7.5 C
Paraná
viernes, mayo 20, 2022
  • Nacionales
  • Nosotros
Más

    En una década, 12.655 personas modificaron su DNI con la nueva ley

    Se cumplieron diez años de la promulgación de la Ley de Identidad de Género. Un informe del Renaper señala que seis de cada 10 personas que hicieron modificaciones de la categoría “sexo” en el DNI correspondieron a la opción “mujer” y cuatro de cada 10 a la de “varón”. El 2,2% de las personas que realizaron ese trámite son extranjeras.

     

    Mara Alicia Alvado 

     

    A lo largo de los 10 años de vigencia de la ley de Identidad de Género, 12.655 personas rectificaron su DNI para que coincida con su identidad autopercibida. Es decir, 26 de cada 100 mil habitantes, según un informe difundido este viernes por el Registro Nacional de las Personas (Renaper) y la Dirección de Población del Ministerio del Interior.

    De esta manera, el organismo brinda datos actualizados al cumplirse hoy, una década de la promulgación de la ley 26473 de Identidad de Género.

    El estudio oficial identifica que, de las 12.655 personas que rectificaron su documento, seis de cada 10 que hicieron modificaciones de la categoría “sexo” en el DNI correspondieron a la opción “mujer” y cuatro de cada 10 a la de “varón”, y el 2,2% de las personas que realizaron ese trámite son extranjeras.

    Por otro lado, durante la última década, 335 (2,64%) de las personas que habían obtenido su nuevo DNI murieron dentro de ese mismo lapso, donde se destacó que el promedio de edad de muerte fue de 40 años y el 75% murió antes de los 53 años, cuando la expectativa de vida en la Argentina es de 76,6 años, es decir, de casi el doble.

     

    ESTADÍSTICAS

    Así, las estadísticas del Renaper confirman lo que señalan hace casi 20 años las organizaciones LGBTIIQ+: la población trans muere antes de los 40 o 45 años, debido a una cadena de vulneraciones, violencias y exclusiones que concluyen en el “travesticidio social”, cuando no en un crimen de odio o “transhomicidio” a secas.

    Además, desde el decreto 476/21 que implementó el DNI no binario para las personas que no se identifican dentro de la dicotomía de género “femenino/masculino”, se han realizado 354 rectificaciones de DNI con nomenclatura “X”.

    “La población que cambió su género en el DNI se caracteriza por ser joven adulta. El promedio de edad actual es de 33 años y la mitad de la población tiene menos de 30 años”, detalla el informe oficial.

    El mismo dato desagregado por categorías de género muestra que la población de género varón y no binario que modificaron su documentación de identidad es más joven que las personas de género mujer.

    “Al analizar la evolución de la cantidad de trámites de rectificación de sexo asignado al nacer en el DNI, se observa que en el 2012 se realizaron 1.708 trámites y en los años posteriores se observa un descenso hasta el año 2018, donde se inicia un paulatino aumento en la cantidad de modificaciones realizadas. En 2020, debido a la pandemia, se redujeron los casos, sin embargo en 2021 se observa un aumento notable, retomando la tendencia alcista de los años anteriores”, explicó el documento.

    Sobre el crecimiento iniciado en 2018, el informe del Renaper concluyó que “se debe principalmente a un aumento en la cantidad de casos que cambiaron por género varón”, dado que las masculinidades trans pasaron de ser del 10 al 30 de las rectificaciones en el período 2011 a 2017, a representar entre un 45% y 58% de los trámites desde el 2018 a la actualidad.

     

    EDADES

    Al analizar la edad de realización del trámite, se observa que casi el 55% de la población lo realizó entre los 18 a 29 años, y la edad promedio es de 28.

    En tanto, el 7,6% de las rectificaciones se hicieron antes de cumplir los 17 años; el 55% de 18 a 29; el 21.6% de 30 a 39; y el 15.9% a partir de los 40.

    Otro dato destacable es que la mayor parte de la población que cambió de género en el DNI reside en los grandes centros urbanos del país y el 37,5% corresponde al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

     

    MAS DATOS

    El organismo informó también que en 2021 fueron 515 las personas trans, travestis y no binaries que gestionaron un nuevo documento, en el marco de los derechos consagrados por la ley 26.743 que cumple una década de vigencia.

    De ese total, 151 personas se autoperciben como feminidad trans, 255 como masculinidad trans y 109 como no binaries.

    Por otro lado, en lo que va de este año 138 personas accedieron a la rectificación del DNI, 39 de ellas son transfeminidades, 66 transmasculinidades y 33 identidades no binaries.

     

    Claves de la ley de Identidad de Género

    El derecho a realizar los cambios registrales acordes a la identidad autopercibida cumple diez años en el país, y la normativa argentina es vista como una referencia a nivel mundial. ¿Cuáles son los requisitos para acceder a dicho derecho?

     

    ¿Qué es la identidad de género?

    El artículo 2 la define como «la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo». Y agrega que ello «puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.»

    El artículo 3 señala «toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida.»

     

    -REQUISITOS. Quienes deseen la rectificación registral deberán «acreditar la edad mínima de 18 años», presentar la solicitud ante el Registro Nacional de las Personas para adecuar el acta de nacimiento y la entrega de un nuevo DNI, que conservará el número original, y expresar en esa nota el nuevo nombre de pila escogido.

    Los menores de 18 años tendrán que requerir la rectificación por intermedio de «sus representantes legales», nota que deberán contar con la «expresa conformidad del menor». La Ley de Identidad de Género contempla la «capacidad progresiva» y el «interés superior» de ellos, derechos contemplados en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley Nacional Nº 26.061. Si el representante legal se niega a requerir la rectificación, el niño podrá apelar a una «vía sumarísimo» para que el Poder Judicial resuelva, el cual también tendrá que contemplar ambos derechos.

    El artículo 6 señala de modo taxativo que este trámite es gratuito, personal y no será necesaria la intermediación de ningún gestor o abogado». También establece que las autoridades administrativas deberán proceder a la rectificación solicitada «sin necesidad de ningún trámite judicial».

    Por su parte, el mismo artículo de la norma prohíbe que en la partida de nacimiento y en el nuevo DNI quede asentada cualquier referencia a la Ley de Identidad de Género.

     

    – ADOPCIÓN Y OTROS DERECHOS INALIENABLES. El artículo 7 indica que quienes rectifiquen su identidad de género no verán «alterados» los derechos «provenientes de las relaciones propias del derecho de familia en todos sus órdenes y grados, las que se mantendrán inmodificables, incluida la adopción.»

     

    – SALUD INTEGRAL. El artículo 11 garantiza el «libre desarrollo personal» de quienes hayan adecuado en los registros públicos su identidad de género. Esto implica, establece la norma, que podrán «acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa». Agrega la norma que «para el acceso a los tratamientos integrales hormonales, no será necesario acreditar la voluntad en la intervención quirúrgica de reasignación genital total o parcial. En ambos casos se requerirá, únicamente, el consentimiento informado de la persona».

     

    – TRATO DIGNO. La norma, en su artículo 12, promueve el «trato digno» y el respeto a la identidad adoptada, en especial cuando se trate de niños y adolescentes, «que utilicen un nombre de pila distinto al consignado en su documento nacional de identidad».

     

     

     

     

    FuenteTELAM

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave