El salteño, defensor del título en la categoría, sufrió un contratiempo y bajó al tercer al sexto lugar en las posiciones. “Tuve un problema con mi tanque de combustible trasero”, dijo el piloto de KTM que ahora deberá descontar varios minutos en su carrera por el bicampeonato.

El argentino Kevin Benavides, defensor del título, sufrió este lunes un retraso en la octava etapa del Rally Dakar y resignó tres posiciones en la clasificación general de las motos, en la que ahora ocupa el sexto lugar a 14:47 del británico Sam Sunderland, quien recuperó el liderazgo cedido el domingo.

El piloto Red Bull KTM Factory Racing perdió valiosos minutos en la especial de 395 kilómetros entre las ciudades árabes de Al-Dawadimi y Wadi Ad Dawasir, lo que lo relegó al puesto 13 del parcial después de haber ocupado la segunda colocación en la etapa anterior.

“Tuve un problema con mi tanque de combustible trasero, que no funcionaba, debí haber perdido 6 o 7 minutos para arreglarlo, pero lo más importante es que pude arrancar de nuevo”, contó el salteño al llegar a la meta.

El argentino, primer piloto sudamericano en ganar el Dakar en motos, persigue en esta edición el récord de ganarlo con una marca diferente tras conseguirlo el año pasado con Honda. Nadie pudo lograr esa particularidad desde que el Dakar de Europa y África pasó a iniciar su etapa en Sudamérica (2009/19) y Arabia Saudita (desde 2020). Antes sí fueron el francés Cyril Neveu (Yamaha y Honda) y el italiano Edi Orioli (Honda y Cagiva) los que marcaron ese antecedente.

A falta de cuatro etapas, Benavides deberá recuperar los casi 15 minutos de diferencia respecto de Sunderland (Gas Gas KTM), que obtuvo la victoria escoltado por el chileno Pablo Quintanilla (Monster Energy Honda, +2:53) y el austríaco Matthias Walkner (Red Bull KTM, +4:11), segundo en la acumulada.

El argentino Luciano Benavides, hermano menor de Kevin, se clasificó ayer en el séptimo escalón (+9:32), debajo de los ocupantes del podio, de los estadounidense Ricky Brabec (Monster Energy Honda) y Mason Klein (Bas Dakar KTM) y el australiano Toby Price (Red Bull KTM).

Los autos

El mendocino Lucio Álvarez marchaba cuarto en la tabla global, pero este miércoles le puso final a su participación en el rally más exigente del mundo por una falla mecánica de su Toyota del equipo Overdrive. El piloto de San Rafael regresó a la competencia después de tres años de ausencia y se encaminaba para mejorar su mejor actuación histórica, el quinto puesto de 2012, pero un problema de motor lo dejó definitivamente afuera.

De modo que como mejor argentino posicionado en la divisional quedó el experimentado Orlando Terranova (Prodrive), que llegó sexto y ocupa el quinto escalón en la clasificación acumulada. Si conserva ese lugar, el piloto mendocino repetirá su mejor performance en 16 participaciones tal como sucedió en 2013 y 2014.

El escolta francés Sebastian Loeb (Prodrive), tercero en la etapa de ayer, recortó siete minutos la distancia del líder qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo Racing), que este lunes ingresó undécimo.