jueves , 20 junio 2024
Home Actualidad Sarcoma, un cáncer que ataca los sostenes del cuerpo
ActualidadSalud

Sarcoma, un cáncer que ataca los sostenes del cuerpo

Uno de los principales síntomas es la aparición de una protuberancia, que puede estar acompañada de dolor.

Como se trata de un cuadro que no puede ser prevenido, los expertos resaltan la importancia del chequeo anual para la detección temprana de esta patología, que se desarrolla en huesos y tejidos blandos. Cuáles son los síntomas y los tratamientos.

El sarcoma es un tipo de tumor maligno que se desarrolla en los huesos y en los distintos tejidos blandos del organismo, como por ejemplo los músculos, la grasa, los nervios y los tejidos fibrosos. Por este motivo, se considera que la enfermedad se origina en la estructura que le hace de sostén a nuestro cuerpo. Cada 13 de julio se conmemora el Día Internacional del Sarcoma, con el objetivo de informar y generar conciencia sobre este cuadro.

Los expertos coinciden en que se trata de una patología poco frecuente que puede presentarse en la infancia, en la adolescencia y en la vida adulta. “Según datos reportados en 2022 del Cáncer Statistics de Estados Unidos, de un total de casi 2 millones de nuevos tumores diagnosticados en el 2021, 17.000 eran sarcomas. Si bien en la Argentina no tenemos la incidencia exacta, se estima que representa el 1% del total de los tumores”, detalló el doctor Tomás Soulé, oncólogo clínico del Área de sarcomas, melanomas y tumores genitourinarios del IAF.

La baja incidencia del sarcoma hace que muchos pacientes se sorprendan y hasta escuchen hablar de la enfermedad por primera vez cuando reciben el diagnóstico. Esto hace aún más importante la difusión de la información sobre esta patología y la rápida intervención de médicos especializados para iniciar un abordaje adecuado.

“El sarcoma pueden presentar en cualquier parte del organismo. Los más frecuentes (60%) se dan en los miembros, tanto brazos como piernas. Pero también podemos verlos en el tórax, cabeza y cuello y en regiones específicas del abdomen. Existen dos tipos principales que se pueden dividir en sarcomas de partes blandas, que afectan a los tejidos blandos del organismo; y los sarcomas óseos”, explicó, a su turno, Alejandro Pairola, cirujano del staff de Cirugía Abdominal del Instituto Alexander Fleming (IAF).

“Cabe remarcar que hay más de 70 subtipos de estos tumores y que a veces es difícil detectarlo. Es por ello que el patólogo hoy cuenta con herramientas para precisar el diagnóstico como inmunohistoquímica, test moleculares, translocaciones y la clínica del paciente”, agregó por su parte la médica oncóloga Yanina Pflüger.

Los síntomas y diagnóstico

Un punto central en la lucha contra esta patología es que no tiene forma de ser prevenida, por lo que es fundamental su detección temprana. “Se diagnostica ya con una lesión consolidada. Sin embargo, cuanto más pequeña sea la lesión, más oportunidades hay de obtener mejores resultados e impactar positivamente en la calidad de vida del paciente, así como mejorar las expectativas de curación”, explicó Pflüger, jefa del Servicio de Melanoma y Sarcoma del IAF.

Como se ve, es fundamental conocer cuáles son las señales de alerta de esta enfermedad oncológica. “Los síntomas son muy variables según el origen y la localización del tumor. Los mismos van desde una protuberancia que se siente a través de la piel, que puede ser dolorosa o no. Otros síntomas pueden ser dolor, pérdida de peso, distensión abdominal y fractura ósea de difícil explicación”, detalló el doctor Pairola. En el caso de que aparezca un nódulo, este puede tener desde el tamaño de una pelotita de golf hasta volúmenes superiores.

Los métodos de diagnóstico son muy variables, en función del origen y ubicación del tumor, y lo recomendado es que sean indicados por un médico especialista con el fin de evitar someterse a estudios que sean innecesarios. “Pueden utilizarse la resonancia magnética, la tomografía y la ecografía, entre otros estudios. Se escoge el más adecuado teniendo en cuenta la localización del sarcoma. Por ejemplo, en miembros inferiores la resonancia magnética tiene mejor observación de imágenes; y en pulmón, la tomografía computada puede valorar mejor el órgano”, explicó Soulé.

