Entre Ríos, Galería, Home, Judiciales, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

Paraná: harán acto en homenaje a Nisman

El viernes 18 se realizará un oficio religioso y el 21 habrá una concentración en la Plaza 1º de Mayo. Autoridades comunitarias invitan a participar a toda la ciudadanía.

 

En las primeras horas del 19 de enero de 2015, el país se despertaba con una noticia inquietante. El fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, había sido encontrado muerto en el baño de su departamento con un tiro en la cabeza.

Si bien las primeras versiones hablaban de un suicidio y las hipótesis investigativas apuntaban en esa dirección, en junio del año pasado la Cámara Federal de Buenos Aires, un tribunal de segunda instancia, dio por probado que durante la noche del 18 de enero de 2015, el fiscal que investigaba el atentado terrorista contra la mutual judía AMIA había sido asesinado de un disparo en la cabeza en su piso de Puerto Madero. El motivo del crimen, según los jueces, fue “consecuencia directa de la denuncia” por presunto encubrimiento del atentado que formulara contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Este viernes se cumplirán cuatro años del crimen y por ello, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y la Asociación Israelita de Paraná han organizado un homenaje al fiscal. Primero, el 18 a las 20.30, habrá un oficio religioso en el templo de calle San Martín (entre Carbó y Villaguay) abierto a todo el público. Luego, el lunes 21 a las 20 horas se realizará un acto frente al monumento a las víctimas de la AMIA ubicado en la Plaza 1º de Mayo, frente al Club Social.

EL DIARIO dialogó con Pablo Soskin, presidente de la filial local de la DAIA, y Daniel Soskin, vicepresidente de la Asociación Israelita.

“En el monumento a las víctimas de la AMIA se va a colocar una piedra, porque según la costumbre judía en las tumbas no se dejan flores sino piedras. Por eso se va a colocar una piedra especial en recordación a Nisman. La cuestión es vincularlo al hecho que él estaba investigando. Por eso se elige ese lugar”, explicó a EL DIARIO Pablo Soskin.

 

—A cuatro años de la muerte de Nisman, ¿cuál es el balance de lo actuado hasta ahora por la Justicia?

Pablo Soskin —La justicia ya determinó que su muerte tiene que ver con la causa sobre el memorandum con Irán y la causa AMIA. La Justicia logró avanzar determinando que fue homicidio y avalar la pericia de la Gendarmería que comprobó cómo fue ese homicidio, la cantidad de personas que participaron. Todo eso avanzó con esta gestión, pero esto no tiene que ver con gestiones sino con la Justicia y eso para nosotros tiene mucha importancia. Ahora lo que resta es saber quiénes son los que cometieron el delito y quiénes ayudaron a cometerlo. Queda mucho.

 

—¿Consideran que el tema sigue vigente en la agenda pública?

  1. S. —Creo que como todas las cosas salvo por algunos miembros que mantienen esta lucha en el ámbito público, mucha gente hoy está preocupada en otras cosas. A medida que pasa el tiempo se va diluyendo la posibilidad de justicia y va creciendo el sentimiento de impunidad.

Daniel Soskin —Hay un cambio político y ha cambiado el tema de tomar en cuenta que Irán es un estado que promociona el terrorismo, que tiene mucho vínculo con la causa, porque hay que recordar que el fiscal murió por la causa AMIA. Eso ha permitido una especie de liberación para la gente que investiga, de poder investigar más profundamente. Antes era más complicado. Hace tiempo que se sabe lo que sucede en la triple frontera, donde hay terroristas que entran y salen, recién ahora sale en los diarios. Eso es un cambio político.

 

  1. S. —Hay que separar la agenda propiamente política de la judicial. Se debe destacar la reapertura de la denuncia que hizo el fiscal, ya que recordemos que el juez Rafecas la había archivado en tiempo record, desestimando absolutamente la denuncia. Ha habido avances que son reales. Está imputado Lagormarsino, y por la causa del memorandum Luis D’Elía, Esteche, que está todavía en prisión preventiva. No es que no se avanzó en la causa. Estamos hablando de una causa que se archivó y que ahora volvió a ser reflotada, a hacer escuchas telefónicas de los agentes de inteligencia, escuchas a funcionarios. Toda esa investigación está en marcha.

 

—¿Se llegará a resolver quién o quiénes mataron al fiscal?

Daniel y Pablo Soskin, vicepresidente de la Asociación Israelita y presidente de la filial local de la DAIA, respectivamente. Foto Sergio Ruiz.
  1. S. —No sé si se va a llegar a la cabeza de este pulpo, porque es muy difícil el caso. Pero por lo menos estamos confiados en que se va a poder determinar qué pasó y quienes son los responsables directos. Hay muchos hechos anteriores y posteriores que hablan por sí solos de ciertas conductas que son condenables por lo menos socialmente, como se salió a ensuciar a la víctima. Está todo en investigación. Los avances tienen que ser con pasos firmes porque si no avanzás y después retrocedés. No nos olvidemos que los gobiernos duran cuatro años y si después viene un gobierno de otro color puede retroceder. Que una Cámara Judicial haya confirmado que fue homicidio, que fue por la causa que él había denunciado, y que esa denuncia esté nuevamente en curso es muy importante.

 

Un árbol en Israel

 

—La colectividad judía, ¿desde un principio pensó que había sido un homicidio?

  1. S. —Pudo haber gente en la comunidad que haya pensado en un suicidio inducido. Pero nadie pensó que se suicidó porque había bastardeado una causa. Muchos indicios previos mostraban que el fiscal estaba preparando toda la documentación para presentar en el Congreso. Nada hace ver que fuera un suicidio. Pero hasta que la Justicia se expidió, nosotros fuimos respetuosos. En lo personal, muchos no estábamos de acuerdo con cómo se hizo la investigación. Pero por suerte la Justicia logró determinar que no fue un suicidio.

 

—Va a haber un acto de homenaje en Israel…

  1. S. —Sí, y van a participar representantes de la colectividad judía en Argentina, tanto de DAIA como de AMIA. También, el presidente de Israel (Reuven Rivlin) recibirá a la madre de Nisman, Sara Garfunkel. Se va a plantar un árbol en su recuerdo. Lo que se acostumbra en la tradición judía para homenajear a alguien que ha muerto es plantar un árbol, por la historia que tiene Israel, que se creó plantando árboles.