7.5 C
Paraná
viernes, mayo 20, 2022
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Vecinos reclaman que un terreno vuelva a ser público y de uso social

    Ayer, vecinos de la ciudad, entre ellos ambientalistas, se reunieron frente al Patito Sirirí para seguir reclamando por ese terreno que está en manos de privados. Buscan que el lugar vuelva a ser público y de disfrute social.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    Cuidar el ambiente, valorar los espacios de uso común, fomentar los lugares públicos y verdes, son algunas de las premisas que persiguen los ambientalistas autoconvocados de Paraná. El desarrollo productivo y urbanístico provoca que muchos rincones valiosos de la ciudad desaparezcan o se reconviertan en lugares con fines económicos.

    En este sentido, Darío Dayub, ambientalista e integrante de Acción Ciudadana Contra el Fuego, mantuvo un diálogo con EL DIARIO. Se refirió a las acciones que vienen llevando a cabo con el objetivo de recuperar espacios verdes y también, a los trabajos que están realizando en torno a los incendios preocupantes que se han ido generando en nuestra zona.

    -¿Cómo comenzó la convocatoria?

    -Los que primero se autoconvocaron fueron los vecinos de la zona. Luego, se fueron sumando otros ciudadanos preocupados por la causa. El terreno ubicado frente al Patito Sirirí es un espacio donde se disfruta de los amaneceres, atardeceres, las islas, el río, los arenales, la naturaleza y de pronto todo esto sería quitado por el trabajo de un privado que, la mayoría de los paranaenses, desconocíamos.

    -¿Cuáles son las acciones que se vienen realizando?

    -En un primero momento, nos reunimos con el intendente, que no mostró voluntad directa de solucionar el problema. Hay que aclarar que existen diferentes vías para que este terreno vuelva a ser de los paranaenses y es por ello que tenemos que impedir que el privado avance en algunas cuestiones.

    Ahora, se instaló un obrador que fácilmente va a estar en el lugar alrededor de dos años. Esto provoca que la gente pierda la costumbre de ir a ese sitio, de disfrutarlo y que tome como natural que esté ocupado, cuestión que no colabora con la causa. La postura que mantenemos es que tenemos que luchar para recuperar este espacio verde y para que no se pierdan otros; y una de las maneras es la expropiación.

    Por otro lado, el modo en el que se adquirió esta propiedad no está claro para la ciudadanía, eso figura como barranca, se rellenó con la tierra que se sacó del cableado de Enersa y al cabo de un tiempo pasó a manos privadas de un modo tan dudoso que el trámite para inscribirlo intentó pasar dos veces, rebotó hasta que encontró la vía y los dirigentes adecuados para que se pudiera inscribir y empezar el trámite municipal. Nuestro objetivo no es seguir indagando qué fue lo que pasó, sino que ese terreno vuelva a ser público y de uso social.

    Vamos a agotar todas las instancias administrativas, vamos a insistir para que se vuelva a tratar el tema cuando comience el período legislativo. Continuaremos juntando firmas y vamos a hacer un plan de acción haciendo visible nuestra lucha en las calles de Paraná.

    FORESTAR. Uno de los principales desafíos que se proponen los ambientalistas es forestar la ciudad. “Queremos comprometer al vecino a que si plantamos un árbol se lo cuide y nosotros también ponernos a disposición de ese seguimiento. Buscamos avanzar firmemente con esta acción, sobre todo en aquellos lugares donde se ha llevado a cabo la tala desmedida” expresó Dayub.

     

    Fotos: Gustavo Cabral.

    Acción Ciudadana Contra el Fuego

    -¿Cómo surge?

    -Fue un insurgente social motivado por una parte de la ciudadanía que se sintió espantada, porque se le quemaba el fondo de la casa y huérfana porque quien tenía el deber de ocuparse de esas cosas, estaba ausente. Bajo ese contexto decidimos juntarnos, tirando la suerte a la red social. La primera vez fuimos ocho personas y en cuanto subimos las imágenes de ese primer encuentro, terminamos siendo 100. Conformamos un grupo organizado en diferentes áreas de trabajo, como por ejemplo, la tesorería que nos permitió comprar diversos elementos y equipos para intervenir y apagar incendios.

    -¿Qué acciones realizan ante un incendio?

    -Los últimos incendios se dieron más que nada en islas de Santa Fe, entonces quedamos a la espera y en alerta de poder colaborar con algo. En esta espera nos tocó ver el fin de semana pasado el incendio de la isla Puente, en esta misma espera comenzó a llover y la respuesta llegó por el clima, lamentable a nuestro modo de ver. Al día siguiente, el domingo, pusimos a disposición todas nuestras herramientas para colaborar con los bomberos. Así que hoy en día nosotros nos ponemos a disposición para ayudar en lo que sea necesario con el personal que esté trabajando en ese momento. De todos modos, si no obtenemos una respuesta inmediata hemos decidido ir por nuestros medios e intervenir en el incendio. Esta última medida la tomamos a raíz del incendio que se volvió a generar en la Isla Puente este viernes (ayer) por la tarde.

    -¿Por qué se observan cada vez más incendios en las islas?

    -El análisis que hacemos los ambientalistas es que el avance de algunos cultivos necesitó del uso de agroquímicos. Tal situación, terminó desplazando a la ganadería a otras zonas de alojamiento como las islas que tuvieron como primer paso, la limpieza a través de las quemas para que los animales pudieran estar allí. El 95% de los fuegos fueron intencionales y la ausencia del Estado ha sido notoria.

    -¿Qué falta para encontrar una solución?

    -Para nosotros fundamentalmente, falta una fuerte voluntad política y que los dirigentes entiendan que el problema ambiental es realmente un problema grave. Fomentar la Ley de Humedales; la creación de un Ministerio de Ambiente que saque a la secretaría actual del Ministerio de la Producción es fundamental. Justamente la perspectiva que creemos que hay que darle al ambiente no tiene que estar vinculada al terreno productivo. El área de ambiente debe estar por fuera, debe ser una entidad que actúe de contralor y defensor del ambiente. Esta modificación, daría vuelta la ecuación ya que el ambiente no estaría al servicio de la producción, sino que sería al revés.

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave