jueves , 20 junio 2024
Home Paraná Guardar las cenizas en cinerarios, una opción cada vez más frecuente
ParanáSociedad

Guardar las cenizas en cinerarios, una opción cada vez más frecuente

Cuatro parroquias de Paraná cuentan con espacios para recibir cenizas de difuntos y, para muchos, es la mejor opción para brindarles un “descanso eterno” a sus familiares. Proyectan crear cuatro cinerarios más en la capital entrerriana.

 

KEVIN RIVERO

[email protected]

En 2016, a través de una instrucción aprobada por el papa Francisco, el Vaticano instó a que las cenizas de los cuerpos cremados no se “dispersen en el aire, en la tierra o en el agua” y no se “conserven en el hogar”, al tiempo que ratificó su preferencia por la “sepultura” porque demuestra “un mayor aprecio por los difuntos”.

Sin embargo, con el paso del tiempo las cremaciones se han incrementado y la Iglesia aceptó brindar espacios sagrados como los cinerarios o columbarios para que las cenizas puedan ser puestas allí y que los fieles puedan asistir al lugar a rezar, eludiendo cualquier tipo de manipulaciones.

En ese sentido, las diócesis de la provincia de Entre Ríos buscaron alternativas para el destino final de los difuntos y en las diferentes parroquias optaron por la creación e implementación de cinerarios o columbarios.

En el caso de Paraná, en la actualidad funcionan tres cinerarios y un columbario. El primer cinerario se inauguró en 2015 en la capilla Nuestra Señora de Lourdes (25 de Junio y boulevard Sarmiento), en 2019 comenzó a funcionar otro en la parroquia San José Obrero (Zanni y O’Higgins) y en 2022 se abrió el tercero en la capilla Nuestra Señora de la Esperanza (Gendarmería Nacional 1200); mientras que semanas atrás se estrenó un columbario en la parroquia Don Bosco (Avenida Ramírez y Uruguay).

DETALLES

En diálogo con EL DIARIO, el sacerdote Benito Vernaz, quien está a cargo del funcionamiento del flamante columbario denominado “Esperando la resurrección”, brindó más detalles: “Después de tanto tiempo pudimos concretar el proyecto. Hace seis años, la comunidad me pidió hacerlo y primero dimos una respuesta negativa. Luego, esperamos tres años, me explicaron el funcionamiento y accedí a hacerlo; sin embargo, cuando pedí la autorización, me lo negaron y tuvimos que esperar tres años más. Entonces, el proyecto comenzó hace seis años y arrancamos a hacerlo hace seis meses, y con la colaboración de toda la comunidad, ahora tenemos un lugar para poner cenizas”.

EFECTO PANDEMIA.

“Admito que al principio no quería hacerlo, ya que no me parecía acorde mezclar un difunto con un templo, pero tenemos que adaptarnos a estos cambios. Cuando se produjo un gran número de muertes a raíz de la pandemia del Covid-19, se aceleró este proceso, además de que en estos últimos años se adaptó una ‘moda’ o costumbre de cremar. Como la gente crema y ante el pedido muy fuerte del Papa Francisco de que no tiren las cenizas y no las guarden en la casa, tuvimos que recurrir a implementarlo para brindar un servicio a la comunidad”, señaló.

Por otra parte, Vernaz resaltó aspectos positivos de esta iniciativa: “He conocido familias que me han dicho ‘tengo tres familiares en cenizas en mi casa’, y es muy triste y doloroso tener a un ser querido cremado, en una cajita chiquita o tirarlo; entonces, es mejor ayudar a evitar este tipo de angustias. Por otro lado, hay familias que están dispersas por diferentes ciudades, pueblos o comunidades cercanas y con esta modalidad se puede juntar a todos los difuntos en un mismo lugar para que no estén separados. Por todo esto, ya hemos tenido muchas reservas y no sólo de Paraná, sino de la región, como de Nogoyá, Santa Fe o las diferentes aldeas aledañas”, señaló.

El columbario cuenta con capacidad para recibir las cenizas de 1.800 difuntos y ya se han reservado 130 lugares; aunque prevén que en poco tiempo el número puede ser aún mayor.

“Seguramente en los próximos meses o años, tendremos ocupada la mayor parte de la capacidad”, contó el sacerdote, y explicó: “Muchas personas, cuando todavía están vivas, reservan su lugar con la previa aprobación de sus familiares. Y después también hay casos de familias enteras que deciden asegurarse un lugar para que juntos puedan descansar en paz”.

FUNCIONAMIENTO

Los cuatro espacios comunitarios especialmente diseñados para el depósito final de cenizas producidas por crematorios cuentan con un funcionamiento similar. En el descanso espiritual, los difuntos tienen misas todos los días y los familiares deben respetar un protocolo establecido en el momento que acuerdan el contrato.

En este contexto, en el momento de la visita a sus familiares, no pueden consumir alimentos o bebidas en el interior, realizar reuniones, colocar flores, velas u otros elementos como rosarios o fotos, y todas deben mantener una estética similar, en la cual sólo quedan a la vista los datos principales.

Para reservar un lugar se debe acordar un contrato y se puede llevar a cabo bajo dos modalidades. En la mayoría de los casos, las personas optan por abonar expensas mensuales o anuales (actualmente el monto de la cuota mensual oscila entre los 300 y 1000 pesos); sin embargo, hay otros que se inclinan por reservar un lugar a perpetuidad que tiene un valor mucho más abultado; pero, que a largo plazo, es más barato a proporción (en este momento cuesta entre 40 mil y 90 mil pesos).

La implementación de los cinerarios retoma la tradición de unir el cementerio con el templo; por lo tanto, la Iglesia Católica estableció entre sus reglas principales que las bóvedas dónde se depositan las cenizas deben estar en un espacio cercano a las parroquias, aunque no se permite que sea en la calle o en un sitio con un acceso libre al público. No obstante, cabe destacar que no está permitida la construcción de este espacio sagrado dentro del templo.

El columbario de Don Bosco tiene capacidad para recibir las cenizas de 1.800 difuntos. Foto Sergio Ruiz

A FUTURO

Según supo EL DIARIO, en Paraná proyectan la creación de cuatro cinerarios en diferentes parroquias emplazadas en la ciudad, que cuentan con espacio y con fondos económicos que pueden ser destinados a obras edilicias.

Diferencias entre cinerario y columbario

La diferencia entre un cinerario y un columbario tiene que ver con la individualidad. El cinerario es un sitio donde se colocan las cenizas en conjunto, sin urna individual. En el columbario, hay espacios, llamados hornacinas, en los que se colocan las urnas con las cenizas de la persona.

En San Benito

La localidad de San Benito, ubicada a doce kilómetros de Paraná, también cuenta con su espacio para depositar cenizas de difuntos. El lugar se encuentra en el cementerio municipal y tiene una capacidad de 140 bóvedas. Los lugares son reservados de una manera similar a los cuatro sitios que llevan adelante sus actividades en la capital provincial.

 

 

 

Related Articles

El lunes entra en vigencia el nuevo boleto de colectivos

Desde este lunes regirá una nueva tarifa de pasaje en el servicio...

Temperaturas bajas en Paraná

Hoy domingo la temperatura mínima será de 4º y la máxima de...

Domingo soleado en Paraná

Hoy domingo la temperatura mínima sería de 6º y la máxima de...

Domingo gris en la ciudad

Hoy domingo la temperatura mínima será de 12º y la máxima de...