36.2 C
Paraná
lunes, enero 17, 2022
  • Cultura
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Renovada invitación a recorrer la historia de los colonos judíos

    En torno a Villa Domínguez se está poniendo en valor un rico patrimonio, de alcance regional, vinculado a la inmigración judía. La propuesta consiste en darle nuevo impulso a una serie de trabajos de rescate que se iniciaron hace tres décadas y que apuntan a potenciar la oferta turística de la zona, involucrando los residentes.

     

    Mónica Borgogno / [email protected]

     

    En la franja central de la provincia hay un rico patrimonio cultural que es desconocido incluso para los que residen en el territorio entrerriano. Se trata de templos, cementerios, instituciones educativas, sociales, comunitarias, productivas y culturales que son la columna vertebral de la memoria tangible e intangible de los pueblos judíos.

    Si bien esos tesoros han ido siendo revalorados, la idea ahora es potenciarlos desde el punto de vista turístico y educativo, a partir del trabajo de una consultora. La intención es producir un diagnóstico que integre lo existente, que redefina su potencialidad, y plantee obras de accesibilidad básicas.

    El recorrido en cuestión se materializa en un amplio abanico que incluye historias de viajes del viejo continente a “la América”; relatos de las complicaciones del idish en territorios dominados por el castellano; narraciones de los inmigrantes con sus tradiciones, hábitos y religión a cuestas; y crónicas fotográficas de su relación con las grandes extensiones de campo. El trabajo, la escolarización, la vecindad, el sentirse parte o extranjero, son también postales que dan cuenta de una forma de vivir.

    La historia es más o menos conocida. En antiguos y grandes baúles, cada uno de esos inmigrantes provenientes de la Rusia zarista o de Polonia, llegaban a suelo entrerriano, allá por fines del S. XIX, portando en iguales dosis, sus recuerdos y también sus anhelos de una nueva vida.

    Esos baúles hablan por sí mismos de esas historias y de la Historia.

    El Museo de las Colonias, en Villa Domínguez, en departamento Villaguay es una de las instituciones pioneras en conservar y difundir esta memoria.

    Como ahora la provincia buscar revalorizar esta singular oferta turística, EL DIARIO realizó una serie de entrevistas que permiten asomarse a estas formas de afincarse, fundar cooperativas, levantar templos y escuelas, construir bibliotecas, y hospitales. Eso hicieron los inmigrantes judíos en Basavilbaso, Villa Clara, Ingeniero Sajaroff, por caso.

    En este nuevo plan denominado Rincones con historia, que cuenta con financiamiento del Consejo Federal de Inversiones hay rastros, evidencias, herencias, de lo que aportó esta comunidad.

    EL DIARIO dialogó con el director del Museo de las Colonias, Osvaldo Quiroga que, por el volumen del acervo que concentra, parece ser el corazón de este itinerario.

    Con el entrevistado se repasó los pasos ya dados y se vislumbró un crecimiento posible.

    Tal como recordó, este año se conmemorarán los 130 años de la llegada del primer grupo de familias a la Estación Domínguez, en 1892, dato que suma otra excusa para aproximarse a estas gemas de la historia local y apreciar así, el aporte y protagonismo de los gauchos judíos.

    Figuras como Marta Argerich, Pepe Eliaschev o familiares de César Tiempo o Samuel Eichelbaum, se interesaron en recorrer estas colonias judías.

    “En 1985 se fundó el Museo de Villa Domínguez para difundir el trabajo de rescate de testimonios arquitectónicos del lugar; y en 1989 presentamos a las autoridades comunales el proyecto del circuito histórico que fue aprobado por ordenanza municipal. Luego cobró dimensión provincial y hacia 2001 vino la asistencia de la Universidad Autónoma de Entre Ríos que le dio otro sustento a la propuesta y sumó a localidades como Villaguay, Villa Clara y Basavilbaso”, dijo Quiroga, antes de comentar que “por eso entonces- hace 20 años- se potenció la iniciativa a nivel nacional con la adhesión al Programa Shalom Argentina que impulsaba la cartera de Turismo, Cultura y Deportes, a cargo de Hernán Lombardi”. De las palabras del entrevistado se desprende que gracias a esas acciones se incorporó señalética específica para identificar mejor los sitios. “Ahora estamos reponiendo y acondicionando esa cartelería”, completó Quiroga.

    Por cierto, el museo está convertido hoy en un lugar emblemático, pues concentra uno de los archivos más completos que testimonian la historia social, económica y cultural de la comunidad judía afincada en el centro entrerriano.

     

    Tesoros

    Además de piezas y objetos de museo que son de interés de historiadores, genealogistas, investigadores, cineastas, escritores o simples curiosos, hay un archivo y una biblioteca de gran volumen. Aunque no es lo único que se recuperó en Villa Domínguez. “Hemos puesto en valor un testimonio arquitectónico como el Hotel de Inmigrantes; de manera que quienes nos visiten podrán apreciar no solo la estación ferroviaria -que data de 1890- sino también de este hotel-galpón en el que se recibía a las personas que luego iban a ser trasladadas al campo para labrar la tierra”, detalló.

    Ante una consulta, Quiroga indicó que “en 2004 se lo rescató con ayuda de la población judaica de Buenos Aires y hoy es un anexo del museo”.

    En la actualidad funcionamos en otro edificio histórico, que es la farmacia Dr. Yarcho que pertenecía a la Mutualidad Sanitaria Israelita. “Allí contamos con mobiliario original de la farmacia y el maletín de trabajo de Yarcho, su diploma de médico y documentación del ingeniero agrónomo Sajaroff, recibido en Alemania”.

    Más tarde, Quiroga citó de memoria algunos de los objetos más preciados que se exhiben. “Contamos con un archivo fotográfico de 3.700 imágenes clasificadas, algunos baúles con los que llegaban las familias, permisos de salida de Rusia. En fin, piezas y documentos que abarcan todas las etapas del viaje, desde la salida hasta la llegada y la instalación, en las primeras épocas en las colonias. Hay libros de liturgia impresos en Rusia en 1880, listas de pasajeros de barco, y el archivo de la Cooperativa del Fondo Comunal, que es uno de los tesoros del museo”, destacó.

    En efecto, Villa Domínguez ostenta el haber sido sede de esta importante cooperativa agrícola del país, así como del primer hospital israelita de América del Sur.

     

    Maneras

    Aprovechando este patrimonio, tuvieron lugar propuestas culturales; de hecho, antes de que desatara la pandemia de COVID 19, desde el museo hacían teatralizaciones sobre la llegada de inmigrantes con la participación de vecinos y escolares. “Constituyó un atractivo que se ofreció a los visitantes y tuvo muy buena repercusión”, agregó Quiroga, antes de señalar que por ahora solo se puede visitar sus salas, respetando los protocolos vigentes.

    Cuál es la infraestructura con que cuentan las distintas localidades, inquirió EL DIARIO. Según la perspectiva desarrollada por el entrevistado, hay unas ciudades más organizadas que otras. “Nosotros tenemos un alojamiento; en Basavilbaso hay termas y dos hoteles; Villaguay es más receptivo en cuanto al aspecto hotelero y gastronómico; en cambio Carmel es una aldea rural a unos kilómetros de Sajaroff, en donde están los testimonios arquitectónicos en el campo; por último, Sajaroff se incorporó al circuito para la puesta en valor de su cementerio y las primeras casas de colonos”.

    Un pupitre con la estrella de David, baúles que traían recuerdos y tradiciones, libros de liturgia, son algunos de los objetos que se pueden ver.

    Lo que se cifra en un nombre

    Consultado sobre el perfil de los visitantes habituales, Quiroga apuntó que “es variado el interés de propios y extraños para conocer una inmigración atípica que en su momento desarrolló una empresa privada de colonización: la Jewish Colonization Association. Esta mandó a 6 provincias de Argentina, emigrantes del imperio ruso primero, de Polonia y de Alemania después, para colonizar 700.000 hectáreas”. Esos primeros colonos sembraron una impronta pionera en materia de cooperativismo rural y los periódicos agrarios, la vasta actividad cultural y educativa desarrollada en las colonias y la asistencia sanitaria. Varios personajes se destacaron en esta corriente inmigratoria y de colonización; en ese concierto, Domínguez ocupó un lugar clave.

    En los alrededores de Domínguez se establecieron 49 aldeas y en muchas de ellas quedan en pie testigos silenciosos de esta rica historia de otro siglo. Se trata de construcciones como templos, restos de una escuela o de biblioteca, las casas de los primeros colonos, y cementerios.

    A ese patrimonio arquitectónico palpable se agrega la conciencia de la riqueza histórica que tienen las propias instituciones y los habitantes de cada una de estas aldeas, que ha sabido conservar los nombres de sus antepasados. “En el caso de Domínguez, la avenida de acceso al pueblo se llama Ingeniero Sajaroff; está la avenida Barón Hirsch; la calle Dr. Noé Yarcho; y la Escuela Alberto Gerchunoff. Como se ve, los nombres van contando algo de la historia”, dijo el entrevistado.

    La última frase de Quiroga podría corresponderse con los primeros versos de El Golem, célebre poema de Jorge L. Borges: “Si (como afirma el griego en el Cratilo)/ el nombre es arquetipo de la cosa/ en las letras de ‘rosa’ está la rosa/y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’”.

     

    Con la expectativa de crecer

    Para tener otras precisiones sobre este nuevo plan turístico provincial, EL DIARIO entrevistó también a Camilo Makón, uno de los integrantes de la Consultora Singerman & Makón convocada para ayudar a fortalecer la iniciativa de revalorizar el recorrido de las aldeas judías.

    “Consolidar el circuito que se viene haciendo desde hace años con el impulso de las cuatro asociaciones israelitas que integran el corredor, es uno de los objetivos de esta propuesta”, explicó.  “La idea es la puesta en valor y aprovechamiento turístico del patrimonio tangible e intangible de la comunidad judía, de aquellos colonos que a fines de 1800 y comienzos de 1900 vinieron a poblar esta zona de Entre Ríos”, agregó.

    “La apuesta es ampliar la capacidad receptiva, incrementar oportunidades de empleo, y aumentar los ingresos económicos a nivel local”, informó.

    Con una metodología participativa, la consultora busca alentar propuestas afines a los vecinos. Para eso ya iniciaron una serie de talleres y jornadas de formación e intercambio junto a habitantes de las colonias para incentivar a la comunidad a formar parte del plan y convertirse en agentes turísticos.

    “Este plan es una hoja de ruta para posibles inversiones, promoción y capacitación, con la intención de preservar y mantener vivo el patrimonio cultural que incluye tradiciones de esta comunidad, sus ritos, bailes, gastronomía, y avanzar con líneas propositivas que potencien esa oferta”, explicó Makón.

    Atraer la inversión del sector privado, por un lado, y por el otro, el compromiso de parte del sector público para el mantenimiento de caminos, tareas de difusión, conectividad garantizada, son parte del mismo proceso y hacia allí irán dirigidos los próximos pasos.

    “Lo que se advierte es que hay un deseo de los habitantes de estas colonias, de poder recibir más turistas y visitantes”, remató, entusiasmado.

    La consultora ya puso a disposición la creación de un sitio web interactivo https://singerman-makon.com/plan-rincones-con-historia/ en el que pueden participar y dejar sus opiniones y comentarios, tanto los integrantes de las asociaciones judías, como los interesados en este trabajo.

     

    Nombres propios

    Hay datos sueltos que vale la pena repasar. Por ejemplo, que el Circuito Histórico de las Colonias Judías del Centro de Entre Ríos comprende Basavilbaso, Villa Clara, Villa Domínguez, San Gregorio, Carmel, Ingeniero Sajaroff, Encuentros, Villaguay, a poca distancia una de la otra.

    También vale la pena repasar que la propuesta de fortalecimiento y desarrollo turístico de esta región apunta a convertirla en un producto turístico atractivo, para aquellos visitantes que estén interesados en conocer el rico bagaje histórico y cultural que posee la provincia.

    Por último, una decena de documentales audiovisuales recogen voces testimoniales sobre este proceso de la colonización judía en Entre Ríos. Entre ellos, “El último gaucho judío”, de Guillermo Meresman, sobre la vida y obra de León “Cito” Borodovsky, de Basavilbaso y “De gauchos, colonos y vecinos”, ambos disponibles en Youtube.

    La sinagoga de Colonia Carmel, restaurada en el 2000, es un edificio que da cuenta del mantenimiento de costumbres de los primeros colonos judíos.

    Para sembrar el horizonte

    Entre los documentos que ostenta el Museo de las Colonias de Villa Domínguez, figura la página amarillenta de una noticia de la sección policiales que refiere al hostigamiento de nativos hacia los inmigrantes. El incidente terminó en una tragedia. La crónica da cuenta de un asesinato ocurrido en Villa Mantero, en la Colonia Israelita Nº 4, perteneciente a la administración Lucienville. “En horas de la madrugada, fue asesinada cobardemente la viuda Kriskautzky conjuntamente con tres de sus 5 hijos: Marcos, de 19 años, Berta, de 10 años, y Elvira de 7 años. Los niños José, de 8 años, y Flora, de 5 años (nacida en Argentina), lograron escapar de la escena huyendo y refugiándose en la casa de los vecinos Feldman. Los asesinos para no dejar rastros, incendiaron posteriormente su rancho”, puede leerse en este extraído del Periódico «La Juventud», de Concepción del Uruguay, que data de marzo de 1906.

    El boleto del barco en el que el 1º de marzo de 1899 comenzaba su travesía desde el puerto de Génova un joven matrimonio, es otro avejentado papel que refiere el viaje de Michele Sacharoff y Olga (Kipen) de Sacharoff, con destino a Argentina, en particular a las colonias judías de Entre Ríos. Se trata de una perla documental a través de la cual se sabe que Michele, se aventuró en semejante viaje a los 25 años, con el título de Ingeniero Agrónomo. Consigo traía la carta que le enviara su buen amigo, maestro y cuñado Noé Yarcho en la cual le refería “aquí, podrás sembrar hasta en el horizonte”.

     

    Más información

    Los interesados deben saber que el Museo de las Colonias está abierto de lunes a viernes de 9 a 12 y de 17 a 19. Pero, con previo aviso, se pueden coordinar días y horarios para sábados, domingos o feriados. Para eso, llamar al teléfono (03455) 49 2191. Mail: [email protected]

    Provincia, Nación y municipios trabajan en potenciar el circuito de Colonias Judías

    El ministro de Turismo de la Nación recorrió la Ruta de las Colonias Judías entrerrianas

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave