11.4 C
Paraná
lunes, julio 4, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    El crimen de Cabezas, un caso que todavía sacude a la opinión pública y al poder

    El asesinato del fotoperiodista José Luis Cabezas el 25 de enero de 1997, generó un temblor que todavía hoy sacude a la sociedad y a varios ámbitos del poder que se ve reflejado en el documental «El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas», que se estrenó el jueves en Netflix.

     

    «El 2001 para mí es un momento muy clave y traté de encontrar esa cosa macro alrededor de este crimen dramático, de este crimen que dejó a dos padres sin un hijo y a tres hijos sin padre, pero dentro de ese drama personal, privado, de este crimen horrendo, ¿qué pasaba alrededor?», se preguntó el director de la película, Alejandro Hartmann, en charla con Télam.

    «Es imposible contar esta historia criminal o policial sin entenderla en el contexto sociopolítico que sucedió -agregó la productora Vanessa Ragone-. A mí no me interesa contar un crimen por sí, sino contar qué pasó alrededor, qué llevó a eso, cuál fue la consecuencia».

    La película, que tuvo su estreno mundial en el Bafici, no es un documental de investigación. Si bien menciona las líneas que el juez José Luis Macchi siguió, no pone en duda que el instigador fue Yabrán y que el motivo fue la foto de 1996. Tampoco se trata de una película que se enfoque en las fojas judiciales ni que intente denunciar algún mal manejo.

    «En lo personal a mí me interesa plantear preguntas y contar una historia que abra preguntas a la gente y que invite a reflexionar. La realidad es que esto llegó a la Justicia y uno podría preguntarse cómo y por qué. Hay algo evidente: hubo un interés político de que esta causa avanzara. Uno podría preguntarse eso y abriría la puerta a otra investigación y a otra historia, pero probablemente el resultado sería el mismo», comentó Hartmann.

     

    DUDAS

    La duda que siempre surgió en el caso fue que la prueba principal para su resolución la aportó el entonces gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde, quien filmó la declaración del chofer de un allegado suyo, quien aseguraba saber quiénes habían matado a Cabezas. Sin embargo, la investigación de la Justicia llevó a un resultado contundente.

    «Yo a Duhalde no lo conocía -dijo Ragone- y en la entrevista lo vi muy compungido, siento que volvió a aquel momento que le tocó en términos personales y de su carrera política, pero también vi un tipo apenado, recordando algo que siento que no deseaba para nada que hubiera pasado ni estar él metido ni ver esos padres».

    El cuerpo de Cabezas fue encontrado en el paraje Los Manantiales, en el mismo momento en el que Duhalde pasaba con sus custodios por ese lugar, camino a una laguna a la que solía ir a pescar. «El nivel de centralidad que tiene Duhalde en esta historia es fuerte, es realmente llamativo, yo no lo tenía tan en claro. Él se mostró muy predispuesto a hablar de esto porque siente que de alguna manera ayudó mucho a resolverlo», amplía la productora. En la película, el también expresidente aseguró que Raúl Alfonsín le dijo que «le tiraron un muerto».

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave