11.4 C
Paraná
lunes, julio 4, 2022
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Desafíos para los que remontan otra comunicación

    Con dos décadas de trayectoria en Paraná, el proyecto de comunicación comunitaria que protagoniza Barriletes busca otro horizonte de desarrollo ahora que cuenta con nueva sede. La revista, la radio, la biblioteca y los talleres son parte de esa propuesta que se actualiza permanentemente.

     

    Mónica Borgogno / [email protected]

     

    En la Asociación Civil Barriletes se aprecia de cerca esa premisa que dice que quienes trabajan en las organizaciones sociales gustan vestir la camiseta institucional. Desde esa pertenencia, estas personas desempeñan diversos roles, lo hacen sin marcar las horas que pasan pensando en lo que hay que hacer hoy o mañana y siempre con orgullo, detallan anécdotas, pequeñas transformaciones y gestos que los reconcilian con las batallas que enfrentan en lo cotidiano.

    Dado que están estrenando sede en Courreges 418, EL DIARIO dialogó con la coordinadora de la revista Barriletes y productora del informativo “Barrio adentro”, Kaia Edling. Con ella se repasó parte de la historia de esta institución, con 21 años de presencia en Paraná.

    La trayectoria de esta organización no gubernamental, vale recordar, está anclada a la realización de una revista de contenido comunitario -surgida en 2001- que recupera historias que acontecen en los barrios, tendiendo “un puente entre vecinos y vecinas”, como dicen en uno de sus números.

    Con estos mensajes, escritos y sonoros, acercan una mirada política desde la que se paran y dan lugar de manera privilegiada a temas muchas veces subestimados o invisibilizados por la lógica de los medios masivos.

    A este carácter se agrega la existencia de una organización con fines de promoción comunitaria: la venta de una revista que, desde sus comienzos, es el envión económico de muchas familias. Pese a las vicisitudes de la economía, la publicación se mantuvo en las calles en todo momento.

    “La asociación civil vino después, cuando la revista se constituye en una herramienta de trabajo y de acceso a derechos vulnerados”, indicó Edling, antes de decir que “la iniciativa necesitaba completarse con otras propuestas, para que estén mejor contenidas las inquietudes de las personas que hacían y vendían la revista”. En ese sentido, la entrevistada resaltó que “la publicación apareció de manera mensual y así se mantuvo, salvo alguna excepción”. El comentario da cuenta del compromiso, el empuje y las convicciones de las personas que han ido formando parte de los distintos ciclos.

    Fue entonces cuando Edling recordó algunos de los pioneros: Verónica Nardín, Juan Casís y Rubén Camiolo. En su relato, estas personas levantaron una bandera contraria al “sálvese quien pueda”, y fueron urdiendo una experiencia en la que debieron conciliar la propia mirada de la realidad y las urgencias de los que se involucraron en el proyecto como vendedores. Desde ese momento, se fue construyendo una historia que hoy les permite a nueve ciudadanos vender la revista en distintas partes de la ciudad.

    Así, la comercialización de la revista Barriletes significó la posibilidad de acceder a un ingreso, a través de una actividad lícita, mediante un espíritu asociativo, nacido al calor de una etapa de crisis social y retracción económica. En esos años de exacerbado individualismo, la iniciativa se convirtió en una referencia de solidaridad. A ella se agregó luego, en 2010, la radio comunitaria.

    Esa red de vínculos que fueron tejiendo la radio y la revista, ayudó a modelar otra agenda, más cercana al interés de los vecinos; más barrial, si se quiere. De esta forma, con el tiempo se advirtió que tenía sentido poner en valor las inquietudes y desvelos de comunidades a donde no siempre llegan las políticas públicas.

    Si para los medios tradicionales los protagonistas son dirigentes encumbrados, para los comunitarios el desafío es convertir en noticia lo que moviliza al ciudadano. Por eso surgió espontáneamente la posibilidad de integrar la red del Foro Argentino de Radios Comunitarias. Gracias a esa interacción se ponen a circular notas y entrevistas con referentes de sectores que luchan por visibilizar su problemática, como las personas trans, los afectados por las fumigaciones, los ambientalistas, los desempleados, o las comunidades indígenas.

     

    Recursos cruciales

    Un área fundamental para una organización no comercial como Barriletes, es la de Gestión de Recursos, a cargo de Micaela Romero Carranza. El objetivo de esta unidad es imaginar cómo sostenerse como medio de comunicación.

    Una de las fuentes de financiamiento de sus distintos proyectos proviene del Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (Fomeca).

    Vale la pena destacar que el sistema vigente impone que cada radio presente proyectos para que un comité evaluador resuelva si serán financiados.

    Durante el diálogo con EL DIARIO, Edling explicó que esos recursos son vitales para sostener la propuesta de una radio comunitaria.

    Uno de los financiamientos a los que accedieron está orientado a materializar el proyecto a partir del cual la radio puede tener móviles todos los días en la calle.

