15.8 C
Paraná
viernes, julio 1, 2022
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Pidieron la absolución del clan Waigel por inexistencia de delito

    Las defensas de los siete integrantes de la familia Waigel que están imputados por el supuesto vaciamiento fraudulento de la firma Miguel Waigel y Cia SA, pidieron la absolución.

     

    El 11 de mayo lo hicieron los defensores de los integrantes del clan identificados con Fermín Waigel. Ayer lo hicieron los defensores de los alineados con Artemio Waigel.

    Este viernes 20 de mayo concluyeron los alegatos de los 21 imputados en el delito de Insolvencia fiscal fraudulenta agravado por haber sido cometido con la concurrencia de dos o más personas, en relación al supuesto vaciamiento ilegal de la firma Miguel Waigel y Cia SA, con el presunto objetivo de eludir el pago a acreedores privados o inversionistas en la firma, por valor de 65.504.510,20 de pesos, al 29 de octubre de 2010, y de 4.724.969,85 de pesos al fisco nacional. La audiencia retomará el miércoles 1 de junio con las réplicas de Fiscalía y las dúplicas de las defensas.

    El 21 de diciembre de 2017 el Ministerio Público Fiscal –y en su ampliación del 23 de marzo de 2018– solicitó la elevación de la causa a juicio respecto de los imputados Miguel Artemio Waigel, Maricel Alejandra Waigel, Miguel Francisco Artemio Waigel, Nanci del Carmen Waigel –denominados los Artemios-, Rosa Inés Buttazzoni, Juan Pablo Mariano Waigel, Andrea Carina Waigel, Marcos Javier Waigel –denominados los Fermines-, Benigno Agustín Keiner, Vicente Raúl Mendoza, Jorge Guillermo Waigandt, Patricia Liliana Quesada, Horacio Felipe Schmidt Bender, Sergio Fernando Schmidt, Daniel Eduardo Campos, Silvana Rosa Beatriz Vargas, Melisa Evangelina Campos, Sonia Marisa Milessi, Daniel Aníbal Goro y Leandro Nicolino Ripari, y de Miguel Ángel Banega, contador público auditor externo de la firma, a quien se le agregó la agravante por haber confeccionado estados contables que facilitaron la comisión del delito.

    Absolución

    El 11 de mayo, la defensa de Buttazoni, Keiner, Andrea Carina Waigel, Juan Pablo Mariano Waigel y Marcos Javier Waigel, solicitó la absolución de todos argumentando que no cometieron el delito que se les endilgó. Sostuvieron que los hechos atribuidos por fiscalía y querella en ambos requerimientos de elevación a juicio, habrían sucedido entre el 22 de noviembre de 2006 hasta el año 2013.

    Entendieron que en el debate se probó que sus defendidos cedieron o vendieron todas las participaciones societarias de las Sociedades Miguel Waigel y Cía SA, Construmix Argentina SRL, Transwai SA, Construía SA, en el periodo de tiempo comprendido entre el 17 de abril al 9 de junio del 2008. Así, sostuvieron que quedaron totalmente desvinculados de aquellas sociedades, por lo que señalaron que si no eran socios ni directivos a partir de esa fecha, es imposible que pudieran realizar actos jurídicos validos en nombre y representación de las mismas.

    También entendieron que de los hechos atribuidos a sus defendidos acaecidos antes de su desvinculación de las sociedades, el 9 de junio de 2008, ninguno encuadraría en las acciones típicas descriptas, por cuanto sostuvieron que las transferencias de bienes fueron reales, justificadas, documentadas y registradas en los instrumentos, en los registros públicos y en los organismos públicos. Así, entendieron que no fueron ni simuladas, ni ocultadas.

    Ayer, la defensa del grupo identificado como los Artemios, sostuvo que este tampoco cometió el delito que se les atribuyó. En este sentido, argumentó que la causa de la insolvencia no fue por los hechos atribuidos, consistentes en desapoderamientos irregulares de bienes y la creación de empresas satélites para eludir el pago a los acreedores particulares y al fisco. La tribuyó a circunstancias económicas ajenas a la empresa, como el lock out de las cámaras agropecuarias en 2008 que impidieron el transporte de mercaderías y actualizar los precios de las mercaderías; la corrida de los acreedores que masivamente retiraron sus depósitos sin respetar los plazos acordados en el contrato de mutuo, ante la separación de la familia; y a la presentación simultánea de tres pedidos de quiebra que obligaron a la firma a entrar en concurso preventivo.

    La defensa sostuvo que la firma, antes de la presentación de los pedidos de quiebra facturaba 12 millones de pesos mensuales y contaba con bienes que superaban el pasivo, en una diferencia a favor de siete millones de pesos. La defensa sostuvo que la empresa, en la crisis de 2001 acudió a la venta de numerosos activos para acceder a financiamiento y superar el momento. Entendió que en esta ocasión intentó recorrer el mismo camino. La defensa sostuvo que la venta en bloque de numerosos inmuebles y la creación de empresas satélites –que obedeció a la separación de la familia en dos grupos- no aportaron a la insolvencia de la firma, sino por el contrario a la búsqueda de financiamiento para hacer frente a las deudas.

    La defensa destacó que ningún integrante de la firma quería la quiebra y obraron en consecuencia buscando asesoramiento en los profesionales más capaces del país. En este sentido sostuvo que actuaron de acuerdo a aquel asesoramiento, del que opinó que no creía que fuera de mala fe, pero sí reñido con normas éticas y morales. Al igual que la defensa de los Fermines, esta señaló la responsabilidad de contadores y asesores legales que fueron imputados en un primer tramo de la investigación pero quedaron desvinculados por prescripción.

    Los imputados como testaferros

    Ayer también alegaron las defensas de las personas que fueron imputadas como testaferros. Como no fueron acusadas por ambas acusaciones, las defensas solicitaron que quede a salvo el buen nombre y honor del que gozaban antes del dilatado proceso de 12 años. Incluso una resaltó que en este proceso debió comparecer el abogado señalado como reclutador. Se trata del abogado de Bovril, Gabriel Orsich, que fue beneficiado por la prescripción cuando la causa estaba en manos del Juzgado Federal N1 de Paraná.

    La defensa del contador Banegas respondió a la acusación que sólo sostuvo Fiscalía, puesto que la querella desistió de mantenerla. Así, sostuvo que el informe que realizó el contador con los balances que le proveía la empresa no fue usado porque fue reemplazado por otro que confeccionó otro contador. En este sentido cuestionó que el único profesional que se sentó en el banquillo de los acusados fue Banegas, y quedaron fuera el que realizó el informe que se incorporó al expediente y los cuatro contadores que realizaban los balances de la firma.

     

    Retoman hoy los alegatos defensivos en la causa Waigel

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave