6.9 C
Paraná
martes, mayo 17, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Complicaciones tras excluir a los patólogos del Iosper

    Los patológos vienen denunciando una serie de situaciones derivadas de la decisión del Iosper de sacarlos del padrón de prestadores. Señalan que la obra social paga a una gerenciadora privada para que los análisis lo hagan profesionales de Córdoba, pero no son pocos los afiliados que están abonando la práctica de su bolsillo por cercanía o confianza al patólogo de su localidad o zona. Advierten ahora que el material para analizar es llevado a hospitales, haciendo cargo al sistema público de salud.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    La Asociación de Patología y Citología de Entre Ríos (APyCER) nuclea a los patólogos y patólogas.  Desde hace casi un año están atravesando una situación conflictiva con el Instituto de la Obra Social Provincial que se ha ido agravando a partir de la decisión del Iosper de sacarlos de la cartilla de prestadores y contratar a una gerenciadora para que esos estudios se hagan fuera de la provincia.

    “Nuestra especialidad tiene que ver con lo que es diagnóstico exclusivamente; tiene una parte que es la citología y biopsias de todo lo que se extrae para diagnóstico. Obviamente está muy relacionada al cáncer y no hay tratamiento oncológico posible si no se acompaña del informe de la biopsia escrita. Por lo tanto, el rol de estos profesionales es imprescindible en esa área y depende de los mismos además del diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento. Es una especialidad muy dinámica, está permanentemente renovando métodos y elementos diagnósticos para marcar pronóstico, o sea, todo el tiempo requiere formación, actualización y mucha precisión”, detalló la doctora Graciela Dappen en una entrevista con EL DIARIO. Destacó que es un trabajo interdisciplinario el que llevan adelante y a la vez integrador en la medida que estamos en permanente contacto con el médico derivante. “Somos una pieza fundamental pero en un trabajo en el que no tenemos contacto directo con el paciente, pero si con el médico derivante, en una relación entre ambos profesionales que se vuelve imprescindible”.

    La secretaria gremial de la Asociación sumó que “nuestro material interviene en prácticas más complejas como biología molecular, histoquímica, para decidir la terapéutica adecuada para distintos casos”, dando cuenta de la relevancia de la especialidad.

    En cuanto a la modalidad de trabajo, respondió que “todos los patólogos de la provincia trabajamos con todas las obras sociales. Nuestros convenios lo firma la entidad médica gremial que es la Federación Médica de Entre Ríos, a la que pertenecemos. Femer es quien negocia y firma los convenios”.

     

    CRONOLOGÍA

    El conflicto nace en febrero de 2021 desde el convenio que firma Femer con el Iosper. “Nuestra especialidad es solamente prácticas, no tenemos consultas. Y el aumento (en aquel momento) fue del 15% por debajo de la consulta. Para nosotros eso fue imposible de llevar adelante porque nuestra especialidad tiene personal a cargo –técnicas y secretarias- a diferencia de otras, además de un espacio físico e insumos dolarizados”, refirió la profesional entrevistada al explicar el origen de la situación actual.

    La pretensión entonces fue llegar a ese 15% más para nivelarse con la consulta. “Desde febrero hasta junio nos hemos reunido infinidad de veces y hemos fundamentado por qué necesitábamos ese aumento, pero aparentemente no se comprendió. La última reunión fue a fines de junio. Julio y agosto silencio de parte de Iosper y en septiembre hicimos una propuesta pero no tuvimos respuesta. El 29 de septiembre cuando decidimos que no íbamos a corta los servicios, sino que aceptaríamos la propuesta de la obra social para seguir negociando, la obra social contesta que ya había firmado convenio con una empresa de Córdoba, Nativus. Y el 1 de octubre nos sacaron del padrón de manera unilateral, inconsulta a nuestra entidad madre y a nosotros. Desde esa fecha dejamos de figurar como prestadores”, recordó.

     

    EL CAMBIO

    Acerca de la nueva prestadora, la profesional comentó que “Nativus aparentemente ha contratado patólogos de la ciudad Córdoba, todo el material (para analizar) se concentra en un lugar, en cada cabecera de departamento, y se traslada a Córdoba con la complicación logística que eso implica, la tardanza en los informes –llega a demorar más de un mes-, la falta de comunicación del médico tratante con el patólogo, el peligro del manejo del material”. Sobre este último aspecto, explicó que “nosotros debemos tener material en reserva para hacer estudios posteriores, por ejemplo, para el tratamiento del cáncer y todo eso se desconoce” cómo se resuelve.

    Dappen habló de una situación “muy injusta” y argumentó: “Iosper tomó la especialidad, algo que nunca había ocurrido. Eso quiere decir –continuó- que a todos los patólogos de la provincia nos sacó del padrón y si queremos trabajar es a través de Nativus. La obra social de la provincia hizo un convenio con una gerenciadora privada”, cuestionó.

    Dappen señaló que “el Iosper destina una capita determinada para Nativus para cubrir los 300.000 afiliados que tiene en la provincia. Ahora, como no hay una respuesta ágil (a través del nuevo prestador) y nuestras prácticas no son costosas, el afiliado la paga de su bolsillo porque no quiere que su material se vaya a Córdoba. Además, por una cuestión de confianza con su médico y también porque nos conoce”. Cuestionó que “el Iosper dice ahorrar cuando en verdad, es el paciente el que paga la práctica”. Aseguró que a partir del corte “hubo gente que decidió pagar en forma particular el estudio y no aceptó que se envíe el material a Córdoba. Por eso si el Iosper ahorra es porque el afiliado paga las prácticas y ahora comenzó a enviar material a los hospitales”, agregó.

    Efectivamente, la novedad que los patólogos han hecho público es que “desde los prestadores (sanatorios, clínicas) en lugar de llevarlo Nativus, están llevando a los hospitales el material. O sea, termina haciéndose cargo de esto el sistema público. Con la situación complicada que tiene la salud pública tienen que salir en auxilio de la salud mutualizada”, cuestionó.

     

    PLANTEO

    “Nosotros siempre estuvimos abiertos al diálogo, pero a todos los reclamos del Círculo y de la Federación, el Iosper desde que contrató a Nativus ha dicho que no puede romper ese convenio y que si queremos trabajar es a través de la gerenciadora”, contestó Dappen consultada sobre el estado actual de la relación con el Instituto.

    La médica manifestó que “es inaceptable trabajar a través de Nativus, porque nuestra entidad madre, la que nos representa es la Federación Médica. Nativus como gerenciadora vino a ocupar el lugar de la Femer”, apuntó.

    Ahora lo que los patólogos pretenden es que se los reincorpore a la lista de prestadores y trabajar como lo venían haciendo antes de que apareciera la gerenciadora.

    Son algo más de 30 los profesionales de esta especialidad en la provincia. “El Iosper dejó sin trabajo a médicos entrerrianos que también somos fuentes de trabajo y abonamos impuestos y compramos insumos. Tiene que seguir habiendo libre elección tanto para el paciente como al (médico) derivador”, remarcó finalmente.

     

    Incertidumbre

    “Los más desprotegidos son los afiliados que no tienen derecho a elegir, al igual que el médico tratante. Es una incertidumbre a dónde va su material para analizar”, enfatizó Dappen.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave