11.1 C
Paraná
sábado, agosto 13, 2022
  • Entre Ríos
  • Muy
Más

    Defensa desacreditó los argumentos acusatorios de la causa Imprentas

    En un extenso y sólido alegato que continuará hoy, la defensa de los imputados en la causa denominada Imprentas, acusó a Fiscalía de tener en sus manos las pruebas que desincriminaban a los acusados y aun así los llevó a juicio. Sostuvo que se probó que las empresas investigadas no estaban a nombre de testaferros, que una nunca contrató con el Estado y cuestionó el uso parcial de la prueba documental que exhibió Fiscalía.

     

    Miguel Ángel Cullen alegó ayer durante seis horas para intentar desacreditar los argumentos acusatorios de la causa denominada Imprentas. Fue en el contexto del juicio que se realiza contra el exgobernador, Sergio Urribarri, exfuncionarios de sus gestiones y particulares por delitos de corrupción. Se trata de cinco hechos que se sustanciaron en tres legajos y se dirimen en un solo debate. El defensor continuará hoy desde las 9 con sus alegatos en referencia a dos causas más. También alegará su codefensor, Juan Méndez, que lo hará por la causa Imprentas, y Marcos Rodríguez Allende, en representación de Luciana Almada y Juan Pablo Aguilera.

    El primer módulo de tres horas de la jornada de ayer fue un recorrido histórico que versó sobre las herramientas constitucionales que brinda el Estado de Derecho garantizando un juicio justo y el derecho a la legítima defensa. Cullen cuestionó al Ministerio Público Fiscal (MPF) porque, sostuvo, asume el rol de dios y se exhibe como el único poseedor de la verdad. Cuestionó que en vez de discutir la prueba las defensas debieron dedicarse a responder lo que entendieron como excesos del MPF, que se extralimitaba en su rol y violaba la Ley. También se refirió al desprecio que, a su criterio, exhibió Fiscalía a la hora de evaluar la prueba de descargo.

    Miguel Ángel Cullen alegó ayer durante seis horas para intentar desacreditar los argumentos acusatorios de la causa denominada Imprentas.

    Intención

    Recordó que, en sus alegatos, los fiscales señalaron que no iban a bastar las herramientas del Código Penal porque todos los testigos iban a mentir, salvo los que convocó Fiscalía. Así, se acudió a la figura de la presunción de dolo que está en la Convención Interamericana de Lucha contra la Corrupción. Pero en este punto, Cullen apuntó que la figura debe aplicarse de acuerdo a las normas vigentes, a lo que la Constitución Nacional permite o no hacer. También cuestionó que no se puede presumir la intención si no se la puede probar, porque emitir una sentencia con aquella premisa sería inconstitucional, puesto que en el ordenamiento jurídico argentino rige la presunción de inocencia.

    Cullen dedicó el segundo módulo que se desarrolló desde las 13 a refutar la prueba que se produjo en el debate. Antes había cuestionado que “es difícil venir a un juicio sin saber de qué defenderse. Fiscalía dijo que los testigos iban a venir a mentir, que iba haber tolerancia a la corrupción”. En este sentido destacó que los fiscales cambiaron tres veces el relato del hecho en la causa Imprentas, en la que aquellos sostienen que el verdadero dueño de las empresas TEP SRL y Nexto SRL es Juan Pablo Aguilera, en tanto que Luciana Almada, esposa de Aguilera, y Emiliano Giacopuzzi, y Alejandro Almada, cuñado de Aguilera, y Maximiliano Sena, serían meros testaferros, respectivamente, mientras que Urribarri y el ex ministro de Cultura y Comunicación, Pedro Baez, desviaban fondos públicos para favorecer a aquellas firmas con publicidad estática en la vía pública.

    Cullen resaltó que en el alegato de Fiscalía se nombró a tres veces a Báez, 20 veces a Urribarri, y 265 veces a Aguilera. Así, señaló que la acusación pública buscó, a falta de pruebas concretas, construir un “monstruo”, una “bruja”, porque, opinó, “teniendo al monstruo, a la bruja, para que voy a probar el hecho. Todo era si Aguilera era dueño de TEP y tenía un acuerdo espurio con Bustamante y Montañana”, añadiendo que con la construcción de “este monstruo que nos quieren mostrar, y quieren hacer esta seducción del pavo real cuando despliega las plumas…”, “no interesa la culpabilidad sino la peligrosidad”. Cullen sostuvo que “el peligrosismo en esta causa fue más allá, acá incluso no hay hecho ilícito para generar el puente con la pena” y destacó que los actos administrativos fueron lícitos y avalados por los organismos de contralor.

    Cullen sostuvo que del informe del perito contador del MPF, Héctor Enrique, surge que Next SRL no contrató publicidad pública con el Estado, incluso recordó que lo dijeron Sena y Almada cuando declararon. El defensor cuestionó “pero no importó y se imputó igual”. En este punto entendió que “por imperativo ético se debió pedir la absolución de los dos, pero no, se pidió pena condicional”. También cuestionó que Fiscalía “realizó un esfuerzo (en la acusación) pero sin pruebas tuvieron que recurrir al martirio de las brujas”, añadiendo que el MPF “explotó el chisme en este proceso”.

    El defensor entendió que los fiscales habrían razonado que no necesitaban “en absoluto hacer un razonamiento lógico de la prueba que exista”. En este sentido, destacó que Fiscalía usó la palabra “obviamente 33 veces, más que Báez y Urribarri. En estos términos, obviamente, eran de Aguilera (las empresas), y Urribarri y Báez direccionaban, todo es obvio, evito pensar, evito demostrar, basta con que aparezcan esto pequeños signos demoníacos”, consistentes en ser el cuñado del ex gobernador, manejar la campaña del Partido Justicialista, en suma “político, peronista y manejaba la campaña”, así que el razonamiento lógico que primó fue que “es obvio que hizo algo ilícito”.

    Cullen instó a Fiscalía a “volver al imperio de la Constitución Nacional y del Código Penal. Así, cuestionó que en la acusación se usaron mail y conversaciones que no estaban en el período investigado, se habló de Aguilera en la causa Parador de Mar del Plata en la que no está imputado, porque, sostuvo, “se necesitaba crear al monstruo, hay que investigar todo porque somos dioses” expresó en referencia a los fiscales. Y añadió: “Investigo desde la posición de dios la conducta de todos los participantes”.

    También criticó que en el juicio se habló de la prueba que surge de los expedientes que comprenden a Fernando Montañana, que está imputado y no pudo ser parte del debate por una grave enfermedad y será juzgado en otro juicio, y Jesús José María Bustamante, que resolvió su situación procesal en un juicio abreviado, pero ninguno pudo defenderse. Tras señalar que en el debate se les hizo reconocer a los testigos “le hicieron reconocer documentos que no sabemos quién los hizo”, mencionó que a Bustamante, en la nueva imputación modificada, se lo mencionó 64 veces y a Montañana 87 veces, en tanto que a Baez y Urribarri, como autores, 3 y 25, respectivamente. La conclusión que sacó fue: “Vaya si no había que crear el monstruo”.

    Probation

    En el comienzo de la audiencia, Fiscalía rechazó por extemporáneo el pedido que realizó el defensor José Velázquez para que se le otorgue al imputado Germán Buffa el beneficio de la Suspensión del juicio a prueba o Probation.

     

    Pidieron la absolución lisa y llana de un ex Ministro y de un empresario

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave