23.1 C
Paraná
miércoles, enero 26, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Humor: Regalos, arbolito y luces enredadas

    Regalos, arbolito y luces enredadas.

     

    Revista Muy Entre Ríos / Juanchi Ottado

     

     

    Y sí. Otra vez diciembre. ¡Qué rápido se fue el año! Empezó el 2021, comenzaron las clases, Copa América que ganó Argentina, elecciones, diciembre.

    Así pasó este año por delante de nosotros. Y el año pasado, en esta columna, habíamos hablado sobre las fiestas, donde pasarlas, las comidas y el vitel toné.

    Y ya estamos de nuevo en esos trámites. Pero esta vez, vamos a hablar de otras tradiciones. Por ejemplo, el arbolito de Navidad. La tradición dice que el 8 de diciembre se reúne la familia y se arma ese símbolo navideño que les gusta a los chicos.

    Digo así, porque los grandes somos los que sufrimos el armado. Primero, nos tenemos que subir a una escalerita para sacarlo de arriba de todo del placar, bien al fondo.

    Sacar todo lo que está adelante implica acordarse donde va todo, como un Tetris, porque después nos sobran cosas y no sabemos dónde ponerlas.

    Una vez que lo bajamos, hay que ir encastrando cada pieza del abeto en cuestión, que quedó todo doblado de la Navidad anterior. Mientras tanto, los niños van sacando las bolitas y adornos, que se van rompiendo a medida que se desembalan.

    Después está la titánica tarea, digna de un dios de la mitología, de desenredar las luces, lo cual nos lleva a un estado de transpiración y mal humor supremo.

    Esto a Zeus nunca le pasó seguramente. Encima justo sacamos las luces que en la punta tienen unas musiquitas estilo chino (de ese país llegaron estos implementos), y nos comienzan a taladrar el tímpano, y cuando ya está a punto de derretirse nuestro aparato auditivo y comenzamos a odiar a toda la raza oriental por haber hecho este adorno satánico, encontramos un botoncito para apagarlas, que nos salva de ser el nuevo Beethoven de Paraná.

    Los niños ya no dan más de alegría y energía, y nos demandan que nos apuremos, porque ya está todo listo. Recurrimos a todos los métodos conocidos de relajamiento, como yoga, taichi o té de tilo, y arrancamos el armado.

    Pensamos que nos va a quedar como el árbol navideño que se arma en el Central Park en Nueva York, pero nos queda más parecido a una planta con luces, bolitas y lazos mal ordenados. Y nuestro espíritu de fiesta se va por la ventana.

    También armamos un pesebre, que heredamos de la tía Ofelia, en el que aparentemente las figuras fueron hechas en la época original de esos personajes.

    El negro Baltasar tiene más bien un color amarronado, que se parece más al arquero de Arabia Saudita, que al personaje bíblico. Y el lugar del niño Jesús queda vacío hasta la Nochebuena, aunque los gurises ya tiraron dentro papeles de caramelos y semillas de alguna naranja en horario de la siesta. Y, aunque todavía no llegó la fecha, nosotros ya queremos que sea abril del 2022.

    Pero uno de los temas principales de las fiestas son los regalos. En mi caso, al igual que para la fecha de mi cumpleaños (ya relatado en otra columna), voy tratando de convencer a mis hijos cuales regalos deben elegir.

    Haciendo un trabajo de inteligencia, trato de convencer a mi hija que la muñeca Barbie con maquillaje, auto a batería, ropa de lujo y pelo rubio que ella pidió, es fea.

    Pero que la muñeca Katy, que viene con ropa de plástico, una mascota en sus manos que puede ser un perro o un ornitorrinco, y con el pelo de nylon con un color indefinido, es la que Papá Noel les lleva a las hijas de la reina Máxima en Holanda.

    Ella me mira, y aunque sé que no la convencí, al menos le quedó la duda. A mi hijo pequeño directamente le regalo la imitación de la camiseta de Meszi (así está impreso en la espalda. Total no sabe leer aun).

    Por eso, amigos, hay que elegir los regalos de navidad en abril. Así no pagamos precios astronómicos por juguetes que van a ser usados un rato nomas.

    Y así, pasaremos unas Navidades tranquilas, con presupuesto de emergencia. Ojalá que el año que viene estemos mejor. Pero lo que si voy a hacer es algo importante. Voy a dejar desenredadas las luces.

    Juanchi Ottado

    @morrisonhotel67

    @jajhumor

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave