23.1 C
Paraná
miércoles, enero 26, 2022
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Exequiel Macarone: “La soledad me ayudó a conocerme como artista”

    A los seis años comenzó con esta pasión. Le gustan los autos y todo lo relacionado a ellos. Su papá era mecánico de primera categoría y luego se dedicó de lleno a esa profesión que, actualmente, ejerce como servicio. Así fueron sus inicios en el ambiente del automovilismo. Recuerda con entusiasmo y melancolía haberse subido de muy chico a un Fiat 600 de carreras y recorrer el autódromo de la ciudad de Paraná en él. Allí nació esta pasión por las cuatro ruedas que desde hace varios años también trasladó al formato papel. Hoy vende sus dibujos a todo el mundo y sueña con trabajar junto a las marcas internacionales más reconocidas.

     

    Revista Muy Entre Ríos / Paola Netto 

    Exequiel Macarone nació en Paraná y cursó sus estudios primarios en la escuela Domingo Faustino Sarmiento. Allí fue el alumno que más se destacaba por sus dibujos y desde pequeño era reconocido por eso.

    Dibujaba en todos lados. Bancos, pizarrones, hojas de carpeta le servían como soporte para empezar a crear y a divertirse. En ese momento no era conciente de su talento. Hoy sí, ya que adquieren sus producciones desde varios países del mundo.

    Arranqué con animé, dragon ball, power rangers, luego los años fueron dándome más conocimientos y empecé a dibujar siluetas, caras, cuerpos, animales. Dibujaba más de lo que estudiaba”, recuerda entre risas.

    El colegio secundario lo transitó en el Parque Urquiza, en la Pueyrredón, y allí ya era imparable su necesidad de dejar plasmado en papel sus dibujos. “Ganaba concursos escolares y ya vendía mis creaciones si algún compañero me lo pedía”, recuerda.

    Es autodidacta. El método que más le gustó siempre fue el de prueba y error. Y criterio. Los detalles de sus dibujos son increíbles y cada uno de ellos culminan después de 25 horas de trabajo creativo, de mucha precisión y paciencia.

    La técnica la aprendí practicando día a día. En pedacitos de papel, en momentos de aburrimiento. Me había anotado por unos meses en Artes Visuales, allí aprendí técnicas y conocí sobre materiales básicos que fueron los propulsores para comenzar con el arte en blanco y negro y a color, que era lo que me llamaba la atención. Yo no paraba de dibujar scketch (bocetos). Y si bien me enseñaban, era calcando y yo no quería calcar o encajar con cuadrícula. Lo mío siempre fue a mano alzada, a pesar de haber practicado otras técnicas”.

    A sus 20 años (hoy tiene 30) llegó la primera computadora a su casa y junto con ella, también Internet y un mundo de posibiidades nuevas. Los tutoriales y materiales didácticos online lo catapultaron a otro nivel y así, con tenacidad continuó con el perfeccionamiento desde su hogar.

    Hoy reconoce que usa su “técnica básica que conlleva primero trazar las ruedas. Eso te lleva luego a hacer el resto de la carrocería mas proporcionada. En la computadora congelo la imagen y empiezo a medir el coche de altura, ancho, largo, ruedas, etc. Son técnicas que descubrí mirando youtube y luego fui amoldando a mis necesidades y gustos”.

    Ha vendido sos dibujos a Nueva Zelanda, Reino Unido, Canadá, Suecia, Arabia Saudita, gran parte de la Argentina y Estados Unidos, la mayoría de sus clientes están en Norteamérica. Los costos varían según el tamaño, los detalles y el envío, claro.

    En pandemia no pude seguir con eso con tanta libertad. Todo se complicó para todos. Tuve que vender desde helados hasta retomar el dibujo como un pasatiempo ya que me sobraba mucho. El plus era que tenía Internet y había ahorros para pagar las cuotas. En su momento se me ocurrió dibujar autos nuevamente y tomé el coraje de publicarlos en grupos de compra y venta y el mismo Facebook, me fue sugiriendo grupos dentro y fuera del país. Así fui conociendo mucha gente (artistas, managers y clientes.) El encierro llevó a que por necesidad, lograra la creatividad e hiciera contactos en todas partes” asegura Exequiel.

    De hecho el mismo contexto de encierro por la pandemia de coronavirus llevó a incrementar el número de allegados y aficionados al dibujo dentro y fuera del país.

    Algunos de ellos, oriundos de Polonia, Indonesia y México fueron de gran influencia y Macarone decidió adoptar algunas de sus técnicas incorporándole también su toque personal y estilo propio.

    Actualmente sigo dibujando autos y a veces motos, para coleccionistas y entusiastas de todo el mundo. Hay excepciones. A veces son totalmente diferentes a los autos (me piden personas, animales) si bien yo prefiero siempre, en un 100% dibujar autos. Trato de no salirme de la temática para seguir explotándola al máximo”.

    Hoy el dibujante continúa creando en su taller en Paraná y tiene como objetivo próximo seguir perfeccionándose y ser mundialmente conocido.

    El arte está bien visto y es muy bien reconocido por muchos en el mundo. Yo sueño con estar trazando líneas en las oficinas de la marca Porsche. Soy fan desde niño de la marca”, confiesa.

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave