viernes , 23 febrero 2024
Home Bien! Enfrentar el absurdo inconcebible
Bien!

Enfrentar el absurdo inconcebible

Por más curioso que suene, a veces una foto, las palabras escritas y los sueños son el único sostén de una certeza y un anhelo. Luna: Una Fábula Siciliana (2017) retrata una poesía borrascosa y cruda sobre el amor, el espanto y la resistencia al abandono.

Victoria Elizalde | [email protected]

Los niños y los borrachos no mienten, cuenta un dicho popular. Y la complejización en la adultez signada por el sistema que la contiene redunda en acecho de los moldes enquistados per sé, la búsqueda de comodidades a cualquier precio y -demasiadas veces- el predominio del miedo. La historia de esta semana se desenvuelve por la convicción de una pequeña mujer, aún ensayándose sobre lo aceptable y lo inaceptable de la sociedad, en especial cuando toca lo que ama. Una historia de mafia y entramados conniventes, de miedos y arrojos, de amor y otros desamores pero sobre todo de desamparos y de cómo la piel se rebela ante lo absurdo que no cabe en palabras.

Historia de un arrebato
Luna (Julia Jedlikowska) y Giuseppe (Gaetano Fernandez) son dos peculiares adolescentes entrando en la pubertad, compañeros del colegio. Viven en la pradera siciliana, cerca del mar. Se enamoran, coquetean. Él practica equitación. Ella escribe y dibuja. Luna le prepara una tarjeta muy especial y en una tarde idílica se la entrega. Por primera vez se besan. Pero antes de terminar el encuentro, sin causa aparente, Giuseppe desaparece. A partir de ese momento, Luna no puede dejar ir la idea de que algo le sucedió y que hay que ayudarlo, pero nadie da crédito o peso a su advertencia y reclamo. Su madre controladora (Sabine Timoteo) y su padre (Vincenzo Amato), quienes no aprueban la relación, le sugieren el olvido, el encauzarse en su quehacer y dejar que las cosas se acomoden entre quienes “deben”. Luna se sostiene firme porque ya no puede abandonar a Giuseppe a su suerte, sabiendo que aquellos que conocen la injusticia podrían luchar por él. Giuseppe es una nueva víctima de las desapariciones instrumentadas por la crudeza de la mafia siciliana de los noventa. Nadie interviene. Y todo el tiempo flota en el aire la desazón y el deseo desesperado de que un día regrese sano y a salvo. Mientras tanto, Luna no puede resignar aquello que la atraviesa y es la única que hace todo a su alcance para encontrar a Giuseppe, en un ambiente de constante peligro. Entre averiguaciones y rebeldías, sin contención afectiva del mundo adulto, se vale de su amiga Loredana (Corinne Musallari) para resistir, insistir, subsistir y (con muy altos costos) intentar saber y sanar.

Hechos reales
La película escrita y dirigida por Fabio Grassadonia y Antonio Piazza parte del cuento “El caballero blanco”, publicado en el volumen We Won’t Be Confused Forever (No estaremos perplejos por siempre) de Marco Mancassola, que está basado en un hecho real, cruento y criminal de la Sicilia de los 90 y sus mafias. Los realizadores tomaron el suceso histórico para preguntarse qué pasa con su opuesto, el amor, y la noción de justicia, en la piel de quien se inicia en la vida y no se explica ni negocia la desaparición y la violencia denigrante. Se trata de jóvenes adolescentes sin perversión ni falsedad, sin sospecha, sobre quienes cae el peso brutal del crimen organizado como advertencia y castigo para otros, respecto de la pretendida ley del silencio, a base de terrorismo para sostener relaciones de poder, caiga quien caiga.

La forma del relato
El largometraje se define con actuaciones protagónicas bien logradas. Ostenta Interpretaciones que sostienen climas emocionales en ritmos alargados y describen las esperas desesperadas. Pese a que la película trata temas desgarradores no tiene escenas explícitas, pero sí fuertemente sugestivas que las representan de modo tan convincente que se vuelven hacia el final difíciles de digerir. Todo el entramado devela un juego entre lo crudamente real, los recuerdos y los sueños que mantienen a Luna, en cierto modo, despierta ante la falta y el horror. Sus escritos, sus dibujos en la pared, su cabello, le permiten elaborar a su modo lo que está pasando, y queda también al descubierto la rigidez de las posturas que no comprenden el grito desesperado de su singularidad, ni pretenden acompañar el tránsito por esa aberración a tan corta edad.
La composición fotográfica es un fuerte en esta realización desde los planos amplios de paisajes a la manera de encuadrar el encierro, los ambientes acuosos o la levedad del cabello cayendo al suelo entre otras tantas. La banda sonora es también muy cuidada, resaltando los detalles sugerentes de los ambientes y situaciones, remarcando lo desconcertante cuando sucede.

Los discursos de lo sensible
La traducción del título que se comercializó en países de habla hispana refiere a fábula porque hay una complicidad con la mirada animal contemplativa que vive y convive. Pareciera haber allí mayor cobijo que entre la humanidad misma, por momentos.
Luna: Una Fábula siciliana es un relato bastante suficientemente surreal y crudo para pensar el poder de la acción humana y la posibilidad de intentar enfrentar el absurdo inconcebible.


FICHA TÉCNICA
Título: Sicilian Ghost Story
País: Italia, Francia, Suiza
Año: 2017
Guión y Dirección: Fabio Grassadonia, Antonio Piazza
Fotografía: Luca Bigazzi
Duración: 122 minutos
Género: Drama, Crimen, Fantasía
Plataforma: Amazon – Apple TV – Archive.org
Clasificación: +16

Una historia de mafia y entramados conniventes, de miedos y arrojos, de amor y otros desamores (…) y de cómo la piel se rebela ante lo absurdo que no cabe en palabras

Related Articles

Las artes, un proyecto de vida

Gustavo “Koky” Satler es músico, compositor, docente, actor y escritor. Formó parte...

Matías Bidegorry, el paranaense que juega en la filial River Plate de Berlín

Es ingeniero civil y está radicado en Alemania, donde representa a la...

“Tokyo Vice”: el drama criminal sobre el submundo yakuza 

El creador y howrunner de la serie dijo sobre esta segunda parte...