miércoles , 24 abril 2024
Home Colaboradores Los rasgos de genialidad de la escritura de Demitrópulos
ColaboradoresCultura

Los rasgos de genialidad de la escritura de Demitrópulos

Ninguneada, la escritora Libertad Demitrópulos falleció hace un cuarto de siglo en la ciudad de Buenos Aires. En sus libros, viven mujeres fuertes, protagonistas de la historia desde sus suburbios, artesanas de una insubordinación sin épica, a la medida del personaje de María Muratore, madre de todas las rebeldías ante el colonialismo y el patriarcado.

Angelina Uzín Olleros

Especial para El Diario

Libertad Demitrópulos (1922-1998) nació en Ledesma, provincia de Jujuy. Ejerció como maestra hasta 1940 pero su gran vocación era escribir. Instalada en Buenos Aires, en 1951 se casó con el poeta Joaquín Giannuzzi. Tuvieron una hija, Leda. Estos son algunos datos salientes de su breve biografía. Todas las otras referencias sobre Libertad están relacionadas a la escritura y sus personajes. En ese sentido, ella se definió como “una escritora solitaria”. Ajena a los brillos de la escena literaria porteña se sostuvo en una original postura sobre un género como la novela histórica mostrando las diferentes regiones de Argentina, a través de paisajes humanos alejados de la capital, que eran mestizos, obreros, indígenas. Al recibir el premio Boris Vian sostuvo que no debía “arrojarse a los brazos de la vanidad”.

Su padre fue un inmigrante griego, origen que marcó su identidad narrativa unida a la decisión de tomar partido por los desposeídos como personajes de sus novelas. El gesto distintivo de Libertad Demitrópulos es que en su obra las mujeres ocuparon un lugar central, luchando contra las adversidades, dejando traslucir sus deseos y goces a la par de sus padecimientos y exclusiones del mundo masculino.

Su libro más renombrado y valorado es Río de las congojas, ambientado en el litoral, publicado en 1981. En sus páginas aparecen dos mujeres que rivalizan por un mismo hombre: el personaje de Blas de Acuña, María Muratore es uno de esos personajes que actualmente ha tomado vida propia a través de la literatura feminista que lo rescata y lo valora desde diferentes ángulos. Insolente, María dice: “Yo, asesina, ladrona, sacrílega, bruja, engatusadora de hombres”, travestida como un guerrero del siglo XVI. La otra mujer es Isabel Descalzo que es una costurera que trabaja las vestiduras sobre los cuerpos de mujeres y descifra sus deseos mientras enhebra los encajes que adornarán sus atuendos.

Pero María Muratore no fue solamente la mujer de Blas (la “muertecita” como él la llamaba ante su sepultura en el fondo de su casa), sino también la amante de Juan de Garay. Sobre esta novela la periodista Moira Soto (Buenos Aires, 1941) afirmó que “sin duda, puede encontrarse un discurso paródico en Río de las congojas, debido a que se trata de una novela que trabaja a partir de los pretextos de la crónica y los documentos históricos de la primera fundación de Santa Fe, así como de otros textos que dan cuenta de los sucesos relacionados con dicha fundación como la revolución de los Siete Jefes o el traslado de la ciudad debido a las inundaciones y plagas.”

Perfiles

Cada texto de Libertad Demitrópulos está situado en una región, el Sur, el Norte, la Mesopotamia; en cada historia se devela un drama que expone injusticias, explotaciones, castigos y encierros. A ella le preocupó retratar a las mujeres pobres, discriminadas por su color de piel, que fueron la mano de obra más barata del orden colonial.

La escritora Florencia Abbate (1976) ha estudiado especialmente a los personajes de Demitrópulos en clave feminista. Ella sostiene que “sus personajes femeninos no sienten miedo y por eso parecen desafiar una ley del patriarcado, la de enseñar sistemáticamente a las mujeres a temer, para que sean pasivas, para que sean el tipo de ‘Mujer’ que se espera. Las protagonistas de sus novelas pertenecen a los bajos fondos de la Historia. Son hijas del barro, el sacrificio y la lucha. Mujeres de origen humilde, viviendo en sociedades que sólo les dejan dos opciones para sobrevivir: casarse o prostituirse.”

“A la verdad no la da únicamente la documentación historiográfica irrefutable, sino también la dimensión imaginaria del escritor y de todo hombre que pueda situarse en esa dimensión”

Libertad Demitrópulos siempre fue una militante peronista. Trabajó en el Hogar Escuela Eva Perón y fue allí donde conoció a la “abanderada de los humildes”. Publicó su biografía en 1984 en la que realiza un recorrido por la vida política y personal de Evita. Estas opciones, sumada a su condición de mujer, la convirtió en una escritora maldita. El libro Los comensales fue sacado de circulación en 1955 pero fue reeditado por EUDEBA. En Sabotaje del álbum familiar, Libertad Demitrópulos se dedica a mostrar la situación del ingenio Ledesma en su provincia natal. Ha sido ponderada tanto por el poeta y crítico literario Noé Jitrik (1928-2022) como por el escritor Ricardo Piglia (1940-2017).

La docente e investigadora de la UBA, Silvia Saítta (Buenos Aires, 1965) dice que “la literatura de Demitrópulos no es ‘un secreto injustamente guardado’. Así funciona la literatura: se lee siempre desde el presente y, por lo tanto, la obra de escritoras o escritores de muy alta visibilidad en un momento determinado puede pasar al olvido en otro período y viceversa. En el caso de Libertad Demitrópulos en particular, creo que hay varias hipótesis en juego, que van desde su militancia peronista hasta el carácter de fuerte denuncia social y política de una narrativa contraria al clima de ideas abierto por el neoliberalismo de los años noventa.”

Dos de sus novelas La flor de hierro (1978) y Río de las congojas (1981) se publicaron durante la dictadura; mientras que Sabotaje en el álbum familiar y la biografía Eva Perón (1984), en los comienzos de la democracia. En 2022, se conmemoraron los cien años del nacimiento de la escritora, con un homenaje a su obra en el Centro Cultural Kirchner.

En el libro Quién pudiera llegar a Ma-noa (1981), Demitrópulos sostuvo que “la verdad no la da únicamente la documentación historiográfica irrefutable, comprobada, sino también la dimensión imaginaria, la fantasía del escritor y de todo hombre que pueda situarse en esa dimensión. A esto yo lo llamo transhistoria que es la que crea los personajes y hechos ignorados, subyacentes, anónimos que la historia no ha recogido porque se ocupa solamente de héroes y prohombres.”

Con luz propia

La idea de “Las otras en nosotros” es poner la lupa en biografías de mujeres que en otro tiempo y en otro lugar acompañaron a personajes célebres de la historia: fueron hijas, hermanas, esposas, amantes, maestras, que brillaron con luz propia, pero quedaron recordadas en un segundo plano y hasta fueron olvidadas por las crónicas de época o tímidamente mencionadas.

La mayoría de los casos guarda relación con esta circunstancia, la de pertenecer a un círculo de ámbitos como los de la ciencia, la política, el arte, y las organizaciones sociales. Sin embargo, también haremos referencia a mujeres que, por su carácter temerario, sus aventuras fuera de lugar o su intrepidez quedaron fijadas en un imaginario popular que alimentó esos mitos con anécdotas y relatos que otorgaron rasgos ficcionales a sus personalidades o actuaciones.

Related Articles

Bahiano llega a Paraná

Uno de los íconos de la música nacional regresa a Entre Ríos...

Entre Ríos, ausente en la Feria del Libro

Se confirmó que la provincia de Entre Ríos no contará con un...

Los clubes, espacios para hacer crecer el sentido de pertenencia

Con orígenes que se remontan al siglo XIX, los clubes barriales vivieron...

Los hermanos Scolamieri pilares del automovilismo entrerriano

Hace 104 años nacían en San Justo, en el Departamento Uruguay,  los...