6.2 C
Paraná
miércoles, agosto 10, 2022
  • Cultura
  • Muy
Más

    Industria y salas cinematográficas: momento de transición

    Thierry Frémaux, el director artístico del célebre Festival de Cannes, llegó al país, como lo hace todos los años desde el 2009, para presentar el mercado Ventana Sur y la Semana de Cannesa ambos espacios dedicados a la producción cinematográfica y audiovisual. “Estamos en una transición, en un momento de confusión”, dice sobre la presencia del streaming y su impacto en las salas de proyección.

     

    Thierry Frémaux, el director artístico del célebre Festival de Cannes, llegó a Buenos Aires como lo hace todos los años desde el 2009 para presentar el mercado Ventana Sur y la Semana de Cannes, en la que se exhibirán siete filmes de la selección oficial de la última edición del certamen que demuestran que «a pesar de la crisis sanitaria, el cine sigue renovándose y reinventándose».

    «En este contexto las salas de cine están débiles, y tenemos que cuidarlas. Por eso saber que estos días las salas van a estar llenas de gente que pagó para ver cine, es una buena noticia. La necesidad de ver cine todavía está», aseguró en diálogo exclusivo con Télam el también director del Instituto Lumière.

    Conocido por ostentar ese máximo cargo en la organización del festival francés como Delegado General desde 2007, Frémaux también fue parte del inevitable debate nacido a raíz de la expansión del streaming a nivel global, que le valió una suerte de disputa con Netflix por el interés de la compañía en participar de la competencia sin pasar por las salas francesas.

    Su postura, más bien cercana a la de cineastas como Martin Scorsese y Christopher Nolan, que con sus bemoles aún reniegan de las plataformas como dispositivos para ver cine, se refleja en una mirada algo romántica y de espíritu tradicional sobre el séptimo arte que sostiene el estatus de privilegio de Cannes como la gran ventana de producciones que le escapan al sello de Hollywood.

    CRISIS Y EMERGENTES

    Al brindar su mirada sobre la actualidad del cine en Argentina y la región, el programador no pudo evitar mencionar la actual crisis originada por el Covid-19. Y a la vez expresó su esperanza en que se superará este difícil momento.

    “Para mí no fue una sorpresa no tener tantas películas de Argentina o Latinoamérica en la última edición porque la crisis por la pandemia fue muy dura. Pero con el mismo interés que tengo desde hace muchísimos años, estoy esperando mucho más del cine argentino, especialmente por la generación que tiene a Damián Szifron, Pablo Trapero, Luis Ortega, Santiago Mitre, o Lucrecia Martel, que es una de las directoras y artistas más fuertes e inventivas de la época”.

     

    En cuanto al cine emergente y las regiones a las que hay que prestar atención por la calidad de lo que están realizando, consideró que “el norte de Europa y la zona de Escandinavia es una región con mucha vitalidad. La hay también en el Líbano, Israel y Palestina, y por supuesto que en el cine coreano”.

    A la vez destacó: “para mí hay algo muy importante que es África en general, pero el oeste y el norte en particular, y su nueva generación de realizadores, donde hay muchas directoras. Hay un movimiento muy grande para que la posición de las mujeres en el cine sea mucho mejor, y es crucial que las nuevas generaciones, sobre todo en otras partes del mundo además de Estados Unidos o Europa, tengan una mayor presencia de directoras, guionistas y técnicas”.

    PERSPECTIVAS FUTURAS

    El año pasado, de cara al festival de Cannes, Frémaux afirmó en una entrevista al diario El País, de España, que «las plataformas son televisión». Sobre este punto, que señala la distancia entre el streaming y el cine, el cineasta entiende que “todavía estamos en una transición, en un momento de confusión”.

    “Por supuesto –indica- que la pantalla grande es una cosa y la pantalla pequeña es otra, una es tradicionalmente cine y la otra es la televisión, pero el medio, la cuestión social y la manera de consumir son diferentes. Antes era fácil, una película era una obra en 35 milímetros proyectada en una sala de cine, hoy lo nuevo de Jane Campion («El poder del perro») es de Netflix y también es una película, aunque la gente puede decir que si no va a las salas no lo es. En algunos países sí van a las salas, como la de Paolo Sorrentino («Fue la mano de Dios»), que se estrena en Italia y es la nominada por ese país para los Oscar”.

    En este sentido es taxativo: “Al cine se va a ver películas; en las plataformas no solo hay películas sino series, que son la mayor razón por la que la gente no vuelve al cine, porque se quedan en sus casas viendo estas historias que son increíbles pero diferentes, porque no son obras de arte”.

    Al analizar la situación generada por la la pandemia, que permitió constatar el enorme avance de las plataformas de streaming en términos de distribución y de producción, Frémaux fue categórico: “La pandemia fue un desastre para las salas de cine, y las plataformas aman el cine, necesitan del cine, pero tienen otras costumbres y son muy ricas, tienen mucha plata, cuando el cine no tiene más. ¿Cómo hacemos? Para mí, tenemos que hablarlo. Por eso en 2017 cuando invité a las películas de Netflix a la competencia en Cannes era una manera de decir `bienvenidos´, pero no queremos una Palma de Oro que no se vea en las salas de cine, esa es la discusión.”

    Con este panorama, “la solución va a venir de los artistas. Hay gente en todo el mundo que está trabajando para hacer películas, y vamos a descubrir cosas increíbles. Es una excelente noticia que este tipo de cine no pare, el cine arte, el cine de autor. Es posible hacer una película como `Sin aliento, de Godard, solo, en un departamento; pero no se puede hacer un blockbuster solo, porque se necesita mucha plata. Lo repito: en el futuro vamos a tener autores de cine que seguramente serán fantásticos.”

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave