6.9 C
Paraná
martes, mayo 17, 2022
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    Entrerrianos en el podio del Festival de Malambo

    Dos jóvenes entrerrianos resultaron subcampeones entre las 23 parejas que participaron del Festival de Malambo de Laborde. Se trata de la instancia más importante dentro de este estilo de danza.

     

    Aldana Badano

     

    El festival se llevó a cabo desde el pasado martes 11 al sábado 15 en la provincia de Córdoba. MUY te invita a conocer a Leonela María de la Paz Ferreyra y Franco Zaragoza, nuestros representantes.

    El Festival de Malambo de Laborde es uno de los encuentros folclóricos más importantes del país. Se realiza en un pueblo pequeño en el sur de la provincia de Córdoba. El ritual que une destreza, pasión y tradición se llevó a cabo desde el martes 11 y hasta el sábado 15 de enero.

    Allí, compitieron los mejores representantes del país dentro de esta disciplina. Dentro de la categoría de parejas, participaron 23 dúos, entre los que resultaron subcampeones dos jóvenes entrerrianos.

    La pareja conformada por Leonela María de la Paz Ferreyra y Franco Zaragoza, oriundo de Crespo, fue la que representó a nuestra provincia. Ellos trabajan juntos desde el 2018 conformando una pareja tradicional en bailes litoraleños.

    MUY mantuvo una entrevista con Leonela en representación de los flamantes bailarines que quedaron seleccionados entre las cuatro mejores parejas del país.

    Leonela María de la Paz Ferreyra es nacida en San Luis. Sin embargo, a sus tres años se mudó junto a su familia “por bendición” a la provincia de Entre Ríos.
    Creció en la ciudad de La Paz, “un paraíso al norte de la provincia”, tal como ella define a la ciudad que la vio crecer y dar sus primeros pasos. “Estudié en un colegio de monjas y en una academia de mi ciudad que se llama La Delfina, ahí cursé el profesorado de danza, aunque no me recibí. Actualmente soy periodista, bailarina y estudiante del profesorado de teatro”, cuenta Leonela.

    – ¿Cómo surgió tu pasión por el baile?
    – Bailo desde los cuatro años y mi interés por la danza surgió jugando, supongo, como le pasa a la mayoría de los niños. Particularmente con el malambo, me pasó que lo veía siempre y hasta que no lo vi bailado por mujeres no tuve ganas de hacerlo. Así que estoy agradecida a esas primeras mujeres que se mostraron haciendo malambo, porque no es muy conocido y siempre hemos sido opacadas por los varones.

    – ¿Qué es lo que te gusta del malambo?
    – Me gusta todo del malambo-dice entre risas de entusiasmo.
    Desde la danza en general hasta la presencia escénica que se convierte en una burbuja que hipnotiza al público.

    – ¿Cómo llegaron a participar de este festival?
    – Para participar del certamen de Laborde primero realizamos un pre selectivo en la ciudad de Crespo y allí ganamos como pareja para representar a la provincia en el festival nacional. Así fue que el martes 11 nos presentamos. Si bien la competencia transcurrió desde el martes al viernes, el sábado al mediodía avisaron quienes pasaron a la final.
    De las 23 parejas tradicionales del país, quedamos cuatro seleccionadas en representación de las provincias de Chaco, Neuquén, Córdoba y Entre Ríos. Luego se realizó la competencia final y nuestra pareja quedó segunda en el podio. Realmente es un honor porque se dice que es el más argentino de los festivales porque sólo participan danzas tradicionales.

    – ¿Tuvieron algún reconocimiento de parte del público entrerriano?
    – Todavía es muy reciente. De hecho, aún no hemos vuelto a nuestras ciudades. Sin embargo, sabemos que nuestra provincia no suele hacer ni reconocimientos ni ayudas económicas… así que bueno, estamos bancándonos entre nosotros realizando ventas y rifas para poder participar de este tipo de festivales.

    – ¿Cuál crees que es la importancia de este tipo de festivales?
    – Esta gira que se da en enero en nuestro país – dice refiriéndose a los numerosos festivales que se desarrollan durante el verano, entre ellos, los más importantes como Cosquín y Laborde- me parece hermosa porque a los bailarines nos llena tanto, nos nutre porque compartís con otros bailarines de todo el país.

     

    CÓMO NACE EL FESTIVAL

    Laborde está enmarcada en una región que pertenece a la Córdoba llana. Actualmente posee una población de 6126 habitantes. El festival surge gracias al Presbítero Juan Guirula que fue el impulsor de una vasta tarea cultural y fundador de importantes instituciones: la Banda Juvenil de Música, El Coro Polifónico Santa Cecilia, el Instituto Cristo Rey, El Instituto Sagrado Corazón de Jesús y el Centro de Jóvenes Católicos San Martín, donde diariamente se reunía a niños y jóvenes para enseñarles diversos tipos de actividades culturales fundamentalmente el amor al canto y al teatro.

    Sin embargo, en 1947 un grupo de muchachos integrantes del Centro Católico San Martín, decidió formar una institución paralela: la Asociación Amigos del Arte, que continuó con la obra del Padre Guirula de la mano de obras de teatro, coros, bibliotecas, escuela de danzas clásicas, folclóricas, etc.

    En 1957, cuando la Asociación Amigos del Arte ya se había establecido plenamente obteniendo la personería Jurídica, llegan a Laborde los señores Julio Barros y Aníbal Calderón, quienes comienzan a actuar, zapateando malambo. El malambo era una expresión cultural casi desconocida por estas zonas, por lo que inmediatamente despertó el interés en el público, por su fuerza y veracidad.

    Allá por la década del 60 los grandes movimientos que existieron en la Argentina dieron lugar a la creación de festivales folklóricos, no quedando exenta la zona aledaña a Laborde. Lo que decide a los integrantes de la “Asociación Amigos del Arte” a concretar la organización de un festival, cuyo principal protagonista sería y es el malambo.

    Para concretar este «Primer Festival Nacional del Malambo», muchos trabajaron robándole horas a su descanso, logrando la realización del primer evento los días 12 y 13 de noviembre de 1966, en el que estuvieron presente además de las delegaciones oficiales de las provincias de Santiago del Estero, Tucumán, Buenos Aires, San Luis y Córdoba, agrupaciones folklóricas de Villa María, Río Cuarto, Bell Ville y Jesús María.

    En los primeros años tuvieron directa participación las cooperadoras de los colegios de Laborde, lo que hacía sumamente valorable el aporte de la gente para con el Festival.
    A medida que trascurrían los años el Festival ganó en popularidad, siendo conocido en todas las provincias y también en América Latina.

    El Festival fue creciendo a pasos agigantados, a punto de promediar en el año 1973 entre delegaciones y público más de 2000 personas por noche, por lo que en 1974 la Institución organizadora adquirió un terreno que ocupa 10000 metros cuadrados, que pertenecía a la antigua Asociación Española, en él se edificó un amplio escenario y numerosas comodidades, baños, cantina, mayor espacio para las plateas, etc, trasladando la realización del evento al mismo. Con el correr de los años, dicho predio se fue remodelando y actualmente posee la infraestructura necesaria para recibir a 5000 espectadores.

    En 1992, al cumplirse los 25 años del Festival Nacional del Malambo el pueblo de Laborde lo mostró con orgullo, con satisfacción, con entusiasmo, tratando de que el mismo ocupara el lugar destacado que realmente merece recibiendo a más de 1500 personas de diferentes puntos del país y del extranjero.

    Hoy, con 56 años de trayectoria, el Festival de Malambo de Laborde es el más importante del país y reúne a los bailarines y bailarinas más exquisitos en su especialización.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave