lunes , 26 febrero 2024
Home Cultura Testigos de una época
Cultura

Testigos de una época

La fotografía, publicada en EL DIARIO en noviembre de 1931, da cuenta de una reunión organizada para homenajearlos.

Fernando Ponce

Especial para EL DIARIO

Ninguneados testigos de una época, los voceadores de diarios han sido personajes urbanos inmortalizados por la pluma lúcida de un rioplatense sin par.

En efecto, el Día del Canillita comenzó a festejarse cada 7 de noviembre desde 1947, en memoria de la muerte del dramaturgo Florencio Sánchez, autor del sainete Canillita, cuyo personaje era un chico que voceaba diarios por la calle.

La primera vez que en Argentina se escuchó vocear a uno de ellos fue el 1 de enero de 1898. “Compre La República”, “La República, a medio peso”, gritaban, para asombro de los transeúntes.

Un día de agosto de 1903 la compañía teatral de Jerónimo Podestá, estrenaba en el teatro Comedia de la calle Corrientes, en la actual CABA, una obra de un dramaturgo de 28 años. Era uruguayo. Estaba radicado en Buenos Aires. La obra -que hoy es un clásico- se llamaba Mi hijo el Dotor. Dotor, sin la c. El autor, muy nervioso, -era lógico- se había sentado en la última fila del teatro. Tenía el cabello lacio y largo y las facciones morenas y finas. Vestía muy humildemente. ¿Su nombre?: Florencio Sánchez. Cuando bajó el telón del último acto, una interminable ovación indicó la opinión favorable del público. Florencio Sánchez cerró sus ojos agradecido y emocionado simultáneamente.

Ese resplandor, iluminó para siempre su existencia. Al día siguiente los diarios porteños saludaban el nacimiento de un gran dramaturgo. Y no se equivocaban, porque después llegarían Barranca Abajo, La gringa y Canillita.

Precisamente de esta última nació una nueva denominación para los vendedores de diarios a los que se llamó desde entonces, precisamente así: “canillitas”. Y en su homenaje los vendedores de diarios, eligieron con toda justicia, la fecha del día de su muerte, ocurrida el 7 de noviembre de 1910.

Fuente: Colección El Diario, que se encuentra disponible para la consulta en el Archivo General de Entre Ríos, Alameda de la Federación 222.

Related Articles

Una escuela monumental

Fernando Ponce Especial para EL DIARIO Mediante ley nacional dictada en 1910,...

La sencilla hondura del cine de Sautet

Considerado un maestro en la dirección de actores, el francés Claude Sautet...

El óleo de Caraffa, relato del cruce del Paraná hacia Caseros

Desde hace unas semanas, se realizan visitas guiadas que permiten acercarse al...

El combate fundacional de Entre Ríos

El 22 de febrero de 1814, el combate de Espinillo consolidó la...