domingo , 3 marzo 2024
Home Colaboradores El cine de terror argentino encontró el éxito que tanto buscaba
Colaboradores

El cine de terror argentino encontró el éxito que tanto buscaba

Cuando acecha la maldad, superó los 200.000 espectadores, todo un hito para el cine argentino de terror.
“Cuando acecha la maldad”, de Demian Rugna, se convirtió en la segunda película nacional más vista en el año, después de “La extorsión”, filme protagonizado por Guillermo Francella.

Diego Battle (Télam)

Las excelentes cifras de taquilla de “Cuando acecha la maldad”, segundo largometraje de Demian Rugna, marcan una suerte de consagración definitiva para el cine de terror argentino. Es la coronación de años, décadas de esfuerzos, muchas veces con más frustraciones que logros, pero que a fuerza de constancia, perseverancia, amor y militancia por el género está consiguiendo la primera conexión real con un público masivo.

La nueva película de Rugna tuvo su estreno mundial en el Festival de Toronto, luego fue a Sitges (la muestra catalana es una de las más importantes en el terreno del fantástico y el terror), donde ganó el premio máximo de la competencia principal. Tras ese promisorio debut, fue lanzada en 659 salas de los Estados Unidos y poco después se subió a Shudder, una popular plataforma de streaming especializada en dicho género y que había participado mediante una compra previa en la financiación del proyecto.

Así, incluso estando ya pirateada, llegó el estreno en los cines de Argentina, donde en su primera semana convocó a algo más de 65.000 espectadores en 142 salas. Si bien en su debut quedó en el tercer puesto de la taquilla local, su promedio de ingreso por copia fue superior incluso al de una novedad hollywoodense del mismo jueves como “The Marvels”: mientras el film nacional recaudó 810.000 pesos por pantalla la producción de Marvel / Disney obtuvo 670.000.

A diferencia de otros modestos y efímeros éxitos del terror vernáculo, “Cuando acecha la maldad” tuvo todo para consolidarse: el “boca a boca” en redes denota un entusiasmo pocas veces visto y los exhibidores se han dado cuenta de que el film de Rugna tiene “patas” para un largo recorrido.

Un éxito inusual

¿Por qué era importante apreciar lo que ocurría a partir de la segunda semana? Porque los filmes de terror nacionales tienden a derrumbarse luego de sus primeros siete días en cartel. Algunos ejemplos: “Sudor frío” (2011), de Adrián García Bogliano, vendió 46.886 entradas en 47 salas en sus primera semana, luego perdió 53% en la segunda y cerró su recorrido comercial con un acumulado de 82.700 tickets; “Resurrección” (2016), de Gonzalo Calzada, arrancó con 32.259 espectadores en 70 salas, cayó 60% en su segunda semana y concluyó con 63.200 localidades; “No dormirás” (2018), coproducción entre España, Argentina y Uruguay dirigida por Gustavo Hernández, vendió 71.029 tickets en 182 salas en su primera semana, pero luego perdió 76% y terminó muy cerca de las 100.000 localidades (99.400). Incluso “Aterrados” (2018), ópera prima del propio Demian Rugna, arrancó con 14.049 personas en 88 salas, cayó 59% en su segunda semana y cerró con 30.200 espectadores.

Más allá de cualquier evaluación posible (que el público no las recomendaba, que la audiencia potencial se agotaba en la primera semana, que los exhibidores no confiaban y las bajaban muy rápidamente de cartel), lo cierto es que no pasaba con el terror nacional lo que sí suele ocurrir con el extranjero.

Solo la saga de “El conjuro”, que incluye 9 películas en una década, convocó a 9 millones de espectadores en los cines de Argentina, mientras que ninguna producción nacional ligada al terror superó los 100.000 tickets en el último cuarto de siglo (existen estadísticas confiables desde 1997 a la fecha).

Sin embargo, “Cuando acecha…” rompió hace días esa suerte de techo de cristal de los 100.000 espectadores y trepó incluso hasta el segundo puesto del ranking anual del cine argentino que encabeza “La extorsión”, thriller protagonizado por Guillermo Francella con 550.000 espectadores. Un logro que, vistos los antecedentes, no es para nada menor.

Haciendo historia

El cine de terror argentino tiene una larga y rica trayectoria (reconstruida por “Otra película maldita”, notable documental de Albert Fasce y Mario Varela el documental) y una presencia muy importante en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre (una muestra muy popular cuya 24a. edición se desarrollará del 23 de noviembre al 3 de diciembre en el Multiplex Belgrano y en El Cultural San Martín).

Desde clásicos del género como “El extraño caso del hombre y la bestia” (1951), de Mario Soffici, o títulos ligados también al melodrama y al policial como “El vampiro negro” (1952), de Román Vignoli Barreto; o “Si muero antes de despertar” (1952), de Carlos Hugo Christensen; hasta los múltiples aportes tanto en cine como en televisión del gran Narciso Ibañez Menta, pasando por las filmografías de cineastas más recientes como Pablo Pares, los hermanos Ramiro y Adrián García Bogliano, Daniel de la Vega, Ezio Masa, Gonzalo Calzada, los hermanos Luciano y Nicolás Onetti, Hernán Moyano, Fabián Forte, Cristian Ponce y también de talentosas mujeres con muy buenos aportes como Tamae Tarateguy, Laura Casabé, Laura Sánchez Acosta, Jimena Monteoliva y Lucía Vassallo, el terror argentino -disponible en varios casos en el servicio de streaming Netflix y sobre todo en la plataforma pública Cine Ar Play- intenta hacer honor a su rica tradición y consolidar un público y un mercado que exceda el marco del nicho minoritario de unos pocos entusiastas para convertirse en una auténtica pasión de multitudes.

“Cuando acecha la maldad” sigue triunfando

Sin grandes figuras, el filme de terror de Demián Rugna ya pasó los 200 mil espectadores y en la última semana se ubicó tercera después de dos tanques como “Napoleón” y “Los Juegos del Hambre”. La premiada y sorprendente película se mantiene en ese lugar en convocatoria de los cines locales, en lo que es el suceso de terror nacional más taquillero en la historia de Argentina, superando con esta última semana los 200.000 espectadores.

Con poco más de 29.000 entradas vendidas, la película dirigida Rugna cosechó 206.397 personas en su público, todo un hito para una producción que tuvo su estreno en 650 salas de Estados Unidos y viene de ser la primera cinta latinoamericana en ganar el prestigioso festival de Sitges (España).

Con este nivel de convocatoria, “Cuando acecha la maldad” ya se convirtió en la segunda película argentina más taquillera del año, detrás de “La Extorsión”, que en el segundo trimestre superó el medio millón, superando a “Blondie” y “Puan”.

Otro de los hitos de la película de Rugna fue el de convertirse en el film de terror que tuvo su mejor debut en salas con 40.391 entradas vendidas, superando a “No dormirás” (producción argentina con dirección del uruguayo Gustavo Herrnández), de 2018.

El podio lo completan la épica “Napoleón”, el tanque de Ridley Scott con Joaquín Phoenix, que consiguió que 91.000 personas fueran a las salas (282.702 en el acumulado). El segundo lugar fue para otra cinta de terror: “Los Juegos del Hambre: la balada de los pájaros cantores y serpientes”, que metió 43.422 personas, con un total de 283.952,según los números de Ultracine.

Related Articles

Una ochava inevitable

Memorias de un Diario: Fuente: Colección El Diario, que se encuentra disponible...

Los sueños de superación que respiran en Cochrane

Pasillo de entrada a populosas urbanizaciones, Cochrane es una calle modesta que...

Bronca en el conventillo

El cambio en el formato de difusión de EL DIARIO permite reflexionar...

Liberalismo y banca estatal

En las últimas décadas del siglo XIX, la creación y el decidido...