miércoles , 28 febrero 2024
Home Colaboradores La sisifemia, una carga laboral que no cesa
Colaboradores

La sisifemia, una carga laboral que no cesa

La hiperexigencia puede generar una presión constante por alcanzar estándares poco realistas.
Se trata de una relación insana con el trabajo, en la cual la carga y las demandas exceden nuestra capacidad para manejarlas de manera saludable. Es un desequilibrio, que puede tener un impacto significativo en la salud mental.

Verónica Debronich (*) | Télam

En el mundo laboral actual, cada vez más profesionales experimentan una sensación de esfuerzo constante, donde el trabajo parece una tarea perpetua y, a veces, infructuosa.

Esta sensación ha sido bautizada como sisifemia, en alusión al mito de Sísifo, quien fue condenado a un ciclo interminable de cargar una roca cuesta arriba, solo para verla caer una y otra vez.

En 2022, José Manuel Vicente, director de la Cátedra de Medicina Evaluadora Pericial de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), identificó y nombró esta nueva patología laboral.

El mito de Sísifo narra la historia de un hombre que desafió a los dioses y, como castigo, fue condenado a cargar una roca hasta la cima de una montaña, solo para verla caer una y otra vez. Esta tarea, aparentemente sin fin, simboliza la naturaleza repetitiva y aparentemente fútil de ciertos esfuerzos en la vida. En el ámbito laboral, la sisifemia se manifiesta en tareas que parecen no conducir a un resultado duradero o significativo, a pesar del esfuerzo continuo.

El término sisifemia captura la esencia de la repetición constante y el sentimiento de futilidad que a menudo acompaña a ciertas labores laborales.

La falta de confianza en uno mismo puede llevar a una constante búsqueda de validación a través del trabajo, mientras que la hiperexigencia puede generar una presión constante por alcanzar estándares poco realistas. Ambos factores pueden contribuir a un ciclo de esfuerzo incesante y autoexigencia desmedida.

La sisifemia puede afectar a trabajadores de todos los sectores y niveles, pero se observa de manera más pronunciada en ciertas profesiones. Uno de los grupos más susceptibles se encuentran en los profesionales de la salud. Los médicos, enfermeros y otros trabajadores de la salud a menudo enfrentan una carga de trabajo abrumadora y demandante, lo que puede conducir a la sensación de que están atrapados en un ciclo sin fin de responsabilidades.

También abogados y profesionales legales. La naturaleza rigurosa y a menudo exigente del trabajo legal puede generar una sensación de sisifemia, especialmente cuando se enfrentan a casos complejos y procesos judiciales prolongados.

Del mismo modo, empresarios y emprendedores, ya que la gestión y desarrollo de un negocio propio a menudo implica desafíos constantes y la necesidad de superar obstáculos, lo que puede llevar a una sensación de esfuerzo continuo.

Por otro lado, especialistas en tecnología e informática. En un campo en constante evolución, los profesionales de la tecnología pueden sentir que están persiguiendo constantemente nuevas habilidades y conocimientos para mantenerse actualizados.

Algo similar sucede con los profesionales de finanzas y banca. En un entorno financiero competitivo y sujeto a regulaciones cambiantes, la presión por alcanzar metas financieras puede llevar a una sensación de carga laboral incesante.

CÓMO AFRONTAR ESTE PROBLEMA. Recomiendan gestión efectiva del tiempo, priorizar tareas y establecer límites para evitar la sensación de trabajo constante. La promoción del bienestar fomentando hábitos de salud física y mental para mantener un equilibrio entre trabajo y vida personal. Así como también el establecimiento de metas realistas definiendo objetivos alcanzables y celebrar los logros, por pequeños que sean.

Tengamos en cuenta por ejemplo que el 75% de las firmas y abogados no cuenta con una herramienta de gestión legal, y esto termina agobiando a las personas y generando sisifemia.

Reconocer y abordar la sisifemia es esencial para promover un entorno laboral equilibrado y gratificante. La gestión del tiempo, el bienestar personal y la autoestima son elementos clave en la lucha contra esta sensación de carga incesante. Al implementar estrategias efectivas, los profesionales pueden encontrar un sentido de logro y satisfacción en su trabajo, liberándose del ciclo interminable de la sisifemia.

(*) Experta en capacitaciones en habilidades blandas y cofundadora de  Gimnasio de Emociones.

Related Articles

Los sueños de superación que respiran en Cochrane

Pasillo de entrada a populosas urbanizaciones, Cochrane es una calle modesta que...

Bronca en el conventillo

El cambio en el formato de difusión de EL DIARIO permite reflexionar...

Liberalismo y banca estatal

En las últimas décadas del siglo XIX, la creación y el decidido...

Memorias de un diario: Elidita, un puntal

Por calle Laprida 17, las personalidades de la cultura que pasaron por...