    El hecho de integrar y estar en conexión permanente con otras radios comunitarias del país, es una de las ventajas comparativas que tiene Barriletes por estar integrada a FARCO. “Esos vínculos nos proveen de un tipo de información que solo podemos hallar allí”, subrayó Edling, antes de brindar algunos ejemplos. “Estamos en contacto con radios que están muy arraigadas en su territorio, como La Redota, de Villaguay, caja de resonancia de la comunidad charrúa; también hablamos con gente de asambleas en contra de las minas en el sur y en Catamarca. Esos contactos nos permiten trabajar con una agenda que prioriza el medioambiente, los feminismos, las diversidades, los espacios comunitarios de organizaciones de base”.

    En sintonía con la definición de agendas periodísticas, la entrevistada repasó un hecho que ocurrió esta semana. “Cuando abrimos los portales de noticias, vimos que en todos lados estaba el recuerdo de los 10 años de la Ley de Identidad de Género y ahí está la diferencia. Cuando estás en un medio comunitario, el trabajo de comunicar estas agendas políticas y sociales es tarea de todos los días; me refiero a que está circunscripto a una lógica de efemérides, en la que un asunto se aborda una vez al año”.

    CERCANÍA

    Se le propuso a Edling que realice una mirada retrospectiva para evaluar la experiencia de la revista y la radio desde la perspectiva de las agendas temáticas.

    “Nos puede servir como referencia que a la noticia de la desaparición de Tehuel de la Torre, Barriletes la llevó a tapa. Y no solo eso; a medida que se sucedieron los días seguimos haciendo notas sobre el tema. Que el asunto era relevante, lo prueba el hecho de que en Paraná se organizó una asamblea de varones trans para visibilizar el caso y manifestar rechazo hacia este tipo de actos de violencia”.

    La entrevistada destacó que también en el caso Tehuel los medios comunitarios formaron parte de un cambio que se propicia a nivel social y político.

    Fue entonces cuando insistió en manifestar preocupación, porque la falta de financiamiento hacia la comunicación comunitaria puede acallar las voces que medios como Barriletes amplifican. Puntualmente se refirió a la Ley 27.432, promulgada en 2017, que determina que las asignaciones que financian la actividad de institutos culturales vencerán el 31 de diciembre próximo. Los alcances de la norma en cuestión, pone en vilo la continuidad del Instituto Nacional de Música (INAMU), el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el Instituto Nacional del Teatro (INT), la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) y el Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (Fomeca).

    De allí que distintos colectivos insten a que se prorrogue la asignación de estos recursos para la cultura.

    MOTIVOS

    Consultada sobre cómo se dio su acercamiento a esta ONG, Edling compartió que “siempre me sentí conectada con el proyecto de Barriletes; me interesó la propuesta editorial de darle lugar a personas inquietas, más allá de que además es una fuente de trabajo”. De todos modos, “fue con la pandemia, en 2020, que decidí participar activamente para compartir todo lo que nos estaba pasando entre tanto aislamiento”.

    La entrevistada insistió en que lo constructivo de sumarse a la iniciativa es “contar con un espacio abierto a todos y todas”, y que “gracias a la convivencia con otras personas y colectivos es que podemos transformar la realidad”. Luego indicó que “sigue siendo mágico transmitir mensajes, que otros los escuchen e interactúen y se sientan movilizados”.

    Por último, aseguró que “apuntamos a seguir comunicando desde otra perspectiva, al margen de los criterios de venta”. A este objetivo aporta el hecho de contar con la casa propia: “la llenaremos de sueños y proyectos que construiremos en equipo”, remató.

    En equipo

    En la radio trabajan Pablo Russo, Kaia Edling, Martín Pérez Campos, Joaquín Pérez Campos, Maira Müller, Nazareno Casís, Félix Amira Lenzi y Stefanía De la Fuente Lucca.

    En tanto, detrás de la revista, se encuentran Kaia Edling (coordinadora), Martín Pérez Campos (diseño), Maira Müller (corrección), Stefanía de la Fuente (redes). Escriben actualmente: Valentín Ibarra, Ada Maitén, Reina Trupiano, integrantes del Taller de Escritura de la Biblioteca Pedro Lemebel (coordinado por Nora Aracil), Gonzalo Geller, y Hugo Perezlindo.

    Dos de los que comenzaron con el proyecto, Verónica Nardín y Juan Casís, son fuente de consulta. Además, conducen un programa en la radio que se llama Tardecitas en el barrio.

    Actualmente, Hugo Perezlindo, de Colonia Avellaneda, aparte de ser uno de los vendedores habituales, tiene un emprendimiento de venta de libros y participa en la publicación, con recomendaciones y reseñas de clásicos de la literatura.

    Ya instalados en su nuevo lugar, están comenzando con una serie de mejoras y ampliaciones, como nuevos espacios desde los que sueñan con más proyectos a construir de manera colectiva.

     En el dial

    La radio de Barriletes se puede sintonizar en el 89.3 Mhz. También se puede seguir la programación a través de www.barriletes.org.ar

    Dos de las propuestas destacadas son: de lunes a viernes, de 10 a 12, el programa Barrio adentro; y los miércoles, de 19 a 20, Tardecitas en el barrio, con la participación de Verónica Nardín, Daniel Yzet, Juan Casís y Joaquín Pérez Campos.

     

    Barriletes, mucho más que una revista

    Barriletes: una revista como disparador de comunicación comunitaria

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave