6.4 C
Paraná
jueves, agosto 18, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    Cuando la preocupación por la comida se vuelve patológica

    Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son problemáticas que padecen muchas personas. El estrés de una vida cargada de actividades, la preocupación excesiva por los alimentos y la imagen corporal llevan a una distorsión del cuidado personal generando en muchos casos complicaciones severas en la salud física y mental.

     

    En diálogo con EL DIARIO, la nutricionista Dolores del Valle explica que los trastornos alimenticios también son trastornos mentales, caracterizados por un comportamiento patológico y por preocupación constante sobre la ingesta alimentaria, el control del peso y la imagen corporal. Son trastornos de origen multifactorial, originados por la interacción de diferentes causas de origen biológico, psicológico, familiar y sociocultural.

    Además, la especialista detalla que existen distintos tipos de trastornos como la anorexia y bulimia nerviosa y también la obesidad y el sobrepeso.

    Detección. Al referirse a cómo se detecta esta problemática, la nutricionista manifestó que a través de las actitudes que tienen las personas en relación a su comida, su peso y cómo se ven físicamente. “Si una persona está constantemente hablando de la comida, de su peso, de la imagen corporal de otras personas, comparándose, siguiendo cuentas fitness en redes sociales, de modelos, quizás se puede llegar asociar con trastorno alimenticio.

    En ese sentido, mujeres adolescentes suelen caracterizarse por tener una baja autoestima, ser perfeccionistas o tener rasgos obsesivos. También influye mucho el entorno en el que se maneja la persona, por ejemplo, familiares con antecedentes de dietas estrictas, madres y padres sobreprotectores. Suelen ser mujeres que presentan insatisfacción corporal, fobia social, abuso de sustancias, depresión, preocupación por apariencia y/o peso. Y suelen desarrollarse en un entorno asociado a gimnastas, modelos, bailarinas, influencia de los medios de comunicación: modelos, aunque sabemos que no es un factor excluyente ya que cualquier adolescente puede presentarlo debido a que es una edad de rebeldía, de desarrollo personal mayor y de búsqueda de identidad personal”.

    En cuanto a quienes lo padecen dijo que “se observa mayormente en mujeres adolescentes, quienes empiezan a preocuparse más por su cuerpo, ya que comienzan a salir más. Además, se puede observar una gran prevalencia de los medios de comunicación y redes sociales, que fomentan cada vez más estos trastornos, subiendo fotos retoca-
    das de mujeres esbeltas, con cuerpos curvados y musculosos que incentivan a niñas a preocuparse más por su cuerpo, y por ende, recurrir a métodos para adelgazar como dejar de comer (anorexia) o purgas a través de vómitos, atracones.”

    Según la especialista, “desde la nutrición se intenta ayudar al paciente a través de la educación alimentaria nutricional, enseñando a no contar calorías, sino poder basar  la alimentación en productos saludables, nutritivos. En ningún momento se obliga al paciente a nada, simplemente hay que acompañarlo y ayudarlo poco a poco a cambiar su visión. Por lo general, no es recomendado pesarlo, ni hacer hincapié en pesos, ingestas de comidas, sino hablar de la alimentación general y educar sobre nutrientes. Es clave el acompañamiento de profesionales de la salud como, psicólogos y médicos. Sin un abordaje interdisciplinario sería sumamente dificultoso erradicar la problemática de la persona”.

    Acompañamiento

    En cuanto al acompañamiento psicológico, la licenciada Anahí Diaz expresó que dentro del terreno de la psicología “se encuentran distintos modelos terapéuticos como el cognitivo-conductual, el sistémico o el psicoanalítico, los cuales poseen abordajes e intervenciones diferentes”.

    Desde el modelo cognitivo-conductual los objetivos terapéuticos que se buscan son la orientación educativa, la modificación conductual, la modificación cognitiva, la adquisición de estrategias, habilidades de afrontamiento y prevención de recaídas. Asimismo, en la evaluación inicial de la situación del paciente se determinará la modalidad del tratamiento pertinente, ingreso hospitalario, hospital de día o tratamiento ambulatorio.
    En general, se comienza con una contención y con la posibilidad de generar lazos para tener una alianza terapéutica solida que logre sostener el tratamiento a lo largo del tiempo.
    Desde el modelo sistémico, se sostiene que las relaciones familiares en los trastornos alimentarios están asociadas a determinadas características de las familias a la aparición y mantenimiento del trastorno. Por este motivo se mantiene, desde este enfoque intervenciones a nivel familiar.

    En las redes

    El 30 de noviembre se ha designado como una fecha particular de lucha contra los trastornos que genera la alimentación. El origen de la efeméride surge a finales del año 2012. Por esos días, un grupo de administradoras de una cuenta de Facebook comenzó con una campaña para apoyarse a sí mismas y a otros para concientizar sobre la lucha que atraviesan las personas que padecen trastornos de la conducta alimentaria. Fue
    de ese modo, que otras páginas con características similares, se sumaron a la iniciativa y decidieron que el 30 de noviembre sería el día en apoyo y solidaridad a las personas que enfrentan estos trastornos, así como también a familiares y amigos.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave