En Entre Ríos, “los escorpiones o alacranes suelen convivir con el ser humano en ambientes peridomiciliarios, preferiblemente en lugares protegidos de la luz, como por ejemplo escombros, montones de leña, debajo de piedras o baldosas, grietas en paredes y veredas, pozos, entre otros. Se adapta muy bien a zonas urbanas, donde se lo encuentra en lugares húmedos como pueden ser sótanos, túneles, depósitos, desagües y cámaras subterráneas”, señaló el licenciado en Salud Ambiental, Guido Bonnot.

Asimismo, añadió que “son muy activos durante la noche, que es cuando salen a cazar sus presas. Se alimentan de otros artrópodos, como por ejemplo grillos y cucarachas”. En este sentido, aclaró: “Todas las especies de escorpiones tienen veneno dado que, al ser depredadores, lo usan para matar a sus presas. Pero no todas representan un riesgo sanitario”.

En Argentina, según explicó el especialista en Salud Ambiental, existen dos familias de escorpiones: Bothriuridae y Buthidae. “Las especies de la familia Bothriuridae provocan una picadura dolorosa pero no mortal para el ser humano. En cambio, dentro de la familia Buthidae están las especies de importancia médico sanitaria, que pueden generar picaduras con cuadros clínicos graves y/o letales. En Entre Ríos hay 3 especies peligrosas pertenecientes al género Tityus”, comentó.

Si se encuentra con algún ejemplar, bajo ninguna circunstancia se lo debe tocar, sentenció al tiempo que aclaró: “Si contamos con las medidas de protección correctas que nos garanticen que el alacrán no nos va a picar, como por ejemplo pinzas largas o escobillón y pala, podemos colocarlo en un frasco cerrado de manera hermética y llevarlo al centro de zoonosis más próximo”.

Las recomendaciones comunes tienen que ver con prestar atención y revisar prendas de vestir y calzado antes de utilizarlos; también con evitar caminar descalzos. Así reduciremos el riesgo de un contacto accidental.

Hacia el final el docente indicó que, ante una picadura de alacrán, “se debe concurrir de manera inmediata al hospital, médico o centro de salud más cercano”. Asimismo, no se aconseja “aplicar remedios ‘caseros’”, enfatizó el docente.