9.9 C
Paraná
sábado, julio 2, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Pandemia: fueron significativos los efectos en los adolescentes

    Una investigación realizada por profesionales de la ciudad de Paraná confirmó lo que se sospechaba: el impacto de la pandemia sobre la salud mental de los adolescentes fue notorio. Entre las conclusiones aparece que más de la mitad de los encuestados presentaron conductas asociadas a estados depresivos. La idea del equipo es que los datos recabados deriven en la materialización de políticas públicas que atiendan esta problemática.

     

    Redacción El Diario / [email protected]

    Movilizados por la propia experiencia y el incremento de las consultas clínicas, un equipo de especialistas de la salud mental de la ciudad de Paraná corroboró lo que señalaron tantos estudios respecto de las consecuencias sobre los adolescentes que generó el aislamiento y el distanciamiento social con el que se intentó minimizar el avance del Covid 19. En efecto, sobre un universo de 434 encuestados, 6 de cada 10 presentaron indicadores de depresión, además de desorden en la gestión del descanso y la alimentación. Dentro de ese cuadro de situación, las más afectadas fueron las mujeres.

    Como se ve, el relevamiento -que se realizó entre mayo y agosto de 2021- confirmó que las limitaciones impuestas a la sociabilidad durante la pandemia tuvieron un efecto negativo. Para llevar adelante la pesquisa, los investigadores adaptaron algunos instrumentos de medición a las condiciones especiales existentes.

    El equipo estuvo integrado por la médica psiquiatra Juliana Ríos, la psicóloga Cecilia Pacheco, y la licenciada en psicología María Victoria Spinelli. La supervisión estuvo a cargo de Esteban Dávila, médico psiquiatra en el Sanatorio Adventista del Plata, y presidente de la Asociación de Médicos Psiquiatras de Entre Ríos.

    Para conocer detalles, EL DIARIO entrevistó a la psiquiatra Juliana Ríos.

    –¿Cómo se organizaron para la recolección y posterior interpretación de datos?

    –Tuvimos que conciliar los horarios del equipo con los de las personas que formaron parte de la muestra. Los registros tuvieron lugar entre el 26 de julio y el 10 de agosto de 2021. Se abarcó a alumnos del nivel secundario de manera presencial en el ámbito y horario escolar respetando el protocolo, en virtud de que nos encontrábamos en emergencia sanitaria.

    Las instituciones que se integraron a la experiencia son la Escuela Secundaria Nº 28 “Ntra. Sra. de Guadalupe”, la Escuela Secundaria Nº 35 “C. B. de Quirós”, la Escuela Secundaria Nº 54 “Jorge Luis Borges”, el Instituto Privado D-159 “San Benito Abad” y el Instituto Privado D-167 “Martín Lutero”, de la ciudad de Paraná y Paraná Campaña.

    –¿Cómo definieron el universo adolescente?

    –La investigación se enfocó en 434 estudiantes de entre 13 y 18 años de edad. Para ello debimos contar con la autorización de padres y directivos. La participación fue voluntaria y se procuró que resulte representativa de la sociedad en cuanto a niveles socioambientales y económicos.

     –¿Por qué se decidieron por los jóvenes?

    –El de los adolescentes fue uno de los grupos etarios más afectados por la pandemia del Covid 19 y las consecuentes medidas de aislamiento y distanciamiento social. Tuvimos en cuenta que en este grupo etario la sociabilidad ocupa un lugar clave, en virtud del neurodesarrollo y psiquismo de esa etapa, y que ese carácter estuvo severamente afectado por las restricciones impuestas por la autoridad sanitaria.

    Conviene tener en cuenta que los adolescentes, junto a los ancianos, fueron los grupos que más sufrieron el confinamiento, ya que no salieron a trabajar como los adultos o a hacer tareas cotidianas. De hecho, muchos desertaron de sus rutinas deportivas y recreativas luego del aislamiento estricto.

     

    DEFINICIONES

     –¿Qué instrumentos utilizaron?

    –Una entrevista semiestructurada anónima y la escala de Depresión de Beck. Debimos producir una adaptación, porque originalmente la escala se aplica durante los últimos 15 días; y no tuvimos otra opción que administrarla conforme a los tiempos que impuso la pandemia, aislamiento y distancia mediante.

     

    –¿Puntualmente, para qué sirve la escala?

    –Es pertinente repasar, porque forman parte del diseño metodológico, una serie de expresiones específicas del campo. Por ejemplo, el Inventario de Depresión de Beck-II es un autoinforme compuesto por 21 ítems de tipo Likert, en los que el encuestado debe indicar su acuerdo o desacuerdo sobre una afirmación, ítem o reactivo. Este instrumento ha sido de los más utilizados para detectar y evaluar la gravedad de la depresión.

