16.5 C
Paraná
domingo, mayo 22, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Rodríguez propone deconstruir la imagen instalada sobre la mujer

    Al escudriñar en los paradigmas dominantes de época, Elba Nora Rodríguez optó por cuestionar aseveraciones sobre la mujer que se pretenden y aceptan como “científicas”. En su libro “La mujer es un ser humano” propone la aventura de pensar en la mujer actual, no como mero objeto de estudio, sino como expresión de la arquitectura ideológica de nuestras culturas.

     

    Angelina Uzín Olleros / [email protected]

    En su libro La mujer es un ser humano, publicado por Editorial Topía en 2015, Elba Nora Rodríguez realiza un recorrido teórico y epistemológico sobre los discursos acerca de la mujer y la feminidad. Se centra particularmente en la visión psicoanalítica de Sigmund Freud y en aquellas tesis que se construyeron al amparo de una cultura patriarcal que, por ser consideradas científicas, no podían ser suficientemente cuestionadas ni siquiera revisadas.

    Es sabido que el psicoanálisis hizo ruptura con concepciones de la época en que surge y sobre la constitución subjetiva creando nuevas categorías de investigación, como por ejemplo la del “complejo de Edipo”. Sin embargo, a pesar de los aportes y novedades de la mano de la matriz psicoanalítica, en la actualidad esas teorizaciones contradicen la trayectoria de las mujeres y la idea de feminidad. Y, como dice la autora, por extensión la de masculinidad.

    “La diferencia entre la visión freudiana de la feminidad y esta mujer que emerge cada vez más, ¿es sólo aparente? ¿Hay una esencia de lo femenino dada por la diferencia sexual anatómica con respecto al hombre y el efecto de sentido que indefectiblemente provocaría en el psiquismo humano? ¿Hay un ‘ser’ de la mujer que es universal, atemporal e inmutable? O, por el contrario, ¿deberíamos pensar que ese sentido es inducido y dependiente de la organización económica, social y cultural que lo produce y sospechar que se trata de una construcción naturalizada? En caso de que sea una construcción: ¿qué papel jugó y juega la ciencia, y, en particular, el psicoanálisis, en esta problemática?”

     

    Producir teoría

    Estos estudios le han llevado años a la autora del libro, no solamente en el abordaje teórico sino fundamentalmente en la praxis que combina los contextos de justificación y de aplicación de las teorías. El trabajo la llevó a reflexionar críticamente sobre la pregunta, insistente por momentos, sobre la mujer, que marca un antes y un después con la irrupción del descubrimiento de lo inconsciente. Pero su abordaje general no puede ser considerado como universal, es decir, toda teoría pretende abarcar todos o la mayoría de los casos, pero nunca ese “tamaño de muestra” resulta tan representativo como pretenden los/as científicos/as.

    En verdad, la práctica clínica ha llevado a interrogar las afirmaciones de Sigmund Freud con respecto a la feminidad. Freud nació en Moravia en 1856 y murió en Londres en 1939. Fue médico, neurólogo y creador del psicoanálisis. “El tiempo transcurrido no impide que siga siendo el referente indiscutido en gran parte del campo psicoanalítico y reconocido como un brillante intelectual”, afirma Rodríguez.

    “¿Qué es una mujer? Esta pregunta surge una y otra vez, aunque formulada de diferentes formas, tales como: ¿qué quiere una mujer? ¿Alguien entiende a una mujer? Las respuestas varían, pero confluyen en su contenido. Desde la incógnita: ‘Son un misterio’; desde la poética: ‘Son un continente oscuro’; desde la certeza: ‘Son locas’. Hay quienes homologan la mujer a la madre y utilizan adjetivos superlativos para definirla. En el extremo contrario, otros la definen como dominadora, caprichosa, devastadora, insaciable, demandante de imposibles. Brujas o santas”.

    La necesidad de lograr una ruptura con lo heredado para poder emprender una distancia crítica que no traicione el legado pero sí se re-invente, es por lo que apuesta este libro; tomando la idea de “obstáculo epistemológico” de Gastón Bachelard generado por el espíritu conservativo, es decir, que la mayoría de las veces nuestra tendencia es la de conservar lo aprendido y no someterlo a examen.

     

    Qué es, entonces

    “Haremos un aparente rodeo, aunque la pregunta rectora seguirá siendo siempre la misma: ¿qué se dijo o se dice sobre la mujer? Buscaremos posibles respuestas en materiales posteriores y extra-territoriales respecto de Freud. Los utilizaremos a fin de observar el modo imperceptible en el que se van construyendo y varían las representaciones sociales con sus correspondientes paradigmas. Tomaremos fuentes que, en su mayoría y por lo general, consideramos libres de toda parcialidad. Sublimes o terroríficas, las mujeres parecen dueñas de la vida y de la muerte. Ambas postulaciones padecen de una idealización extrema, ya sea de signo positivo o negativo. ¿Quién o quiénes se preguntan qué es una mujer? ¿Quién o quiénes se preguntan qué quiere una mujer? El espectro es amplio: va desde el hombre común, alcanza a la filosofía, a la literatura a través de la poesía y, obviamente, al psicoanálisis. ¿Cuántas voces femeninas se escuchan sobre el tema? Pocas, aunque cada vez más. Históricamente fueron acalladas, ignoradas. La formulación de la pregunta deja a la mujer por fuera de los ‘otros humanos’, constituyéndolos en un conjunto.”

    Las disciplinas científicas organizan sus saberes y su lenguaje, cada terminología va quedando vetusta con el paso del tiempo y los avatares propios del devenir histórico. Todo lo que se ha sostenido acerca de la naturaleza y lo femenino hoy debe ser revisado y deconstruido.

    A modo de conclusión y de propuesta Elba N. Rodríguez dice: “¿Qué nos sucede que seguimos estancados en falo y castración? ¿No sería conveniente y un aporte para el psicoanálisis que establezcamos un diálogo con el fundador del psicoanálisis? Un diálogo a la manera en que Freud mismo lo propició respecto de diversos temas, polemizando, encontrando una nueva vuelta. Es necesario que no endiosemos a ningún pensador y nos atrevamos a disentir. Lo mismo podemos decir de Lacan y de tantísimos autores; ellos lo hicieron. Si lo hacemos, quizás lograremos que el psicoanálisis no quede perimido y continúe con sus aportes al patrimonio cultural.”

     En primera persona

    Elba Nora Rodríguez es licenciada en Psicología por la universidad de El Salvador (1982). Actualmente es docente de la UBA y del curso prolongado de posgrado en Psicoanálisis del Ameghino. Ex profesora adjunta de la Universidad J.F. Kennedy. Ha realizado estudios de género, convocado y coordinado talleres de reflexión sobre el tema. Tiene diversas publicaciones en las revistas especializadas Psiqué, Haciendo lazo y Psicoanálisis de las vinculaciones vinculares. Realizó estudios de supervisión clínica en consultorio privado e instituciones como el Hospital Ameghino. Dictó un importante Seminario en el Instituto de Formação em  Psicanálise Sociedade Brasileira de Psicanálise Humanista. También ha desarrollado significativas experiencias en el campo artístico.

    Armar valijas

    El ejercicio fue imaginar que en un futuro impreciso sea descubierta una cápsula en el predelta entrerriano. En su interior los jóvenes exploradores podrían hallar libros, objetos singulares, del ayer, en medio de un mundo evanescente y audiovisual. Qué libros expresarían al menos una parte de las memorias, los relatos aquellos que en alguna medida nos toca actualizar, los versos y estrofas del desencanto y la maravilla de estar vivos. Qué materiales no podrían faltar, entonces, si la idea fuera que ayuden a interpretar el cosmos, el mundo y los dilemas de esta época.

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave