9.9 C
Paraná
sábado, julio 2, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Una reserva natural aquí nomás, para conectar con otros aires

    La Reserva Natural San Martín, en La Picada, es el escenario ideal para una tarde de salida fotográfica en los senderos señalizados o a la vera del arroyo Las Conchas. También suele ser elegido para hacer camping entre días de semana o un sábado y domingo.

     

     

    Redacción MUY / coordinacion@eldiario.com.ar

     

    A unos 20 minutos de Paraná, por la ruta nacional N° 12, a la altura de La Picada, se accede a la Reserva Natural Provincial San Martín.

    Un camino largo y frondoso de unos 3 kilómetros es la antesala verde que predispone al aire y escenario natural que ofrece este gran parque. Al inicio de ese trayecto asfaltado, sobre la ruta, está el Jardín de infantes Dominguito, luego se pasa por la Escuela especial Zulema Embon y al final, se encuentra la conocida Escuela Normal Rural Almafuerte. Por un caminito de pedregullo lindante a la Almafuerte, se llega hasta la entrada de la Reserva.

    Quienes gustan de la tranquilidad y los paseos agrestes, suelen ser habituales visitantes. Profesionales y aficionados de la fotografía también gustan elegir este lugar para hacer sesiones a la orilla del arroyo Las Conchas, o para captar a las aves escondidas entre el paisaje nativo.

    La superficie de unas 594 hectáreas, tiene una generosa parte acondicionada para hacer camping, con mesas y asadores, instalaciones sanitarias y una cantina. Hacia un lado, se accede a miradores y senderos que permiten al visitante, sumergirse en la flora y fauna del monte nativo, divisar e indagar sobre distintas especies. Hacia el otro lado, se ingresa a la zona de playa que da al arroyo que según el caudal del momento, se lo puede navegar con piragua o kayak.

    Para disfrutar mejor de la jornada, se sugiere ir pertrecho con repelente para mosquitos y por estos días otoñales, llevar abrigo. Los más organizados llevan lonas playeras y sombrillas, sillones plegables y hamacas paraguayas para colgar de alguna rama y tirarse a la sombra a leer o dormir un rato.

    Este paseo, hay que decirlo, es ideal para pasar el día o bien, un fin de semana en carpa. Los sonidos de calandrias, pájaros carpinteros o lechuzas, y los perfumes que se desprenden de la vegetación en la que priman los algarrobos, quebrachos, ñandubays, sauces, ceibos y curupíes, constituyen un atractivo en sí mismo y una oportunidad para conocer más.

    En efecto, los más curiosos pueden acercarse hasta el Centro de Visitantes que está al ingreso del parque y preguntar sobre la historia del predio educativo, la diversidad de especies que aquí se aloja, o los proyectos de cuidado del medio ambiente que desde este lugar se llevan adelante. Allí también se puede ver la muestra arqueológica permanente denominada Permitido tocar, y en las inmediaciones, acercarse hasta el vivero de producción de plantas nativas y la biblioteca especializada en Ciencias Naturales.

    Hasta la reserva se puede llegar en auto o moto. Algunos osados -en buen estado físico- se animan a ir en bicicleta.

    En fin, es un paseo especial para desembarcar, dedicarse a contemplar y escuchar, respirar profundo y por un día, abandonar los entretenimientos del celular, desconectar o conectar con otros aires.

    Para tener en cuenta

    Quienes deseen visitar esta área natural protegida pueden contactarse previamente por Whatsapp al +𝟱𝟰 𝟵 𝟯𝟰𝟯 𝟰𝟳𝟭 𝟭𝟰𝟭𝟯.

    Al tratarse de un patrimonio ambiental quienes concurran deben saber que hay determinadas restricciones. Pues está prohibido llevar mascotas, reproducir música, cazar y pescar, alimentar o molestar a los animales silvestres.

    La playa, recuerdan los administradores, no está habilitada ahora como balneario. La presencia de guardavidas sólo está en temporada de verano.

    Entre los servicios habilitados está el uso de asadores (no poseen parrillas), senderos y acampe. Además está el servicio de Proveeduría pero sólo los sábados y domingos.

    Al retirarse del parque, cada uno debe portar consigo los residuos para ser desechados finalmente en el domicilio particular.

    En caso de lluvia, el Parque permanece cerrado.

    En botes

    Hasta 2019 había servicio de alquiler de piraguas y kayak pero ese servicio quedó suspendido con la pandemia. No obstante, quienes cuenten con botes de pequeño porte pueden ingresar al predio y navegar siempre y cuando cuenten con los elementos de seguridad correspondientes.

    Hacer este recorrido acuático por el arroyo, permite observar de cerca algunas aves posadas en las ramas de las orillas y respirar profundo el aire de los montes circundantes.

    Actualmente –detallaron desde la Reserva-, el arroyo sigue bajo, producto de la bajante del río Paraná pero ha repuntado un poco su caudal, haciendo que sea navegable desde la playa del Parque hacia la zona de los puentes de la ruta nacional 12.

    Costos

    Importante: de lunes a viernes la entrada es sin cargo, mientras que sábados y domingos es de $100 por persona (a partir de los 12 años, excepto para ACAMPE que abonan todas las personas) y $100 por vehículo. Vecinos de La Picada y Sauce Montrull, ingresan sin cargo.

    Proveeduría

    Si la escapada es durante un día de entresemana, de lunes a viernes de 8 a 12, se puede hacer una parada previa a la reserva, en la proveeduría de la Escuela Normal Rural Almafuerte, para comprar productos frescos, recién cosechados o envasados por estudiantes que allí estudian.

    A veces hay a la venta huevos de codorniz, miel, elaboraciones de panadería, quesos y verduras de estación, a muy buenos precios y de calidad garantizada.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave