la falta de respeto hacia el público. Hay gente que se larga a hacer teatro sin tener la capacidad, que hizo un taller y cree que puede dirigir y hacer una obra. Entonces, casi siempre el producto que llega es bastante flojo y endeble. Creo que todo eso aleja al público y es una falta de respeto. Me parece que hay que lograr que el público empatice, que el público comprenda, que pueda decodificar lo que vos planteás. Yo necesito que el público comprenda, que adhiera, que entienda lo que estoy expresando, las obras que son demasiado metafóricas se las dejo a la poesía. El teatro debe generar un vínculo y para eso hay que empatizar con el espectador.

Nuevos roles

Juan Carlos se ha desarrollado en un montón de roles a partir de la actuación y el año pasado fue el director de casting de la película “La Emboscada”. del director Mauro Bedendo. “Este año sumé un nuevo rol. Trabajamos con Osvaldo Laport y Roly Serrano, y tuve el honor y la responsabilidad de elegir a todos los actores de la película, salvo a quienes venían invitados por la producción. Y se dio una gran amistad con Osvaldo y con Roly”, expresó.

En la TV

—¿Qué le gustaría hacer?

—Me gustaría hacer más de lo mismo, seguir haciendo cine y hacer algo interesante en televisión. Creo que la TV está muy desperdiciada, que debería haber ficción. Se puede, están dados todos elementos, desde las cuestiones técnicas, la capacidad, están los actores, los directores, hay de todo como para hacer una buena ficción. Me gustaría mucho que se explotara la televisión local con ficción.

—¿Qué balance hace de este recorrido?

—Es muy difícil, yo tengo mi vida construida sobre este recorrido. Tengo una familia maravillosa, tengo unos hijos divinos a quienes amo y estamos siempre juntos. Mi familia es muy importante y es la base de todo, pero no me alcanza. No sé qué haría sin el arte, con las voces que están dentro de la cabeza intentando crear y construir. El arte te da la posibilidad de expresarte, de vivir de otra manera.

—¿Recomendaría hacer teatro?

—Sí, absolutamente, te cambia la vida, te rejuvenece. El teatro te abre la cabeza, te conecta con tus sentimientos, con lo espiritual, dejás un rato de lado toda la mugre de lo que sucede afuera. Te cambia como persona, te a otros estados, te hace leer, aprender de música, de pintura, de literatura, todo está vinculado. El teatro es maravilloso para ayudarte a entender la vida desde un lugar distinto. Es volver a jugar, a cuando éramos chicos.

Arteatro y los talleres

Gallego está al frente de la sala de teatro Arteatro, ubicada en calle Tucumán 378, junto con Graciela Crolla desde hace más de diez años.

“Ahí trabajamos, tenemos una salita para cincuenta espectadores donde hacemos funciones todos los fines de semana. Tenemos una gran cantidad de alumnos en los talleres y no tenemos ningún tipo de subsidio, nos mantenemos con los ingresos. Pero tengo un montón de colegas que están alquilando, yo tengo la suerte de que la casa es de mi suegra y me la presta sin cargo, sino yo no podría y me parece una pena que a mis compañeros se les corte la fuente de trabajo. Creo que la cultura no se puede mercantilizar, creo que no puede ser el único parámetro si te si te hace ganar dinero o no. Ahora con el tema del DNU, donde peligra el cierre del Instituto Nacional de Teatro y del Fondo Nacional de las Artes, creo que se están equivocando porque son organismos autárquicos”, comentó Gallego.

Breve bio

Juan Carlos Gallego nació en Buenos Aires, el 7 de febrero de 1963. Es hijo de Carlos Alberto Gallego y Ana María Magliola, ambos fallecidos. Tiene una hermana menor, María Alejandra. Tiene cuatro hijos, los gemelos Juan Martín y Mauro Damián, Laura Daniela y Ana Montse. Está en pareja con Narubi Godoy.

Ha obtenido premios y reconocimientos en su carrera actoral y de escritor. Ha participado de numerosas puestas en escena como actor, director y guionista.

Fue actor y guionista de programas televisivos, como “Luna Mendiga” y del ciclo “Condenadas”. Fue actor en el film “Sombras” del realizador Mauro Bedendo y “Persistencia del Infierno”, de Gustavo Hennekens. Entre las distinciones como escritor recibió el Primer Premio del salón Provincial de Literatura por “Héroes Diarios (o Diario de Héroes)”. Como dramaturgo sus obras: “El velatorio de Florencio”, “Soñá, Sonia. Soñá” y “Hemos perdido el Juicio” se estrenaron en el Teatro del Ayuntamiento en Sevilla, España; con la dirección de Antonio Álvarez Bernal.

Related Articles

Expectativas por el discurso del Presidente

Javier Milei inaugura hoy por la noche las sesiones ordinarias en el...

Frigerio participará de la apertura de sesiones de Milei

El gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio estará presente enla apertura de...

Paraná será sede de “Argentina Medita”

La capital entrerriana será una de las sedes de la “Gran Meditación...

Imputan a Alberto Fernández por la contratación de seguros

El expresidente Alberto Fernández fue imputado este jueves 29 de febrero en...