También suelen utilizarse radiografías, anatomías patológica, la biología molecular y, para situaciones específicas, los especialistas pueden recurrir a una tomografía por emisión de positrones (PET), que acude a pequeñas cantidades de materiales radioactivos llamados radiosondas y permite detectar manifestaciones tempranas de la enfermedad.

Los riesgos y los tratamientos

“Dentro de la entidad ‘sarcomas’ se encuentra una gran diversidad de tipos de tumores, y por lo tanto, su mortalidad varía entre todos ellos. Hay algunos síndromes hereditarios (que son mutaciones que tenemos al nacer) que pueden favorecer su aparición”, postuló Soulé.

En ese tono, la doctora Pflüger coincidió en que el tipo de sarcoma que el paciente presente y la evolución clínica serán las principales características a tener en cuenta para evaluar el riesgo que experimenta el caso. “Hay personas que tienen más riesgo, y son aquellas en las que pensamos algún síndrome hereditario que lo predisponga a estos tumores”, sostuvo la especialista.

Otros factores que también pueden elevar el riesgo de desarrollar un sarcoma son la exposición a la radioterapia por un tumor previo, la inflamación crónica provocada por la acumulación de líquido linfático, la exposición a ciertas sustancias químicas utilizadas a nivel industrial o como herbicidas y el contacto con determinados virus.

Una vez diagnosticado el tumor, el doctor Pairola sostuvo que es “importante que el tratamiento sea encarado por un grupo multidisciplinario en el que se involucren médicos especialistas en sarcoma, que son oncólogos, patólogos, radioterapeutas, traumatólogos y cirujanos. Todos ellos podrán tomar en conjunto la decisión del mejor esquema posible para cada sarcoma específico”.

En cuanto a las herramientas de tratamiento, “globalmente los sarcomas se tratan con quimioterapia, radioterapia y cirugía. En los últimos años hubo muy buenos avances con algunos subgrupos que responden a tratamientos modernos, como por ejemplo inhibidores tirosín kinasa (que actúan sobre la superficie de los receptores que activan los tumores), inmunoterapia y anticuerpos monoclonales”, dijo Soulé.

Al igual que sucede con los síntomas y los métodos de diagnóstico, para definir una estrategia terapéutica será determinante el tipo de tumor y su estadío. En ese sentido, Pflüger detalló: “Cuando la enfermedad está localizada, la cirugía es la opción principal. Hay situaciones donde debe complementarse antes o después con radioterapia y/o quimioterapia. Para tumores en etapas más avanzadas la quimioterapia es el tratamiento de elección”.

Una investigación realizada recientemente en Estados Unidos reveló que sólo uno de cada cinco pacientes con sarcomas localizados recibe quimioterapia. La investigación, publicada en Journal of the National Comprehensive Cancer Network, fue realizada por la Universidad de California en Los Ángeles y concluyó que el 22% de los casos en los que el tumor no se había extendido a otros órganos se aplicó este tratamiento.

Conmemoración

Ayer se conmemoró el Día Internacional del Sarcoma, que planteó el desafío en cómo abordar un tipo de cáncer que no puede ser prevenido. En ese sentido, se recordó la importancia de realizar un chequeo anual de rutina con un médico de cabecera, de modo de tener mayores probabilidades de detectar algún cambio o anomalía a tiempo.

Related Articles

Bullrich se reunió con Nayib Bukele

El Salvador: Patricia Bullrich se reunió con el presidente Nayib Bukele “De...

Murió la fotógrafa Sara Facio

La fotógrafa, editora y gestora tenía 92 años. Deja un legado artístico...

PAMI confirmó cambios en un beneficio

PAMI anunció un urgente cambio en un beneficio especial para jubilados y...

Entre Ríos: mejoran caminos productivos

El gobierno provincial, a través de Vialidad, lleva adelante la recuperación de...