    –¿Qué información proporciona la escala?

    –Sus ítems describen los síntomas clínicos más frecuentes de los pacientes psiquiátricos con depresión. Debo decir que el Inventario de Depresión de Beck-II ha experimentado mejoras, a partir de las cuales se pueden representar más detalladamente los criterios para el diagnóstico de los trastornos depresivos, recogidos en guías de referencia dentro del campo, como el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, cuarta edición, American Psychiatric Association, 1994) y CIE-10 (Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas relacionados con la salud, Organización Mundial de la Salud, 1993).

    –¿Con qué información armaron las planillas de consulta?

    –Fue confeccionada por nosotras a partir de nuestra experiencia académica y clínica, e indagando e investigando acerca del tema.

    La entrevista semiestructurada abarcó datos filiatorios, así como socioambientales, económicos y además interrogantes específicos sobre la vivencia en relación al período abarcado dentro de la pandemia y el aislamiento y distanciamiento social. Se indagó también sobre el consumo de sustancias y si se realizó tratamiento psicológico y/o psiquiátrico durante este período.

    Los datos recabados fueron anónimos, confidenciales y de uso exclusivo para fines académicos. La recolección y manejo de los mismos fue llevada a cabo por profesionales calificados en el área de salud mental.

     

    CUADRO DE SITUACIÓN

    –¿Se han topado con alguna dificultad en particular?

    –Las dificultades en general han pasado por acordar horarios para los encuentros organizativos, ya que somos trabajadoras activas y madres de familia. Otro desafío fue la búsqueda de colegios con un universo representativo de la comunidad. Consecuentemente, solicitar autorizaciones a los directivos de los colegios, así como a las familias de los adolescentes y, por último, acordar las tomas de muestras.

    En general no hubo oposición a la administración del estudio ni a participar del mismo.

     

    –Los encuestados pertenecen a una generación que creció en la cultura digital.

    –Sí. Pese a algunos aspectos positivos, es necesario subrayar que la comunicación a través de las redes sociales, internet, y los teléfonos celulares están teniendo consecuencias de riesgo para los niños y jóvenes, manteniendo la falsa sensación de “no soledad”. Reemplazan así el verdadero encuentro con “el otro”. De hecho, los celulares son descriptos como un ansiolítico tecnológico por la antropóloga Rosalía Winocur.

    Por el contrario, los amigos les permiten a los adolescentes explicarse el uno al otro. Al hacerlo, cada uno, además, se explica a sí mismo. Su componente narcisista es a menudo evidente.

    Como decíamos, el amigo es la persona que los toma realmente en serio ante lo cual no necesita defenderse y a quien no necesita engañar; es una especie de “ensayo de amor”, tiene el significado de una confirmación de su personalidad y de su identidad, que contribuye notoriamente a fijar rasgos y dirigirlos hacia tareas y realización de la existencia.

    Hay otros elementos que confluyen, y al hacerlo, le dan a la adolescencia un carácter transitorio, demorado, suspendido y hasta ficticio. Me refiero a la particular situación del adolescente, en tanto individuo “atrapado” entre la niñez y la edad adulta. Esto puede traducirse en la ausencia de una situación social bien definida para los jóvenes, tratados a veces como niños y otras sometidos a las exigencias de un nivel adulto; la prolongación de los estudios y la imposibilidad de asumir verdaderas responsabilidades en la sociedad.

     

    –¿Cuánto influye la interacción con el entorno en la presencia de trastornos psiquiátricos?

    – La diferencia entre los distintos desórdenes estaría dada porque tanto las experiencias previas de vida, como la predisposición genética serán distintas para cada persona, y para cada trastorno.

    Como “sistema dinámico”, los circuitos neuronales de todos los cerebros son modificados de forma única, como decíamos, por la experiencia. Es por esto que las personas solemos cambiar los pensamientos, las conductas y los sentimientos. Así como plantea el neurocientífico Joseph LeDoux: nuestro cerebro se va transformando en quienes somos.

    Como “sistema abierto”, que requiere de una fuente externa, es notable la influencia del entorno familiar en primer término y sociocultural luego.

     

    BALANCES

    –¿A qué conclusiones llegaron?

    –De los 434 adolescentes encuestados, el 58.52 % presentó indicadores de depresión. En el desagregado de la Escala de Beck se advierte que presentó depresión mínima el 41.47%; depresión leve, el 17.68%; depresión moderada, el 25.39% y depresión grave, el 14.73%.

    Si nos enfocamos en la franja sin indicadores de depresión, advertimos que el 61.66 % son varones, el 36.11 % corresponde a mujeres y el 2.22 %, otros.

    Si bien el 87.77 % del grupo que no presentó indicadores de depresión poseía ideación suicida, el 11.66 % de los adolescentes expresó que han tenido ideas suicidas sin planificación.

    Por su parte, el grupo con indicadores de depresión estuvo compuesto por un 27.16% de varones, un 70.07% de mujeres y un casi 3% de otros.

    El estudio sirvió también para registrar que los pensamientos suicidas fueron más frecuentes en las mujeres observadas.

    –¿Y qué pasó con los estudios en la pandemia?

    –El modelo de interacción a través de plataformas y actividades virtuales, impactó, sin dudas, en el desarrollo y desempeño. En las entrevistas, los adolescentes manifestaron displacer, disconfort, agobio y agotamiento en relación a la hiperconectividad.

    Llegamos a la conclusión de que la mayoría prefiere la actividad presencial, tanto para el aprendizaje, la concentración, la atención, la memoria, el rendimiento, como la motivación.

    Además, se investigó de forma cualitativa quiénes habían padecido COVID 19 de los adolescentes y sus familiares. La idea fue conocer qué generó la cercanía emocional de esta situación de salud y cómo la habían vivenciado.

     –¿Con qué se encontraron?

    –Más allá de los sentimientos de ansiedad, angustia, miedo y tristeza -experimentados por los efectos de la crisis sanitaria- encontramos que los adolescentes dormían más de lo habitual. Invirtieron sus horarios de sueño (dormían de día, vivían de noche), se acostaban muy tarde y al no salir de sus casas pasaban mucho tiempo acostados. La desorganización de la higiene del sueño los llevó a cambios en la rutina y también a alimentarse de manera desordenada.

    También consultamos de forma cualitativa acerca de las actividades que realizaban los jóvenes en su tiempo libre. En ese contexto, los datos obtenidos nos revelaron que el celular fue lo más utilizado en el tiempo de ocio (90%).

    Por otra parte, la mitad realizaba deportes, y el 30% desarrollaba actividades artísticas, como leer, pintar, dibujar, cantar, escribir, o tocar instrumentos.

    También se investigó sobre el consumo de sustancias. Preguntamos quiénes habían presentado deseo y/o consumo durante el aislamiento y el distanciamiento social. Obtuvimos los siguientes resultados: en el subgrupo de depresión leve, un 21.62% respondió positivamente; en el subgrupo de depresión moderada, un 16.66% dijo que sí; y en el subgrupo de depresión grave el resultado positivo fue para el 41.53%.

    –¿Qué balance general hacen de los resultados obtenidos?

    –Más de la mitad de los encuestados presentaron conductas asociadas a estados depresivos; 1 de cada 2 adolescentes ha declarado que fue negativa la influencia de la pandemia en su salud mental.

    Durante el estudio, notamos en los encuestados una notoria necesidad de ser escuchados.

    Registramos además que se modificaron sus rutinas y hábitos: se desvincularon de personas y actividades significativas, como la familia, los amigos, el colegio, los deportes, y las actividades recreativas. Justo en el momento en el que necesitan “mostrarse”, conocer el mundo, salir, se vieron imposibilitados del contacto con pares, y de compartir vivencias esenciales y necesarias inherentes a esta etapa.

    ABORDAJE

     –¿Desde qué perspectiva teórica se involucran con la problemática?

    –Nos referenciamos en las teorías psicoanalíticas, y neurobiológicas, (cognitivo conductuales, psiconeuroinmunoendocrinología). Consideramos la influencia de “el otro” y de los entornos. Compartimos que puede haber modificaciones profundas que afecten tanto el equilibrio orgánico, la estructura intelectual, la integración social y afectiva, como la imagen que el individuo tiene de sí mismo y del ambiente.

    De ese modo una crisis puede aparecer en la vida de una persona cuando un determinado suceso (favorable o adverso) amenaza con alterar el equilibrio personal. Esta situación va a depender de los recursos adaptativos del sujeto, estrechamente vinculados a su dimensión subjetiva.

    En otras palabras, una crisis puede devenir en una situación estresante en la propia evolución del individuo (crisis evolutivas o esperables), o bien en otras en las que un suceso vital estresante las precipita (crisis accidentales, inesperadas o imprevisibles), en las que estarían incluidos tanto las crisis cotidianas por separación, como las pérdidas, la muerte, las enfermedades corporales, y también los desastres y las catástrofes.

    En el caso de los adolescentes, el hecho de ser un cuerpo en proceso de cambio, atraerá inevitablemente la atención del sujeto hacia ese cuerpo que cambia y por lo tanto hacia el yo.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave